martes, 22 de junio de 2010

San Esteban de Gormaz

El otro día estuvimos haciendo turismo cultural de interior. Viajamos a San Esteban de Gormaz, donde se funden y confunden las diferencias entre Soria y Segovia, en zona de añeja y forzada esencia de la Castilla primigenia... según decían los historiadores franquistas y siguen diciendo los amigos de la manipulación histórica. Para limpiar la imagen reconstruida, las autoridades culturales han dejado a su suerte el castillo de Gormaz, seguramente, una de las construcciones militares más importantes de la península Ibérica. No lo ha salvado ni la "tradicional amistad con los países árabes"; subsiste en condiciones patéticas, con acceso difícil para automóviles y autobuses, y estudiado a medias en tiempos de Juan Zozaya, viejo amigo, con quien mantengo alguna deuda impagada o impagable...

Acaso para compensar esas indolencias, las autoridades competentes han creado en San Esteban de Gormaz un "parque temático" dedicado al "románico castellano", en la línea del mudéjar, más antiguo, de Olmedo. Éste de san Esteban es más pequeño y en días de calor, buena chicharrera para pecadores empedernidos y pusilánimes. Tiene gracia la placa conmemorativa que incluye el dibujo de un arco califal... aunque supongo que pretendían representar un "arco mozárabe". En estilo de guía Michelin reza: "Parque temático del románico de Castilla y León". Explicar el románico en claves regionales de Castilla-León tiene guasa.
Estos parques temáticos seguramente fueron concebidos para activar el turismo cultural... y acaso fueran útiles en esa dirección si se gestionaran adecuadamente. Pero con las fórmulas castellanoleonesas, tantas veces mencionadas en este blog, más parecen muestrario de apaño chapucero y profesionalidad de 13 Rue del Percebe. Contemplados con un punto de malicia, la visita puede tener gracia... Es asombroso lo que se aprende en estas visitas. Según la persona que nos dio la correspondiente clase magistral, "las construcciones románicas se distinguen porque no tienen cimentación"; los constructores de Sahagún empleaban "la piedra hasta que se les acababan los sillares"...
En el pueblo, fue un sacerdote de pestañas muy largas, camisa a rayas y chaleco de punto, quien hizo de cicerone accidental porque, según sus propias palabras, el párroco no pudo atendernos. Y aunque según reconoció, no tenía ni idea de esos asuntos, ante San Miguel (cerrada por obras) y Nuestra Señora del Rivero nos leyó unos folios reelaborados a partir alguna guía convencional. ¡Mucho esfuerzo para que el negocio turístico no salga de manos togadas!


Al abandonar San Esteban nos cruzamos con una concentración de vehículos deportivos Morgan y me acordé de Marinetti...

domingo, 13 de junio de 2010

Reaparece la espada de Velarde


Estaban desaparecidas, según creo, desde hace dos años... Por fortuna, ha regresado la de posición más enhiesta, la de Velarde... Algún iletrado en asuntos estéticos podría imaginar que Velarde va a golpear a Daoiz en la cabeza; la realidad es otra: Velarde pretende bautizar a su amigo con las últimas gotas de la botella, transmutada en símbolo de buen rollito y de triunfo prosaico, porque en ese barrio nadie celebra los éxitos con cava, trofeos de diseño y coronas de laurel; allí todo es más sencillo.

Aplaudo con fervor la iniciativa "conceptual" anónima porque, de este modo, el grupo escultórico de Antonio Solá deja de ser recordatorio esper-péntico del "Vivan las caenas" para convertirse en monumento al arco iris... ¿Habéis advertido con qué firme ternura se toman las manos Daoiz y Velarde?

martes, 8 de junio de 2010

Una de "arte infantil"

Sin comentarios.

lunes, 7 de junio de 2010

Daniel Cohn-Bendit

Rosana me pasa el enlace a esta intervención de Dany en el Parlamento Europeo. A lo mejor tiene algo de razón...



Lo peror del caso es que, según dicen, la producción de armamento es un componente esencial de la industria española.

domingo, 6 de junio de 2010

El Museo Estaban Vicente


El pasado jueves, aprovechando el "día gratuito", entramos en el museo Esteban Vicente.. . Qué maravilla, que gozada recorrer aquellos espacios sin otra compañía que el espíritu del ilustre paisano, las sombras de las "vigilantas", especialmente discretas, y las cámaras de vigilancia, redundantes, aún más discretas pero más inquietantes.
El edificio ocupa parte de uno de los solares históricos más conflictivos de Segovia, del antiguo palacio de Enrique IV, mil veces hipotecado por intereses especulativos o caprichosos, seguramente, porque su memoria no encajaba bien en la "historia hispana oficial", esa que escribieron los muy ilustres historiadores de la época franquista, para reforzar la legitimación de la ideología dominante. Si Isabel II resultara ser una reina ilegítima, todo el tinglado mítico hispano caería como un entramado podrido.
Museológicamente está bien, si exceptuamos una escalera con cabezada... y los síntomas de ramplonería tan frecuentes en los modelos de gestión que anteponen la sacralidad o el esnobismo al disfrute social: "En el interior del Museo no está permitido tomar imágenes de vídeo o fotografía".

La carencia de público lo convierte en un lugar extraño, casi tan místico como la capilla Rothko... aunque las obras de Esteban Vicente estén, a mi juicio, en "otro nivel". Para bien y para mal, el mérito corresponde al arquitecto y a los "decoradores".
Francamente, no entiendo el sentido social (cultural, turístico o educativo) de un museo que sólo moviliza la voluntad de algunas instituciones oficiales (Diputación Provincial de Segovia, Ministerio de Cultura, Junta de Castilla y León, Ayuntamiento de Segovia, Caja Segovia, Caja Madrid), Iberpistas y la Fundación Harriet and Esteban Vicente.
Y me sigo preguntando por qué a los gestores de Iberpistas les interesa tanto el expresionismo abstracto... ¿Tendrá algo que ver la existencia de este museo con la explotación de las autopistas próximas a Madrid?

Turismo cultural

Me llega la noticia de que el Gobierno ha presentado un plan de promoción internacional del turismo cultural... Acudo a la fuente directa para informarme sin filtros tendenciosos. Mal comenzamos. El texto del plan está redactado en los siguientes términos:

"INTRODUCCIÓN. Las culturas de España constituyen una de las grandes culturas del mundo".
Sí, señor, el gobierno del señor Zapatero insiste en el espíritu de Millán Astray. Debe haberlo redactado la famosa directora de cine...
Y continúa repitiendo los tópicos mil veces impresos en los viejos manuales de Formación del Espíritu Nacional. Todo para justificar la acción de Segittur, la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas... El objetivo: promover una campaña de imagen de gran alcance mediante recursos informáticos y promociones de diversa naturaleza.
Una manera como cualquier otra de tirar el dinero a la basura: la promoción no va a remover ninguna de las dificultades que tiene ese sector para ser más operativo, más competitivo. Debido a la estructura de nuestro Estado, la gestión cultural corresponde en un noventa por ciento a los gobiernos regionales, que la aplican con fórmulas y criterios muy variados. En el País Vasco, Cataluña, Navarra y La Rioja la gestión es ejemplar. En el resto de España, tal y como se pude seguir en los ejemplos citados en este blog, la situación es muy irregluar; en algunas regiones, sencillamente, patética. Me pregunto qué sentido tiene animar a un ciudadano neoyorkino a visitar el románico segoviano si cuando llegue se encuentra la mitad de las iglesias cerradas y la otra mitad ocupadas por feligreses piadosos. Peor lo tendrían quienes pretendieran llegar hasta san Cebrián de Mazote, mediante una carretera infernal; o quienes desearan ver la excepcional ermita de Quintanilla de las Viñas, especialmente difícil de encontrar abierta...
Me pregunto si no sería más oportuno "hacer lo necesario" y, sobre todo, combatir radicalmente las acciones arbitrarias de las autoridades eclesiásticas y, de acuerdo con la ley, poner en marcha los mecanismos administrativos necesarios para expropiar los edificios de interés cultural mal atendidos o abandonados.

martes, 1 de junio de 2010

Nuevo director de ARCO

Ha sido una sorpresa esdrújula, mayúscula, paquidérmica y, por supuesto, metatrascendente. Esperaba el nombramiento de Ana Botella como directora de ARCO, por su gran sensibilidad, su buen hacer y su manifiesto buen gusto y, sin embargo, los medios informan de otra cosa. Los representantes de IFEMA han designado a Carlos Urroz, que trabajó junto a Helga de Alvear, fue subdirector con Rosina, tiene una empresa de gestión cultural, ha sido comisario "independiente" y está bien relacionado con el PP y con el mundillo del arte contemporáneo...

Según se desprende de las declaraciones de unos y otros, parece un director conciliador, consensuado para armonizar las relaciones entre los galeristas "de nivel" y el señor Cortés y para reflotar ARCO.
El primer objetivo parece fácil... Los galeristas "de nivel" están condenados entenderse con el poder y según van las cosas, hay PP para rato.
El segundo... Francamente, no parece fácil que, en tiempo de crisis, las entidades oficiales y las instituciones financieras recuperen el volumen de "inversión artística" de los años pasados... La reactivación de ARCO como feria de arte contemporáneo pretendida por el señor Cortés requiere, necesariamente, adecuarla a la ramplonería del mercado español, reformular su carácter y alejarla de los objetivos "de élite" (circuitos internacionales). Aunque como el arte "no tiene precio" y la estulticia impone criterios, a lo mejor se incrementan las adquisiciones oficiales...
Lo dicho: yo esperaba y deseaba el nombramiento de la señora Botella. Es mucho más divertida.