martes, 7 de mayo de 2019

Capiteles de Écija

Écija merece una visita detallada por múltiples razones, pero muy especialmente, por conservar una Amazona Herida de especial calidad, seguramente realizada durante el siglo II, según fórmula conocida en otras repartidas por diferentes museos. La de Écija es de las mejor conservadas gracias a que, según documentó su rescate arqueológico, fue "guardada" durante el siglo IV con especiales condiciones de protección, muy probablemente para evitar que fuera empleada para obtener cal por quienes veían en ella el testimonio de una concepción cultural a combatir. Da que pensar... en el año 2019.


Gracias a que Écija fue una ciudad romana de gran relevancia y a que los estudios arqueológicos se han desarrollado —a trompicones— durante los últimos años, han llegado a nuestros días una colección de capiteles, distribuidos en diferentes lugares, pero, sobre todo, en el Museo Arqueológico Municipal y la Iglesia de Santa María; a ellos aún deberíamos unir alguna pieza más, recogida por M.A. G. Behemerid, que acaso pueda fotografiar en otra ocasión.
Los capiteles de la iglesia de Santa María se ofrecen a la contemplación en las circunstancias deplorables, que documentan las limitaciones de la Iglesia en asuntos de protección y conservación del patrimonio histórico artístico...  Frente a ello, el Museo Arqueológico Municipal ofrece unas instalaciones que acaso debieran sintonizar mejor con la entidad de las piezas ofrecidas, entre las que destaca la Amazona mencionada, ambientada con criterios mejorables, y unos cuantos mosaicos colocados sobre paramentos verticales. Lo visité hace unos años y volví a él días atrás para encontrarme con algunas salas cerradas: ha de ser por aquello del apoyo a la Cultura...

Capiteles corintios de hojas lisas

En la iglesia de Santa María hay tres capiteles corintios de hojas lisas, de hechuras diversas. El SESM06 responde a una estructura perfectamente "canónica" si se me permite emplear término tan inapropiado en lugar tan peculiar, donde han descubierto un modo poco recomendable de exhibir capiteles. Seguramente quien tiene ideas tan peregrinas no ha valorado las consecuencias que pueden activar las acciones "creativas" de los críos traviesos. Desde la experiencia acumulada en estos asuntos, me permito recomendar a los gestores que busquen fórmulas menos "imaginativas": en este mismo blog están documentadas diferentes fórmulas para exhibir capiteles con seguridad y sin que la pieza sufra la acción erosiva del hierro.
Es interesante destacar que no todas las caras del SESM06 cuentan con pre-diseño de conjunto axial. Esta circunstancia ayuda a "explicar" la convivencia en el mismo momento de piezas con conjunto axial y sin él. Por supuesto, si esta circunstancia no fuera accidental, fruto de un despiste del tallista.
También merece ser subrayada la manera de definir el labio del kalathos y la concavidad del ábaco.
Recuerde el lector que estos capiteles pudieron ser tallados para recibir talla fina con posterioridad a la fase inicial, para ser pintados o incluso para lucir sin otro aditamento.
Desde la configuración del cáliz, la naturaleza de las volutas y los detalles mencionados, podemos deducir que seguramente fue tallado en los alrededores del año 200.

SESM06
El SESM08 manifiesta una concepción menos volumétrica y no parece contar con alusión al conjunto axial. En consecuencia, debemos clasificarlo como pieza más evolucionada, aunque ello no implique necesariamente que fuera realizado mucho después que el anterior.
Se le debería fechar con posterioridad al anterior, pero no mucho después. Hacia el año 200.

SESM08
El SESM10 nos ofrece una estructura anómala, debido a la peculiar manera de interpretar la naturaleza de las hojas del segundo orden, apoyadas en tallos semicilíndricos colocados entre las del orden inferior. Los mismos tallos sirven también para proporcionar soporte a lo que podría interpretarse como un tercer orden de hojas angulares, insuficientemente definido como tal. También son anómalas las "volutas", que más aparecen hojas con perfil de la envolvente de aquellas. En una de las caras podría interpretarse que arrancan de caulículos, pero en otras no está clara esa circunstancia. El ábaco ofrece la poca concavidad requerida por unas cartelas de escaso resalte.
M.A. G. Behemerid lo situó (686) en el siglo III. Si asumimos pautas de evolución lineal, sería adecuada esa valoración, pero en este caso, la naturaleza (evolucionada) de las volutas y también las columnillas que soportan las hojas podrían conducirnos a ampliar el marco de adscripción cultural tanto que no me atrevo a expresarlo abiertamente...
Dejémoslo, de momento, en el siglo III.

SESM10
De acuerdo con lo que se aprecia del SESM02, parece que se trata de un fragmento de capitel corintio de hojas lisas, que ha perdido la parte inferior.
Podría ser el más antiguo de la serie. Siglo II.

SESM02

Capiteles corintios "normales"

El SESM04 ha sufrido los rigores del tiempo tanto en la erosión de la superficie como en la remodelación de la parte superior. Desde lo que se puede valorar, parece que se trata de un capitel del siglo II o algo anterior, realizado por manos poco hábiles.
A destacar el tipo de acanto, algo tosco, con eje de vénulas dobles, que se abren a otras dos en la parte superior. En la Mezquita Mayor de Córdoba hay varios capiteles con la misma fórmula.
Años centrales del siglo II.

SESM04

El SEMA09 es el cuerpo superior de un capitel corintio de pilastra, de estructura perfectamente definida, en la que se aprecian el cesto, las volutas interiores y exteriores, el cáliz, muy ceñido a ellas, el conjunto axial rematado en florón y un ábaco de concavidad afín a las fórmulas de los siglos I y II. A efectos de catalogación, destacan el tratamiento volumétrico, el tamaño desmesurado de las espatas y el tipo de acanto del desarrollo "vegetal" bajo las volutas, que define fórmulas de ojales muy alargados, propios de los alrededores del año 200.
No obstante, a la hora de establecer una catalogación, es importante tener en cuenta que el tratamiento plástico, el calado de las volutas, la mera de intrepretar la parte superior del cesto, con el labio perfectamente definido, la curvatura del ábaco, su moldura, y la naturaleza del florón. Todo ello hace pensar en una obra de extraordinaria calidad, que deberíamos situar en los alrededores del año 100.
Sin ver las cualidades del cesto, es difícil decidirse a la hora de determinar un fecha de adjudicación. De momento, parece más razonable situarlo en los alrededores del año 150 que del 100, en todo caso, por obra de un taller de manifiesta calidad.

SEMA09
El SEMA01 se ofrece al público integrado en la "recreación de una habitación romana abierta a un persitilo". Para conseguirlo, han completado el fragmento aparecido en las excavaciones de la Plaza de España en 2004, hasta convertirlo en un capitel completo. La pieza original, a la que seguramente también le faltaban las volutas, responde a fórmulas más o menos convencionales, sólo matizadas por la aparente carencia del conjunto axial (al menos, eso es lo que se percibe en su posición actual) y el tipo de acanto, de tratamiento plástico poco desarrollado.

SEMA01
Según la cartela, el capitel está clasificado en la segunda mitad del siglo II. Teniendo en cuenta la carencia del conjunto axial, acaso debiera adelantarse un poco su cronología, pero no me atrevo a ser más preciso, dada la posición, que dificulta apreciar sus cualidades.

El SEMA03, incluido en una "reconstrucción" de intención pedagógica, representa una modalidad similar a la del anterior, donde destaca el peculiar tamaño de los ojales de los acantos. En todo caso, lo que se ofrece (¿se ofrecía?) era útil para "explicar" cómo se articulaba el kalathos en el cuerpo superior. 

SEMA03
El SEMA04, también en mal estado de conservación, se caracteriza porque en su superficie conviven zonas sin talla fina con otras talladas. Acredita que los capiteles recibían el trabajo de talla fina en las zonas visibles: es muy probable que este capitel ocupara una posición de unión a un muro por la zona que no tiene talla fina. Pero no creo que ello sirva para acreditar que, como algunos estudiosos aseguran, los capiteles recibieran la talla fina una vez ocuparan el lugar asignado en el edificio correspondiente. La función estructural impone que no se pudiera asumir el riesgo de que, durante la talla fina, el capitel colapsara; parece más razonable que se procediera a su talla antes de la colocación definitiva, teniendo en cuenta qué zonas no serían visibles.
El tipo de acanto, con ojales muy alargados, la manera de resolver las volutas y el diseño estructural, nos ayuda a emparentarlo con piezas de los años centrales del siglo II.

SEMA04

El SESM01 está tan superficialmente erosionado como casi todos los que hay en la iglesia de Santa María, de modo que ha perdido las volutas exteriores y apenas se percibe con claridad el tipo de ornato. No obstante, aún se aprecia que su estructura seguía fórmulas de los siglos I y II: contaba con conjunto axial de gran espata "ojival" en una de sus caras, según modalidad muy repetida entre los capiteles reaprovechados de la Mezquita Mayor de Córdoba; en otra hay cáliz de tamaño desmesurado, casi de capitel corintizante. Se aprecia con claridad el labio del kalathos, bastante grueso. El tipo de acanto, de folíolos lanceolads, tres vénulas centrales y ojales alargados, nos sitúa en la segunda mitad del siglo II. En el mismo sentido indica la deficiente manera de representar el labio del kalathos, tanto en las zonas visibles como en las no visibles.

SESM01

El SESM05 es un capitel de pilastra tallado conjuntamente con la parte superior de ésta. A efectos de clasificación, destacan la manera de filetear las volutas y el labio del kalathos, que no define círculo sino sugerencia de cuadrado; y también, el tipo de acanto con ojales y folíolos alargados. La escasa concavidad del ábaco podría hacernos pensar en época tardía, sin embargo, cuenta con elementos que hacen pensar en fórmulas anteriores: la unión al sumoscapo y la molduración de las volutas.
Segunda mitad del siglo II.

SESM05
El SESM03 se distingue por el desarrollo del cáliz, por el desnivel entre el desembarco de las volutas y por un tipo de ornato que nos aproxima a las modalidades asiáticas. Destaca la "defectuosa" estructuración, perceptible en el labio del kalathos.
Hacia el año 200 u obra anterior de un taller poco sofisticado.

SESM03
El SESM11, que en la actualidad se ofrece al público, como el SESM06, colocado en un soporte para macetas, ha perdido casi todo el cuerpo superior; apenas nos permite valorarlo desde el tipo de acanto empleado, con ojales muy largos y folíolos lanceolados, asimismo bastante largos. El tipo de talla, de escasa carnosidad, impone una clasificación más adelantada que la de otros del mismo grupo, por supuesto, con las prevenciones acostumbradas.
Siglos II, III.

SESM11

Capiteles corintios de revestimiento

El Museo Arqueológico Municipal de Écija posee varios fragmentos de capiteles de revestimiento, de cualidades muy similares, que, según las indicaciones del museo, aparecieron en las excavaciones de la Plaza de España.
Según los carteles, fueron tallados en mármol procedente de Almadén de la Plata y se adjudican a "época Antoniniana" (años centrales del siglo II). El tipo de talla, las cualidades de los acantos y la manera de resolver el florón y el conjunto axial, respaldan esa cronología. Todos ellos nos hace pensar en una manera de entender la ornamentación arquitectónica que nos remite a la preeminencia de los influjos orientales que algunos estudiosos concretan en la "Escuela de Afrodisias". En todo caso, parece obvio que durante el siglo II muchas poblaciones romanas del universo mediterráneo fueron enriquecidas mediante un "estilo ornamental" de particular refinamiento, que acaso concrete lo más relevante de esa época.
Las piezas de Écija ofrecen un repertorio de posibilidades que, mediante los modelos al uso, deberíamos situar en diferentes momentos del siglo II. A mi juicio, todos ellos corresponden al mismo momento cultural, que no sé si debiera determinarse a partir de dichos criterios.

SEMA12

SEMA13

SEMA14

SEMA15 y SEMA16
Es posible que tengan un origen similar algunos relieves conservados en la iglesia de Santa María, entre los que destaca un fragmento que contiene una voluta exterior y su correspondiente acompañamiento "vegetal", según fórmula convencional.
Siglo II

SESM09

Otros capiteles

El museo también posee un capitel corintio asiático en mal estado de conservación, cuyas cualidades lo sitúan entre los más evolucionados de esta serie aparecidos en Andalucía. Aunque el estado general de conservación es muy malo, aún se perciben las volutas interiores en una de las caras, casi convertidas en zarcillos. Ello, la (aparente) inexistencia de conjunto axial, la naturaleza de los ojales, de gran tamaño, y la forma de resolver el cáliz apuntan hacia momentos en los que se está formando lo que acabará siendo la estética bizantina.
Aunque en la instalación del museo que visité hace años, lo situaban entre "finales del siglo I o siglo II", sería más apropiado clasificarlo en los alrededores del año 300.


SEMA07

De momento, sólo el SEMA06 pertenece  al grupo de los capiteles corintizantes. Su estructura es poco común pero ya la hemos visto en alguna ocasión en este blog, sobre todo en piezas relativamente evolucionadas. No sé si en este caso seria apropiado hablar de "volutas en V", pero podríamos situarlo en la línea evolutiva que condujo a dicha fórmula. Este de Écija cuenta con una corona de hojas de acanto de folíolos alargados y ojales casi triangulares, volutas vegetales con desarrollo que culmina en rizo helicoidal, cesto troncocónico perfectamente definido con labio de moldura lisa, conjunto axial mediante hoja lanceolada y florón escasamente conectado con él; se completa con un ábaco de escasa curvatura. Y todo ello, con un tratamiento de escasa sofisticación técnica, que hace pensar en un taller local, muy alejado de quienes pudieran haber tallado la Amazona o los capiteles de chapado, pero perfectamente armonizado con los capiteles más toscos de esta misma colección..
A mi juicio, tomando en consideración la relación que guarda con algunos capiteles corintios mencionados en esta misma entrada, éste pudo ser realizado no mucho después del año 200.

SEMA06
El Museo Arqueológico de Écija cuanta con otra pieza de especial significación: el SEMA02, que parece ser la parte inferior de un capitel compuesto, articulado según dos coronas de hojas de cualidades diversas. La inferior sigue la modalidad del "acanto-encina" que he comentado en otras ocasiones, con ojales triangulares de alargamiento no exagerado y tallos centrales definidos mediante "espiguilla", según fórmula similar a la de las placas que también posee el mismo museo.
La corona superior está formada por hojas palma, relativamente comunes entre los capiteles corintizantes.
En la Mezquita Mayor de Córdoba existen varios capiteles corintios y compuestos con estructura comparable. Más concretamente, la manera de organizar el cesto, mediante las dos modalidades de hojas mencionadas, hace pensar en tres capiteles de la Mezquita Mayor de Córdoba, que mencionaré en una entra próxima (CM0720, CM0415 Y CMP004)
Sólo el uso de "tallos mediales" entre las hojas de la corona superior garantiza que se trata de un capitel compuesto y, muy especialmente, de una pieza tallada cuando "estaban de moda" los recursos "barroquizantes" que empezaron a aplicarse desde mediados del siglo I. A destacar el carácter de los ojales, con forma de triángulo isósceles no demasiado apuntado y borde con tres hojas diminutas, que establecen cierto rango de virtuosismo, los tallos centrales de las hojas de acanto, con un diseño de espiguilla y la fuerte valoración plástica de las zonas en bajorrelieve..
Todo ello —tendiendo en cuenta que estamos en Écija— hace pensar en los alrededores del año 100.

SEMA02
El Museo Arqueológico muestra dos capiteles jónicos de concepción diferente. Reitero el desconcierto que me inducen estos capiteles y, por supuesto, las sistematizaciones publicadas por quienes se han ocupado de ellos. El SEMA11 ofrece una estructura convencional con sumoscapo, contario entre molduras lisas, equino de ovas y dardos, palmetas de gran tamaño y cojinete con haz de hojas alargadas abrazadas mediante encintado de espiguilla de tres ápices entre bandas acanaladas.
Pudiera contarse entre los capiteles más antiguos de todos los aparecidos en Écija.

SEMA11

SEMA11
El SEMA10 es de concepción más simple: carece de palmetas en la unión entre las volutas y el equino. A destacar la escasa entidad de la canaladura que pone en conexión a las volutas. Estas circunstancias suelen relacionarse con capiteles tardíos...
Hacia el año 200.

SEMA10



Para finalizar

Los restos recogidos en esta entrada ponen sobre la mesa una obviedad que, según acreditan los acontecimientos recientes, acaso no lo fuera tanto para quienes se ocuparon de la protección del patrimonio arqueológico: la relevancia de Astigi, a medio camino entre Córdoba y Sevilla, perfectamente acreditada ya desde los estudios históricos y arqueológicos recientes.
Desde lo recogido en esta entrada, los restos más relevantes parece que se realizaron durante el siglo II, aunque es probable que también se construyeran edificios de cierta entidad durante el siglo I y, tal vez, durante el siglo III. Dadas las cualidades del emplazamiento geográfico y desde lo que hoy se conoce, teniendo en cuenta que ciertas decisiones aberrantes ya no tienen remedio, no estaría de más que se afrontara con particular mimo el estudio y la protección de los restos arqueológicos. El empeño proporcionará recompensas no sé si de la entidad de la Amazona Herida, pero seguro que siempre interesantes.
Sé que ya se están "haciendo cosas" y que en Andalucía "todo es complicado", pero quienes gestionan estos asuntos deberían tener en cuenta que el dinero empleado en investigación arqueológica, siempre que se sigan criterios sensatos, no es gasto sino inversión rentable a medio y largo plazo.

jueves, 21 de febrero de 2019

Capiteles romanos del Museo Arqueológico de Sevilla

Esta entrada lleva unos cuantos meses en el editor, sin que encuentre el momento de cerrarla, seguramente por razones que no podría explicarme ni a mí mismo; reconozco que, en ocasiones, la pereza interesada hace estragos, sobre todo, si aparecen dudas sobre cómo plantearla. 
Es tremendo traspasar las puertas de este museo y encontrarse con una interesantísima colección de obras y, al mismo tiempo, con unas instalaciones más propias de un país de los denominamos "tercermundistas"; por supuesto, con el consabido sesgo hacia la minusvaloración de la cultura hispanoislámica, que se ha recogido en dos salas. En la primera, los restos islámicos comparten espacio con "la época visigoda"; en la segunda, de espacio muy reducido, se ofrecen al visitante un puñado de objetos, insuficientes para ilustrar 500 años de Historia.
Hace seis años publiqué un breve comentario sobre el Museo Arqueológico de Sevilla; aún no tenía en mente la intención ofrecer el puzle en formato de blog en el que llevo laborando durante los últimos tiempos. Desde entonces, han cambiado mis pretensiones y el carácter de este blog, progresivamente inclinado hacia asuntos distintos de los que justificaron su nacimiento. Son las consecuencias del paso del tiempo, que como el río de la vida, arrastra irremisiblemente. En todo caso, tengo la intención de continuar proporcionando "material" para el citado rompecabezas, al menos, de momento...

Museo Arqueológico de Sevilla
Dejando al lado cuestiones personales que seguramente carecen de interés salvo cuando acucian las necesidades expresivas, recuero haber visitado el Museo Arqueológico de Sevilla allá por los años 80 y, con las expectativas del visitante eventual de aficiones ingenuas, la impresión fue magnífica. Por desgracia, el paso del tiempo impone cambios de criterio, en ocasiones, radicales. Hoy estoy convencido de que acaso sea uno de los museos españoles que clama con mayor lamento una transformación radical.
Por desgracia, conociendo cómo se afrontan estos asuntos en ciertas regiones de la piel de toro, mucho me temo que si se abrieran los presupuestos para hacer un nuevo Museo Arqueológico, pudiera suceder cualquier "cosa". Y sería penoso que, una vez más, el dinero de los contribuyentes culminara en un edificio ajeno a la voluntad de recuperar la Historia, orientado al adoctrinamiento, para mayor gloria de media docena de eruditos y una legión de magnates. Así, pues, quizás sea mejor que el museo continúe en las condiciones actuales... para satisfacción, cuando menos, de diletantes ingenuos, que encontrarán en la amenaza de ruina valores afines a los que halló Piranesi. Y es que la ruina conduce a lo sublime y, por consiguiente, al éxtasis.

Museo Arqueológico de Sevilla. El hueco adintelado define la separación de la sala entre "lo visigodo" y los primeros siglos islámicos.
A continuación he recogido los capiteles que pude fotografiar hace unos meses y que ofrezco ordenados por grupos tipológicos y según "una valoración" evolutiva, que no tiene voluntad de definir secuencia cronológica, porque cada vez tengo más claro que también en época romana —especialmente, en época romana— la evolución formal no siempre es paralela al proceso temporal. La mayoría fueron catalogados en su día por G.Behemeriz, cuyas valoraciones he seguido, en algún caso, con poco convencimiento. Hace unos años Sven Ahrens publicó un estudio sobre la ornamentación arquitectónica de Itálica (Die Architekturdekoration von Italica. Iberia Archaeologica, tomo 6. Verlag Philipp von Zabern, Mainz 2005). Con el rigor metodológico al uso, en ese estudio, se recogen varios capiteles del museo, documentados mediante las peculiaridades gráficas que imponen las publicaciones de reconocido prestigio, cada vez más desvinculadas de las posibilidades de los medios actuales; lástima que los intereses de las editoriales estén bloqueando tantas opciones beneficiosas para la mayoría. 
En todo caso, como no deseo competir con nadie y menos con quienes son reconocidos como expertos en asuntos de ornamentación arquitectónica, en los renglones siguientes me limitaré a lo que normalmente hago en este blog de vocación diletante: ofrecer imágenes y breves comentarios para enfatizar lo que, a mi juicio, es más relevante para situar en el tiempo lo que encontramos por aquí y por allá. 

Capiteles corintios

La mayor parte  de los capiteles corintios que conserva el museo fueron realizados durante el siglo II, cuando, al parecer, Itálica conoció un desarrollo espectacular de la actividad constructiva. También han aparecido unos cuantos corintios asiáticos, de cronología menos clara...

SMA006. Itálica
Los ocho recogidos en las imágenes adjuntas (SMA006, SMA007, SMA010, SMA009, SMA041 y SMA004, SMA012 y SMA013) acreditan las fórmulas de ornamentación arquitectónica que se aplicaron en las zonas de mayor relevancia política. A enfatizar el tipo de "ornato vegetal", repartido entre las coronas de hojas, los cálices y los florones, el conjunto axial completo y la manera de componer el labio del kalathos, de especial significación en los SMA006 Y SMA007.

SMA007. Itálica
En los SMA010, SMA09 y SMA041 destaca la riqueza en el tratamiento de los frentes del ábaco, mediante "legüetas" (o palmas cortas) y sogueado, según fórmula que ya hemos visto en varias ocasiones en diferentes lugares del Imperio. Es menos común que los tres cuenten con la peculiaridad de que en la talla de las hojas de la segunda corona no se hayan prolongado las venas centrales en el espacio de la inferior.

SMA010. Itálica.



SMA009. Itálica.

SMA041. Itálica.

SMA012. Itálica

SMA013. Itálica

SMA004. Itálica
El SMA004 también procede de Itálica y a tenor de sus cualidades, ha sido fechado en la segunda mitad del siglo II. Refrenda la catalogación un dato "negativo": las volutas exteriores desaparecidas, que salvaban el kalathos, indican fórmulas de ligereza comunes en los capiteles corintios asiáticos de la segunda mitad del siglo II y del siglo III. Desde mi punto de vista lo más relevante es el sobreábaco, especialmente grueso, que podría apuntar hacia fórmulas constructivas de un momento algo anterior. Es destacable que esa circunstancia no haya servido para preservar las partes más frágiles del capitel, aunque es posible que la rotura de las volutas no sucediera mientras estaba vinculado al edificio para el que fue concebido, sino en un momento posterior.
También en este caso, cabría apuntar la posibilidad de que se trate de un capitel "temprano" realizado por un taller de escasa sofisticación técnica: el relieve especialmente plano de las hojas contrasta con el fuerte modelado del cuerpo superior. Ello y la forma de los ojales podría reforzar la hipótesis de que fuera realizado antes del año 200.

SMA002. Itálica
El capitel de pilastra SMA002, desde su condición específica, varía poco en relación a los anteriores. Adviértase el carácter del kalathos y la fuerte valoración plástica de su "labio".

El SMA040 se distingue por un tipo de talla de escaso volumen en el tratamiento del ornato vegetal aunque la configuración estructural posee el volumen que distingue a las piezas de los siglos I y II. También se aprecia cierta simplificación en el tratamiento del conjunto axial y del florón del ábaco, definido mediante palmeta de seis hojas y yema central.
Siglo II.

SMA040, italica

El SMA042, según la ficha Domus, habría sido realizado entre finales del s. I, principios del II. La inexistencia de conjunto axial apunta cronología más adelantada pero, teniendo en cuenta el tipo de talla y la concepción general, no debería situarse más allá del año 200. Entiendo que lo más apropiado sería situarlo en el siglo II.

SMA042. Procedencia desconocida.

SMA045. Mulva
El SMA045, procedente de Munigua y ofrece una estructura diferente de la de los anteriores, porque sólo cuenta con una corona de hojas sobre el cesto. A ello deberíamos unir el tosco carácter del kalathos y, sobre todo, el anómalo labio, tallado sin definir un tronco de cono bien tallado.
Desde los criterios de evaluación que, por lo general, se aplican a estos elementos, me sorprende que el museo lo sitúe en el siglo II y, a pesar de su grado de "evolución" ("degradación"); pero como adivinará el lector, esa clasificación me parece razonable. E, incluso, ateniéndonos a los estudios arqueológicos del yacimiento del que procede, acaso debiéramos apuntar una fecha más temprana.

Capiteles corintios asiáticos

En varias ocasiones he mencionado que son raros los capiteles corintios asiáticos documentados en la península Ibérica. De los capiteles de orden corintio, Gutiérrez Behemerid apenas recogió un 4 % de corintios asiáticos. Desde cuando realizó el trabajo hasta la fecha han aparecido unos pocos más, pero no creo que haya cambiado substancialmente la proporción. Los corintios asiáticos documentan el empuje de las promociones imperiales en Hispania durante la segunda mitad del siglo II y el siglo III, que es cuando se fechan piezas como las que veremos a continuación.
SMA036, italica
Como ya los he descrito con cierto detalle en otras entradas (sur de Italia, antigua mezquita de Sevilla, etc.), sólo enfatizaré los rasgos más relevantes de los conservados en el museo de Sevilla, que se concretan en la manera de interpretar el conjunto axial, sin apenas conexión con el florón del ábaco, escaso abocelamiento inferior, kalathos en su parte superior irregular y ábaco de curvatura también irregular y escasa concavidad. De los cuatro recogidos en esta entrada, sólo el SMA036 cuenta con pedúnculo y hechura general más cuidada, que incluye listel inferior; lástima que se haya conservado en estado deficiente, de manera que apenas podemos apreciar el carácter de las volutas angulares. En la cartela del museo se indica que proceden de Itálica ("aparecieron junto a Diana en 1901") y la realización se sitúa en la época de Adriano (117-138) aunque Gutiérrez Behemerid (650, 651, 652, 660) los situó en el siglo III, a mi juicio, con mejor criterio. Para retrasar su cronología debiéramos imaginar la existencia de un taller escasamente dotado pero perfectamente integrado entre las corrientes imperiales...

SMA008

SMA026

SMA003

Capiteles corintizantes

SMA043
El SMA043 es un fragmento de capitel corintizante procedente de Carteia y con restos de estucado, que, se ha fechado en el siglo I. Lo poco que se ha conservado es suficiente para adjudicarle una cronología temprana, pero sin mucha precisión

Los SMA015 y SMA044 están en muy mal estado de conservación, aunque parece clara su parentesco tipológico: ambos son capiteles corintizantes de motivo liriforme; el primero procede de Mulva y el segundo de San Roque.
Desde lo poco que permite el estado de conservación, teniendo en cuenta la existencia de collarino, parece razonable el juicio de Gutiérrez Behemerid, que los situó en los alrededores del cambio de era.

SMA015

SMA044
El SMA018, corintizante liriforme, procedente de Munigua pudiera se uno de los capiteles más antiguos del conjunto. La configuración del ábaco, el tipo de ornato "vegetal", la natureleza del cesto, su labio... hacen pensar en el siglo I o en los primeros años del siglo II.

SMA018
El SMA037, también liriforme, que procede de itálica, fue retallado en su parte superior. Por fortuna, se puede valorar casi en su integridad, dado que apenas ha perdido los discos angulares. El tipo de hoja de la corona inferior, a medio camino entre el acanto y las palmas de tradición griega, así como las hojas de las "volutas" hacen pensar en un momento posterior al definido por el anterior. Siglo II.

SMA037 italica

SMA019
SMA019 Procede de Munigua, corintizante de cáliz central, presenta cualidades afines a las del SMA018, con una diferencia importante. éste tiene un tipo de talla más somera que nos debería obligar a situarlo en época tardía. Sin embargo, su aparición en un contexto arqueológico temprano modifica substancialmente esa valoración. Finales del siglo I, principios del II.
Me parece interesante destacar que este capitel, en su concepción de talla de escaso volumen hace pensar en una serie de la Mezquita Mayor de Córdoba, que tradicionalmente se considera de época tardía. Ciértamente, la pieza de la imagen adjunta ofrece un grado de evolución mayor que el de Munigua; sin embargo, la manera de configurar el cesto y la forma de rematarlo, así como la curvatura y molduración del ábaco, obligan a no separarlo demasiado de aquel.

Capitel de la Mezquita Mayor de Córdoba

SMA021. Mulva
El SMA021 procede de Mulva y responde a la modalidad de "motivo con doble S", Se distingue por una concepción algo tosca, acreditada por el tratamiento de la corona inferior, apenas definida, y por la irregularidad del ábaco y del sólido superior del cesto. Gutiérrez Behemerid (880) lo situaba en el siglo II, pero en la cartela del museo amplían la franja de adjudicación hasta el siglo III. A mi juicio, la irregularidad ofrecida por "el taller de Mulva", documentada en los SMA018, SMA019 y SMA045, impone retrasar la cronología para relacionar a todos con los momentos de mayor auge constructivo, durante el siglo I o principios del II.


Capiteles compuestos

Itálica y sus alrededores han proporcionado pocos capiteles compuestos. El SMA038 y el SMA005 responden a fórmulas propias del siglo II, bien documentadas en oros puntos del Imperio. Lo más destacable: los tallos mediales que integran entre las hojas del segundo orden, especialmente destacable sen la pieza de pilastra, que parece obedecer a la voluntad tapizante que se desarrollará desde muy pronto en ciertas áreas del Imperio.

SMA038, italica

SMA005. Itálica



SMA011. Itálica
Otro de los capiteles interesantes es el SMA011, que procede de Itálica y, según la cartela del museo, fue realizado durante el siglo III; valoración similiar a la de Gutiérrez Behemerid (757), que también lo situaba en esa apoca: Sin embargo, la depuración geométrica de todos sus elementos y el tipo de ornato de la única corona de hojas polilobuladas ("hoja de encina") permiten suponer una realización anterior, más cercana a los paradigmas del siglo I que a las "veleidades" orientalistas del siglo III.
La estructura, troncocónica del cuerpo inferior, definida mediante una único corona de hojas, sin "tallos mediales"; la articulación del cuerpo superior, con una distribución que enfatiza el arranque de las volutas y un equino de ovas y dardos, perfectamente definidos; el carácter del contario...  Ello apunta hacia fórmulas anteriores a la eclosión del "virtuosismo" orientalista de mediados del siglo II, por lo general, asociado a ornato muy diferente.
Desde lo que ya hemos visto en este blog, a mi juicio, podría ser el más antiguo del grupo. Incluso el tipo de "acanto", inclinado hacia formas habituales en los corintizantes desde el cambio de era, podría apuntar hacia un momento anterior al año 100.
Siglos I-II.


Capiteles jónicos

El museo ofrece dos capiteles jónicos, procedentes de Dos Hermanas (Torre de los Hebreros) e Itálica, que sitúa en el siglo I a.C. Me excuso por no reiterar argumentos mil veces enunciados sobre este orden "tan peculiar".


SMA058

SMA059

Capitel animado

SMA001. Itálica
El SMA001 es una de las piezas más interesantes del museo, si atendemos a criterios de singularidad, aunque me temo que esa singularidad no es tan grande como supone la ficha del museo ofrecida mediante Internet, cuyo contenido me parece discutible:
"Capitel corintio atípico, con parte del fuste acanalado. La ornamentación del "kalathos" se hace por medio de dos coronas de hojas de acanto, teniendo la primera un total de ocho, las cuales están rematadas con flores similares a rosetas. Las hojas de la segunda corona nacen entre las hojas de la primera, y se prolongan hasta el ábaco  la nervadura central está formada por dos bandas paralelas. Los caulículos se sitúan sobre los ápices de la primera corona, y sobre éstos, de formas alternante con las hojas de acanto, se representan relieves con bustos de personajes masculinos, en muy mal estado de conservación. Conserva el astrágalo, decorado con una hilera de discos y perlas, sirviendo de unión entre el capitel y el sumoscapo."

Pompeya, POMP094
En realidad, es una pieza de estructura singular, seguramente, porque no fue concebida como capitel en el sentido estructural que corresponde a la mayor parte de los tallados durante la Antigüedad. Aunque está muy erosionado, se perciben los elementos de la parte inferior y difusamente, los de la parte superior. En la "parte inferior" el capitel cuenta con una corona de hojas "itálicas". Lo que "parece" un orden de ocho hojas intercaladas es, en realidad, un "juego" ornamental común en el mundo de los capiteles y, muy especialmente, entre los de época tardía y de tiempos de hegemonía bizantina. Con mucha frecuencia, el ornato de las hoja se diseña para ofrecer juegos visuales de doble articulación figural, de manera que según ajustemos nuestro sistema perceptivo, veremos hojas completas o medias hojas; en un caso, percibiríamos, dos coronas; en el otro, una. 
En todo caso, esta pieza cuenta con hojas de tipo itálico, caracterizadas por los pliegues carnosos que vemos en la de Sevilla y en muchos capiteles de, por ejemplo, Pompeya.
El SMA001 cuenta con otras circunstancias destacables, además de las mencionadas en la ficha del museo (la existencia de contario a modo de astrágalo, que está unido a la parte superior del fuste, como es frecuente entre capiteles relativamente antiguos). Concretamente, me parece muy relevante, el perfil fuertemente abombado del cesto en su parte inferior, y, sobre todo, el diseño del cuerpo superior, según estructura alejada de lo más habitual entre los capiteles romanos con elementos figurados. 
Tal y como se indica en la cartela del museo, es muy posible que fuera concebido para ser acabado mediante estuco y pintura hasta conseguir un aspecto verbenero que hoy nos parecería "de mal gusto", pero que debió ser del agrado de nuestros antepasados. 
Pompeya, POMP103
También es discutible la "clasificación razonada" de la ficha:

"El origen de los capiteles figurados se encuentra en la arquitectura etrusca, aunque su mayor desarrollo se produjo a partir del s. III d. C. La presencia de figuras, animales o humanas, se relaciona con un carácter apotropaico, vinculado posiblemente a la función del edificio al que perteneció. En la pieza italicense no es posible precisar tales aspectos, porque se trata de un hallazgo antiguo sin contexto arqueológico. El capitel estuvo originalmente pintado y estucado, siguiendo el modelo de las producciones locales del Bajo Guadalquivir durante este periodo. Estos detalles y el estilo de la decoración vegetal ha llevado a los investigadores a situar su cronología a finales del siglo II a. C.-inicios del s. I a. C., o bien en época augustea"

No creo que se pueda establecer tan abiertamente el origen de los capiteles animados en la arquitectura etrusca, aunque existan piezas de esa adscripción cultural con elementos comparables. En el Museo Etrusco de Villa Giulia existe uno al que me referí en la entrada dedicada al Museo de Cádiz.  Parece más razonable vincularlo a las corrientes uniformadas del universo romano del fin de la República y comienzo del Imperio, invariablemente dependientes de las fórmulas griegas. Esas corrientes se manifestarán de modo similar en la Galia, donde algunos autores los relacionan con fórmulas específicamente galas.
En todo caso, teniendo en cuanta la posibilidad de que este capitel fuera realizado en los alrededores del año 0 (Gutiérrez Behemerid lo fechaba con dudas en la época de Augusto), no creo que sea oportuno hablar de influencias etruscas o de "contaminaciones" galas; sería más propio remitirse a las referencias griegas, ya perfectamente asimiladas entre los romano temprano (Pompeya). Y en ese sentido, de nuevo aparece la posibilidad de que este "capitel" fuera, en realidad, una obra de carácter no arquitectónico. La forma del "ábaco" (no me atrevo a emplear el término sin comillas) sugiere que fuera coronación de un elemento (hito) de cierta entidad.

BRIN001. Foto Museo Archeologico Provinciale Ribezzo  
Existe dos capiteles relativamente comparables en el Museo Archeologico Provinciale Ribezzo (Brindisi), uno con cabezas femeninas y otro con rostros masculinos. El primero (ver imagen adjunta) contiene un tipo de "acanto" similar al de Sevilla. En los dos también se aprecia un juego de dualidad perceptiva en las coronas de hojas. No obstante, las diferencias son notorias: los de Brindisi tienen estructura de capiteles corintios itálicos, con volutas angulares, carecen del fragmento de fuste y el perfil inferior del cesto también nos hace pensar en lo más habitual entre los capiteles corintios de la mencionada variedad. Allí los sitúan en los primeros años del siglo I d.C., que también me parece una fecha oportuna para la pieza de Sevilla.