jueves, 18 de julio de 2019

Capiteles de Santa María delle Grazie, de Grado

Santa Maria delle Grazie de Grado es una pequeña iglesia, considerada "paleocristiana", que fue restaurada en 1924 por el arquitecto Alessandro Rimini, para poner en manifiesto los dos niveles de uso ritual, que responderían a otras tantas iglesias superpuestas. La primera habría sido levantada en los alrededores del año 400, mientras que la segunda correspondería a una iniciativa del patriarca Elia y habría sido materializada en las proximidades del año 600 (finales del siglo VI, mejor que principios del VII).
Desde las preocupaciones latentes en este blog, es iglesia clave para afrontar el estudio de la ornamentación arquitectónica de los siglos V y VI en esta convulsa zona de Italia. Enseguida veremos por qué.

Capiteles romanos

La iglesia consta de tres naves separadas por una arquería construida con materiales de acarreo, entre los que vemos capiteles romanos, bizantinos y algunas otras piezas de catalogación menos clara.
.
Capitel corintio

En una de las ventanas exteriores, está el GSM01, en circunstancias de gran erosión, que sin embargo no impiden valorar los elementos más característicos: el acanto de folíolos alargados y lanceolados, hace pensar en los modelos asiáticos; el labio del kalathos, perfectamente definido y muy regular; el conjunto axial se descubre mediante una protuberancia muy erosionada de forma triangular, que es común desde, al menos, la segunda mitad del siglo I. No se aprecia abocelamiento en el borde inferior del cesto. El cáliz, muy adherido a las volutas poco valoradas plásticamente, y el carácter de los caulículos, asimismo poco valorados plásticamente pero más dentro d elas tradiciones del siglo I que de las del siglo III, nos sitúan en el siglo II, tal vez, avanzado.

GSM01
Capitel compuesto

Existe un capitel compuesto de hojas lisas (GSM04), preparado para recibir talla fina o para ser pintado con estructura incapacitada para contener "tallos mediales" en la parte superior del cesto. Este detalle, así como la molduración del ábaco, demasiado sencilla comparada con las fórmulas de los siglos I y II, podrían servir para situarlo en el siglo III.

GSM04
Capitel jónico

El GSM12 es un capitel jónico a cuatro caras, con remate helicoidal muy marcado y con un tratamiento general aún muy dependiente de las fórmulas del siglo I. Recuerdo haber comentado algún capitel comparable a éste, con prolongación inferior de cesto liso. Aunque los elementos formales sugieren una cronología relativamente temprana, su aparición vinculada posiblemente a Aquileia aconseja ampliar la horquilla de clasificación.
Siglos II-III.

GSM12
Capitel de tipología dudosa

El GSM16 es una pieza "suelta" que responde a una tipología que ha aparecido varias veces en este blog, caracterizada por el cestro cilíndrico, las cuatro hojas angulares con bráctea "de agua" en la zona axial, volutas exteriores formando casi la estructura "en V", labio del kalathos definido groseramente, sin que exista la abertura troncopiramidal propia de ese elemento.
Todo ello nos sitúa frente al dilema de si se trata de un capitel derivado de las variedades corintizantes o, por el contrario, si es una simplificación de las fórmulas bizantinas o "protobizantinas", si se me permite la broma con doble sentido, dado que dichas variedades podrían derivar, precisamente, de aquellas.Y también, frente a la disyuntiva de considerarlo anterior a las invasiones o posterior.
Existe uno parecido en el lapidario de Santa Eufemia con el resalte labial sogueado y varios más repartidos por diferentes puntos del norte de Italia y del resto del Imperio, que según los estudiosos, son situados antes del siglo V o posterior al VI.
En este caso, tendiendo en cuenta la escala del capitel, me inclino por considerarlo dentro de la tradición romana y, por lo tanto, en los alrededores del año 300.

GSM16

Capiteles bizantinos o de gran influencia bizantina

En este punto merecen ser recordadas las circunstancias que envuelven al término "bizantino" que, tal vez, pudieran desconcertar a más de un neófito. Recuerdo al lector que ese término es un convencionalismo que, para los siglos que contemplamos en este blog (hasta el año 1000), aluden a la cultura material propia del Imperio Romano de Oriente y que, por consiguiente, el término no se refierealude expresamente a lo que es propio de Constantinopla (Bizancio), sino a lo que está documentado en el Imperio Oriental, donde destaca la relevancia de Constantinopla, pero también la de Atenas, la de Antioquía, la de Salónica, incluso la de Alejandría y sus alrededores, y, por supuesto, amplias zonas de Italia durante algunos años.
Teniendo en cuenta esas circunstancias, se comprenderá que, sobre todo, para los primeros años de existencia del Imperio Romano de Oriente (finales del siglo IV) no esté clara la preeminencia cultural de una zona sobre otra. Ello ha conducido, muy probablemente, a la existencia de pugnas por la "preminencia" entre estudiosos de nuestros días, que acostumbran a defender lo que les es "propio". Estas pugnas, recogidas tangencialmente en este blog, se dejan sentir, por ejemplo, en la génesis de los capiteles "de lira" y en la pugna de las atribuciones tempranas que es posible contemplar en Rávena, en Estambul y en Atenas. Seguramente responden a motivaciones similares ciertos planteamientos sobre las fórmulas protobizantinas de la península Ibérica...
No obstante, las posibles dudas derivadas de esa situación se aclararán enseguida, con el fenómeno expansivo de Constantinopla a partir del siglo IV; ese desarrollo comportará la aparición o desarrollo de una serie de fórmulas arquitectónicas y modelos ornamentales, que vinculadas al cristianismo, llegarán a todo el universo mediterráneo durante el siglo VI.
En todo caso, en los años comprendidos entre finales del siglo IV y mediados del siglo V, no se puede hablar de un protagonismo cultural claro de Constantinopla, en ocasiones ensombrecida por el legado romano, perfectamente arraigado en todo el Imperio.
En ese contexto, desde las circunstancias históricas específicas del noreste de la actual Italia, muy vinculadas a las de la diócesis de Aquileia, debemos considerar tres momentos de especial relevancia para "encajar" la realización de los ornamentos arquitectónicos de sus iglesias. El primero es el impulso constructivo que se aplicó en todo el Imperio para materializar que el cristianismo se convirtió en religión oficial del Estado a partir de finales del siglo IV. Ese impulso se concretó en esta zona del Mediterráneo (del Adriático) bajo la hegemonía política, militar y cultural del Imperio Romano de Oriente, en un momento particularmente convulso por efecto de los fenómenos asociados a las "invasiones", que, a nivel institucional, fueron más perturbadoras en el Imperio Romano de Occidente.
El segundo es particularmente significativo: la destrucción total de Aquileia en el año 452, con implicaciones que veremos enseguida. Ello debió suponer que una de las ciudades más importantes del Imperio se convirtiera en inmensa cantera de materiales constructivos.
El tercero es la materialización de la voluntad pretendidamente reunificadora de Justiniano, catalizada en esa zona de Italia por la llegada de los longobardos a mediados del siglo VI, que se adueñaron de las tierras del interior, mientras el Imperio Romano de Oriente continuó controlando la costa.


Capiteles derivados del orden corintio

Existe un capitel (GSM08) con estructura "de volutas en V" que, frente al GSM16,  no ofrece dudas para su catalogación, dado el tipo de acanto empleado "de dentellones". Está asociado a un cimacio de escaso desarrollo, en lo que pudiera ser la voluntad de mantenerlo en situación similar a la original o de hacerle trabajar en las condiciones para las que fue pensado, dada la sutileza de las volutas exteriores.
Merecen atención especial: la manera de bocelar la parte inferior del cesto, la sutileza de las volutas, aún deudoras de las fórmulas del corintio asiático, y la concepción falseada e irregular de la parte superior del kalathos.
En otro contexto, deberíamos situar esta obra en la cronología "de compromiso" definida entre los siglos V y VI. Sin embargo, su reutilización en una iglesia supuestamente construida durante el siglo VI impone que prestemos especial atención a la posibilidad de que procediera de la Aquileia destruida por Atila.
En consecuencia, con la ingenuidad del joven historiador vehemente, deberíamos situarlo entre el año 380 y el 452, es decir, en la primera mitad del siglo V, en los tiempos de Teodosio II.
En todo caso, como no soy joven historiador vehemente sino viejo diletante, me inclinaría por "abrir la horquilla" y recuperar la cronología tradicional: siglos V-VI y recordar al lector que en la Alta Edad Media y no sólo en la península Ibérica, fueron muy frecuentes los fenómenos que procuraron alterar la memoria histórica.

GSM08
El GSM02 está en la ventana de la fachada y, a mi juicio, es una de las piezas-clave del conjunto.
Aunque está muy erosionado, permite contemplar los elementos que intervienen en su ornato, entre los que destacan acantos de hechura peculiar, conseguidos mediante biseles que definen folíolos de gran desarrollo longitudinal. Consta de dos coronas de hojas volutas interiores y exteriores que surgen del desarrollo de "tallos" largos de sección similar a los folíolos de los acantos. A destacar los ojales alargados de diseño muy específico aunque relacionado con algunos capiteles que hemos visto en Rávena (Baptisterio de los Ortodoxos)
Son, en suma, muy parecidos a los capiteles dominantes en la Basílica Patriarcal de Aquileia, con algunas diferencias dignas de ser indicadas: los de Aquileia tienen collarino liso en el borde del cesto y también se aprecian concepciones distintas en el ábaco, más cóncavo en aquellos y de brazos casi rectos en éste de Grado.
Existe uno del mismo "grupo estético" en el lapidario de Santa Eufemia y, en todo caso, por razones de similitud, debemos mencionar el de la iglesia del Espíritu Santo de Rávena, que Farioli situaba en época de Teodorico (493-526) haciendo notar que no existían paralelos en Estambul. También se conservan piezas comparables en diferentes lugares del noreste italiano. Belloni recogía un fragmento del Museo Arqueológico de Milán (I capitelli romani di Milano, 1958; nº 43), acaso procedente de la basílica de Santa Maria d'Aurora, queclasificaba en los alrededores del año 400 y que tal vez fuera uno de los más occidentales de este conjunto tipológico. Panazza (C.S.A., L diocesi di Brescia, Spoleto, 1966, nº 171), que adjudicaba cronología tardía a piezas relativamente afines de Santa María Maggiore de Brescia), incluía uno del Claustro de San Salvatore similar a los de la Basílica de Aquileia y lo situaba en el siglo VI.
Desde los datos mencionados, los de Grado y de Aquileia, que parece "más evolucionados" que el de Rávena, generan un problema de clasificación que se resolvería retrasando la cronología del de Rávena o aceptando que el capitel de Santa María delle Grazie fue añadido a posteriori, de modo que ello implicaría adelantar la fecha de los del eje Aquileia-Grado.
En todo caso, adjudicar el GSM02 a la primera mitad del siglo V implica que, tal vez, no hayamos valorado suficientemente la relevancia de los primeros impulsos constructores asociados a la expansión del cristianismo, y desde luego, entrar en conflicto con el juicio de varios estudiosos.
Sea como fuere, en este caso estaríamos ante una tipología de capitel que, según la clasificación que elijamos, respondería a dos situaciones culturales diferentes pero no antagónicas:
a) La cronología temprana permitiría fechar este capitel y otros similares a partir del año 400 o incluso antes. Ello supondría, indirectamente, apostar por el desarrollo de fórmulas estrictamente romanas, ya muy volcadas hacia "lo oriental", en paralelo a las primeras fórmulas "bizantinas" (del Imperio Romano de Oriente), ya fueran nacidas en Rávena, Atenas, Constantinopla o Aquileia.
b) La cronología tardía, que podríamos situar en los alrededores del año 500, implicaría contar con focos de tallistas muy atentos a las primeras fórmulas del Imperio Romano de Oriente mediante artífices aún muy dependientes de las tradiciones romanas.
Sea como fuere y reconozco que mis pálpitos van en la línea de la segunda opción, en este caso concreto, por las razones expuestas en la pieza anterior y en alarde de la prudencia de quien intuye dónde están sus limitaciones, también optaría por situarlo entre los siglos V y VI.

GSM02
Capiteles compuestos teodosianos

Hay tres que, en esta iglesia especialmente, a tenor de la fecha de construcción que se le adjudica, adquieren un carácter muy especial, puesto que al ser reutilizados en el siglo VI empujarían su cronología de talla hacia atrás. Y volveríamos al problema mencionado varias veces sobre ciertos elementos de ornamentación arquitectónica y, muy especialmente, sobre los capiteles compuestos teodosianos, cuya configuración inicial se relaciona con la época de Teodosio II (401-450), es decir, con la primera mitad del siglo V, pero que se continuaron realizando durante los años sucesivos y, desde luego, en tiempos de Justiniano. En este caso concreto, desde las circunstancias específicas de la zona, deberíamos situar los tres de Santa Maria delle Grazie en la primera mitad del siglo V, pero...
Siglos V y VI..

GSM06
Frente a los otros dos capiteles del mismo tipo, el GSM06 se distingue por el modo de resolver la conexión con el sumoscapo, mediante collarino doblemente sogueado y remetido respecto del borde de los acantos.

GSM09

GSM11

Capiteles imposta

Desde lo indicado, el GSM07 superficialmente muy erosionado, documentaría la existencia temprana de este tipo de capiteles en Aquileia. Sin embargo...
Amelio. Tagliaferri (C.S.A, Le Diocesi di Aquilei e Grado, 1981, nº 636) lo situó en la segunda mitad del siglo VI, planteando la posibilidad de que procediera de Rávena o de Constantinopla
Siglos V-VI.

GSM07

GSM21

GSM03
El GSM03 parece ser un capitel moderno o, cuando menos, regularizado con mortero en tiempos modernos. Tiene la virtud de ofrecernos la concepción volumétrica de este tipo de capiteles, perfectamente "limpia".


Capitelillos


El conjunto está compuesto por dos grupos de concepciones comparables y una pieza suelta muy erosionada.
Bajo una viga de madera, que seguramente acotaba el espacio ritual, hay cuatro capitelillos de concepción "anómala" y estructura peraltada, que definen tres grupos tipológicos.
Los GSM13 y GSM15 siguen la misma fórmula: cuatro hojas angulares, volutas "resumidas"formando una V y retícula de trepanaciones que implica elevado grado de erosión superficial. Se distinguen en la parte superior pero sobre todo, en que el GSM15 seguramente fue concebido como capitel entrego. Ello garantiza que, muy probablemente, ambos estuvieron supeditados a servidumbres distintas de la actual. Dicho de otro modo: también estas piezas son material de acarreo.
En Santa Eufemia hay un capitelillo también cubierto con retícula de trepanaciones, con estructura levemente distinta y con el monograma del obispo Elia, que los sitúa entre los años 571 y 587.

GSM13

GSM15
El GSM14 se aproxima estructuralmente a los dos anteriores, pero carece de ornato "fino", de modo que queda enfatizada la articulación de las cuatro hojas angulares y alargadas bajo un cuerpo superior de "dobles volutas" desnaturalizadas por carecer de hélices o espirales.

GSM14
Para concretar la más que posible reutilización de todos ellos, el GSM24 ofrece una configuración que, sin escapar de las simplificaciones propias de los capitelillos, lo relaciona con GSM02 y, por consiguiente, con las circunstancias ya mencionadas, si aceptamos los relatos tradicionales, estamos obligados a situarlos antes de la aniquilación de Atila, es decir, durante la primera mitad del siglo V.
Contando con que las "naturaleza" mueble de estas piezas podría implicar alteraciones de cierta entidad, parece razonable situar a todo el conjunto entre los siglos V y VI, con las implicaciones que recuperaremos al tratar sobre Santa Eufemia.

GSM24
La mesa del altar está soportada por cuatro columnas que, a su vez, contienen otros tantos capiteles de configuración irregular y heterogénea, que suscitan problemas similares a los que soportan los arcos bajos en Sant Feliu de Guixols pero con una acotación relevante:su carácter mueble, que posibilita alteraciones en cualquier momento del decurso temporal.
A. Tagliaferri (nº 641-644) los situaba en los alrededores del año 1000, aunque, a mi juicio, aquí también valdrían las cuitas formuladas a propósito de la edificación catalana: cabe la posibilidad de que, al menos, el GSM19 proceda de una edificación precaria, estrictamente paleocristiana.

GSM19 y GSM20

GSM21

GSM21 y GM22

GSM19
Al conjunto de capitelillos aún debemos añadir otro más, en muy mal estado de conservación, difícil de valorar en sus cualidades formales, que permite ver una cruz tallada en lo que podría ser una cartela del ábaco. En este caso no me atrevo a formular juicio alguno.

GSM17

Para finalizar (de momento)

No creo que se pueda estudiar esta iglesia sin tener en cuenta lo que supone Santa Eufemia. Así, pues, entienda el lector los renglones sucesivos como "adelanto" de lo que deberemos afrontar con la iglesia "hermana mayor". Así, pues, continuaremos...

__________

El texto fue cambiado en el epígrafe "Capitelillos" el 19/07/2019

viernes, 12 de julio de 2019

Capiteles del Museo Arqueológico de Padua (Musei Civici agli Eremitani)

El Museo Arquológico de Padua forma parte de un complejo museístico en el que destaca la Capilla degli Scrovegni, con un complejo conjunto de pinturas del Giotto. Las instalaciones de la parte arqueológica están incluidas en el antiguo convento, reconvertido en museo gracias a un proyecto de Franco Albini y Franca Helg, materializado en 1985. Se trata, pues, de un museo "relativamente nuevo", que presenta las virtudes y defectos de las instalaciones museísticas de hace treinta años. 
Se detectan algunas carencias que acaso merecieran un remozado de cierta entidad, muy especialmente, en lo tocante a los asuntos de atención preferente de este blog.
Precisamente, es uno de los mocos museos que conozco que otorgan una atención muy relevante a la ornamentación arquitectónica, con abundantes esquemas y cartelas explicativas dedicados a los capiteles; algunos se han quedado casi tan antiguos como mis propias referencias; otros son discutibles. Pero en todo caso, es de elogiar la actitud de quienes hayan hecho una apuesta tan elogiable, incluso, aunque ofrezcan propuestas relativamente discutibles. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de eso, de que el público —también los diletantes— pueda dialogar e, incluso, discutir (por supuesto en el sentido noble del término) sobre los asuntos que les compete. En ese sentido, por ejemplo, y como he manifestado en otras ocasiones, no estoy de acuerdo en que se hable de "estilo compuesto" o "estilo corintizante", al referirse a los capiteles correspondientes. Con independencia de que el término "estilo" me parezca un anacronismo, en este caso concreto, pareciera demasiado ampuloso como para deducirlo de la forma de ornamentar un humilde capitel.


Es de particular interés el monumento funerario de los Volumnii, cuya realización se sitúa en época augústea. Aunque su conservación es deficiente, aún podemos ver uno de los capiteles representados, con cualidades interesantísimas para seguir la pista de "lo evolucionado". Es de orden corintio con una única corona de hojas pero con el "aparato" completo, incluyendo la alusión al kalathos, de configuración un tanto irregular. Destaca el tipo de ornato vegetal conseguido a partir de acantos de perfil polilobulado.
Para el lector curioso, puede merecer la pena comparar estas representaciones con otras afines y particularmente con las documentadas en Tréveris y en Colonia.


Capiteles corintios

De acuerdo con lo que sucede en otras zonas de la misma región, no son muy abundantes los capiteles corintios...
El PMCE001, perdido en la parte superior, aparece vinculado a la parte superior del fuste, incluido el collarino perlado. Esa circunstancia, unida al tipo de acanto de folíolos cortos y dentados y la naturaleza de los caulículos,, nos sitúa en los alrededores del cambio de era.

PMCE001
El PMCE146, procede de la plazuela Pedrocchi y, según la cartela del museo, sería "un capitel corintizante de pilastra". Imagino cierto exceso de celo en asuntos de precisión terminológica de quien lo estudió en su día. Es más, seguramente en el caso del PMCE145, el juicio estuviere más justificado, por las razones que expondré enseguida. Pero en este caso concreto entiendo que no tiene mucho sentido deducirlo del grupo de los capiteles corintios. Si procediéramos de otro modo, deberíamos sacar también a todos los que presentan alguna anomalía "puntual", como, por ejemplo, la pérdida de la parte baja del conjunto axial o la desnaturalización del kalathos en la parte superior, que no son precisamente cualidades extrañas desde la época de Augusto. Quien haya seguido con cierta fidelidad este blog sabrá que, como consecuencia de esas anomalías, en la mente de este humilde amanuense siempre está presente la hipótesis de que las fórmulas "evolucionadas" sean más tempranas de lo que se deduce de la aplicación de modelos formalistas de carácter lineal.
En este caso concreto, se mantiene la idea expresada en el mito de Calímaco y sólo por ello no merece la "marginación". Además son relativamente comunes los capiteles con "enriquecimientos barroquizantes" desde el siglo I que, con el mismo criterio, deberían componer tipología diferente.
Entre lo más llamativo: el carácter de la espata mediante una agrupación folíacea de perfil triangular que es muy común entre los capiteles reaprovechados de la Mezquita Mayor de Córdoba.
La cartela lo sitúa en el segundo cuarto del siglo I. Pudiera ser algo posterior; tal vez, fuera más prudente situarlo durante la segunda mitad del siglo I.

 PMCE146
El PMCE145, procedente de la plazuela Pedrocchi, según la cartela, es un "capitel corintizante de pilastra", que también sitúan en el segundo cuarto del siglo I. Se repite la cuestión mencionada en el capitel anterior, aquí con mayor fundamento, dado el carácter orgánico de los motivos que ocupan el lugar de las volutas. En este caso concreto, también me parece más oportuno considerarlo capitel corintio "excepcional" o "anómalo", caracterizado por la mencionada "cualidad creativa", si se me permite decirlo así.
Entiendo que el "conflicto" deriva, sobre todo, de dos factores especialmente relevantes. Uno, "actual", estaría relacionado con la "obsesión" de rigor metodológico que impera en los territorios de las Ciencias Sociales.  Y confieso que me siente fervoroso partidario de mantener las morfologías tradicionales, aunque sean relativamente imprecisas, que sumarme a la actitud de quienes a fuerza de celo, convierten las sitematización rigurosas en galimatías sólo accesibles a mentes demasiado "mecánicas", que, por cierto, se suelen pasar ese rigor extremo por donde el lector imagina, cuando el asunto se les va de las manos.
Por otra parte, está la tradicional fiabilidad que se ha otorgado a Vitrubio desde tiempo inmemorial. Desde lo que informan los restos de ornamentación arquitectónica romanos que han llegado a nuestros días, es absurdo mantener en la raíz de las mencionadas "sistematizaciones rigurosas" un "modelo" que no se corresponde con la realidad. Muy especialmente, a partir del siglo II en todo el universo cultural sujeto a Roma aparecieron fórmulas locales que hicieron saltar por los aires la estrechez de aquel modelo, en el supuesto de que lo fuera en algún momento y no se tratara simplemente una apreciación relacionada con exclusivamente con la experiencia personal de Vitruvio.
En todo caso, a mi juicio, el modelo de Vitruvio tiene la cualidad de ofrecer una referencia global realizada "en directo" de lo que pudo ser la arquitectura romana más común en una época muy concreta. Y desde lo que hoy conocemos, contando incluso con las muchas excepciones y con la existencia de las "variedades corintizantes" —¿no son demasiadas excepciones?— parece clara su utilidad referencial, cuando menos sobre la primera arquitectura romana, la de los tiempos republicanos, aquella que concretó los grandes modelos de la retórica imperial.

PMCE145


 PMCE447
El PMCE447 es un capitel de pilastra, de procedencia desconocida, que en la cartela del museo también valoran como "capitel corintizante" y sitúan en los alrededores del cambio de era.
El grado de erosión superficial impide un análisis demasiado preciso; no obstante, la relación con los dos anteriores apunta hacia la posibilidad de que los tres pertenezcan al mismo momento cultural.
Segunda mitad del siglo I.


Capiteles corintios asiáticos

El fragmento PMCE036, en lo poco que resta, ofrece una fórmula común entre los de este grupo, con pedúnculo serpenteante y volutas de escasa entidad con espiral de dos vueltas.
Si no me he confundido al tomar notas, en la cartela del museo lo valoran como ""fragmento de capitel corintio" (no asiático, nº16) y lo describen en los siguientes términos: "Questo frammento rappresente una prte esigua (quell superiore) dell'originaria struttura del capitelo: sono visibili le elici, sottili e a canale pieno, fra le quali appare un sottili stelo serpeggiane che termina con il fiore d'abaco, ora ridotto a una protuberanza informe" .
Procede "da Padova, ex corte Capitaniato, Scuole Carraresi"
Y lo sitúan en el siglo II.
Obviamente, se trata del fragmento de un capitel corintio asiático, cuyos rasgos sólo se pueden adivinar desde el detalle de las volutas, el conjunto axial y las acanaladuras del acompañamiento vegetal de aquellas. Todo muy común entre los capiteles de la mencionada "variedad"
A mi juicio, teniendo en cuenta la valoración del kalathos, la valoración cronológica del museo puede ser buena. Siglo II.

PMCE036
Según la cartela del museo, el PMCE532, fue tallado en mármol proconessio y procede de Brusegana (antigua factoría benedictina de Praglia. A la vista de las huellas, cumplió funciones de brocal de pozo, es un capitel que, a pesar de los rasgos de erosión, se integra perfectamente entre los capiteles corintios asiáticos realizados entre los siglos II y III.
Aunque ha perdido las volutas exteriores, es de imaginar que sintonizarían con las interiores, de concepción sutil giro en espiral de tres vueltas. Destaca el pedúnculo que sostenía al florón, de trazo vertical y sin otro acompañamiento que el nudo y los dos ápices dispuestos junto a las volutas.
También es destacable la arista que se marca en el eje de los acantos de la corona superior.
En el museo lo sitúan en los primeros decenios del siglo III.
Hacia el año 200.

PMCE532
El PMCE263, sumamente erosionado y de procedencia desconocida, cuenta con volutas más próximas a las fórmulas netamente asiáticas.
En el museo lo sitúan en los alrededores del año 300.
A mi juicio, teniendo en cuenta la configuración del conjunto axial, podría ser anterior.
Siglos II-III.

PMCE263
El PMCE262 es un capitel aparecido en la plazuela Pedrocchi de Padua, que conserva el conjunto axial y el resto de los elementos, según fórmula de los siglos I y II, En este caso estaría justificado hablar de capitel corintio con acanto asiático. El tipo de los folíolos y sobre todo el tamaño de los ojales apuntan hacia el siglo III. La manera de tallar el cáliz y la forma de las volutas, con escaso desarrollo helicoidal, nos colocan en el siglo II.
Tal parece que se trata de un capitel de transición entre las fórmulas del siglo I y las que serán específicas de los siglos II y III.
En el cartel del museo destacan la altura del kalathos y lo sitúan entre a finales del siglo III o principios del IV.
El capitel sirve para recordar lo planteado a propósito del RABN01, del Baptisterio de los Ortodoxos: la mera de resolver los juegos de volutas imponen que, cuando menos, abramos la posibilidad de que éste de Padua, se anterior y componga un testimonio de la pervivencia de los usos más "romanos" en el noreste de la península itálica.
Siglo III.

PMCE262

Capiteles corintizantes

El PMCE261 apareció en la calle 8 de febrero y según el museo deió ser tallado la primera mitad del siglo II.

PMCE261

PMCE143
El PMCE143 es un capitel corintizante con motivo de doble S, tallado en caliza procedente de Aurisina (cerca de Trieste), aparecido en la plaza Cavour, que sitúan en el siglo I d.C.
La escasa carnosidad de la talla podría justificar una cronología algo más avanzada.


PMCE848
El PMCE013 es un capitel corintizante en aurisina clara, de la columnata del ángulo SO de la plaza Cavour, que ofrece una modalidad articulada a partir de la palma axial de siete folíolos con el motivo liriforme interpretado con más complejidad de lo habitual.
Es probable que, como supuso Furlanetto, esté mutilado no solo en las volutas angulares sino también en la parte inferior, de modo que habría perdido parte de la corona de hojas y, seguramente, la conexión con el fuste correspondiente.
El museo lo sitúa en la primera mitad del siglo I, pero a mi juicio, no sería mala idea ampliar un poco la horquilla de adjudicación...

PMCE013
El PMCE003 es un capitel muy erosionado, de chapado, corintizante liriforme, cuyas cualidades apuntan hacia los alrededores del año 100.

PMCE003

Capiteles animados

Reconozco que, a pesar de la costumbre, tampoco tiene mucho sentido extraer del conjunto de los capiteles corintizantes, capiteles como los dos siguientes que participan de la mayor parte de los rasgos de éstos. En todo caso, mostrarlos "a continuación" de los corintizantes puede ser una forma sibilina de enfatizar la relación...
El capitel PMCE159 se considera como "capitel di lesena figurato"y se sitúa en la segunda mitad del siglo I.

PMCE159
Sigue una modalidad relativamente común durante los siglos I y II, que no ha aparecido con frecuencia en este blog. Creo recordar uno de Roma y otro de Vienne...
En el museo sitúan en la segunda mitad del siglo I.

PMCE533
El capitel PMCE533 fue tallado en aurisina y ofrece una cualidad relevante: la representación d euna balanza y un escorpión, que hacen pensar en que formara parte de una serie ornamental dedicada a los signos del zodiaco.
En el museo lo clasifican a finales del siglo I


Capiteles derivados del orden corintio

Componen un conjunto de enorme interés desde los planteamientos (iniciales) de este blog: son cuatro capiteles de concepción comparable, que llegaron a nuestros días descontextualizados, y que ofrecen una problemática varias veces afrontada en este blog...
El PMCE281 ha llegado a nuestros días en lamentables circunstancias de conservación, que impiden valorar el cuerpo superior. No obstante, podemos hacernos una idea sobre el tipo de ornato empleado en la parte inferior, comparable al que veremos en los otros casos, aunque perfectamente individualizado.

PMCE281
En una cartela del museo, alusiva, según parece (hay algunas "anomalías" en las cartelas de esta parte del museo), a los capiteles PMCE281y PMCE279, podemos leer: "si nota invece la permanenza di un gusto bizantino nel decoro che sembra rifarsi a modelli aquileiesi da datare non oltre la fine del secolo X". Estos capiteles, que pudieran proceder de la catedral románica, vuelven a documentar la extensión que adquirió en Italia la "costumbre" de emplear material reaprovechado hasta muy tarde. Existen catedrales románicas con capiteles reutilizados en la Apulia, en el Véneto, en la Emilia-Romaña, en la Toscana... Me gustaría saber en qué región italiana, los constructores de tiempos románicos no emplearon ese recurso sabiendo que también existen iglesias que emplearon únicamente material tallado al efecto.
Cuando hay reutilización, lo habitual es que se empleen capiteles romanos, bizantinos y en algún caso  menos numeroso, de otros ámbitos culturales. Precisamente, el texto citado alude a "modelos de Aquileia" (Basílica Patriarcal), a los que me referiré en una entrada próxima, que pudiera ser paradigmática de la última opción mencionada. Baste, de momento, con indicar que, contando con la escasa relación formal que hay entre ellos, el parentesco de estos capiteles de Padua con los de dicha basílica me parece obvio.


PMCE279
Como también es obvia, la relación del PMCE279 con esos mismos modelos, que, por fortuna, dado el mejor estado de conservación, permite concretarla. A destacar, para justificar el parentesco: el collarino (¿referencia bizantina?), el tipo de acanto con diseños muy condicionados por los folíolos a bisel (¿referencia bizantina?), la inexistencia de caulículos (¿referencia bizantina?), la inexistencia de kalathos marcado en la parte superior, frecuente en ciertas tipologías bizantinas y la escasa entidad del ábaco; las volutas dobles con acanaladuras de sección en V o biseladas, podrían remitirnos a las variedades más evolucionadas del corintio asiático, pero también a ciertas fórmulas bizantinas (supongo que el lector habrá entendido perfectamente el carácter retorico de las interrogaciones).
Comparar los dos capiteles de las imágenes adjuntas time muchas más implicaciones que las de valorar la capacidad analítica de nuestra mirada. Pero en todo caso, me parece obvio que nos encontramos ante piezas que debemos relacionar con el mismo universo cultural, relativamente alejado del sugerido por las cartelas del museo, que los clasifican entre los siglos VIII y X.

Capitel de la Basílica Patriarcal de Aquileia
La relación con los capiteles más comunes en la Basílica Patriarcal de Aquileia parece clara; como lo es con el capitel de la iglesia del Espíritu Santo de Rávena (Farioli, Corpus, 12) considerado de la época de Teodorico (493-526), con elementos de clara significación cristiana. Éstos del Museo de Padua evidentemente ofrecen elementos de clara evolución respecto del ravenático, pero también me parece clara la relación de todos ellos con el universo bizantino, contando incluso con el hecho de que todos ellos no responden a fórmulas específicamente bizantinas.
Desde mi punto de vista, aparece, de nuevo, el problema ya movilizan piezas como las del conjunto leonés, una parte de los del claustro de Benevento y algunos capiteles más del sur de Italia y, muy especialmente, los de la cripta de Trani.
Tiempo habrá de volver a las piezas de Aquileia; de momento, me parece relevante hacer notar que capiteles como el PMCE279 y PMCE281 encajarían bien en las proximidades del momento de mayor influjo bizantino (siglo VI) o un poco después, por efecto talleres que aún no hubieran perdido la capacidad para realizar obras de cierta entidad, bien gracias a lo que supuso la aparición de piezas y artífices relacionados con el poder de Bizancio, bien gracias lo que pudiera implicar que artesanos locales tuvieran acceso a los medios manejados por aquellos.
En ese sentido, es significativo que lugares tan próximos como Cividale de Friuli, Aquileia y Grado documenten restos de ornamentación arquitectónica tan diferentes: en Cividale y Aquileia son raros los restos expresamente bizantinos, pero numerosos los que podríamos relacionar con la reinterpretación de esos modelos. Por el contrario, en Grado apenas hay otros restos que los netamente bizantinos... Si tenemos en cuenta como se desarrollaron los acontecimientos históricos en ambas poblaciones, hasta parece "lógico" que así sea.
En suma, situar estos capiteles en los alrededores del siglo IX me parece forzado, por supuesto, desde los datos que conozco y soy consciente de que éstos son mucho menos amplios que mi ignorancia.

Pluteo procedente de Codevigo, que se sitúa entre lo siglos V y VII

PMCE271
Algo parecido sucede con el PMCE271 procedente de Ponte Molino y que el museo coloca en el siglo IX. Con los otros procedentes del mismo lugar, se le considera perteneciente a un edificio perdido, supuestamente carolingio, de cualidades comparables a las de San Zeno de Bardolino, edificio que se atribuye a ese ciclo cultural: "Al gusto dei frammenti della chiesa di San Martino si riconnettono alcuni pezzi rivenuti como materiale di riutilizzo nelle fondamenta dei mulini di Ponte Molino, demoliti negli anni 1883-1884. Si tratta di tre capitelli (270, 271, 282), uno dei quali decorato con due pavone ai lati del'alberi della vita, e di altri due, la cui lavorazione avvicina ancora una volta Padova a monumenti di area veronese, con un richiamo ai capitelli della chiesa di San Zeno di Bardolino. La loro ragguardevoli dimensioni potrebbero far avanzare l'ipotesi di una provenienz da un importante edificio perduto già in rovina no oltre la metà del secolo XI e forse gravemente danneggiato nel corso dell'invasiones degli Ungari negli anni 899-907."
Aunque siempre que aparece el término "carolingio" se me descolocan las vísceras, en este caso debo indicar que no encuentro mucha relación entre los capiteles de San Zeno y éstos, más allá de su alejamiento de las fórmulas convencionales de tiempos romanos. En todo caso, existe una circunstancia fundamental: los de San Zeno, de concepción irregular, no indican relación alguna con lo bizantino. Desde lo que realmente supone la ornamentación arquitectónica carolingia, crece en mi mente la idea de que algunos estudiosos utilizan esa categoría como cajón de sastre, para integrar elementos "desconcertantes".

PMCE270
Insisto, pues, en situar las piezas de Ponte Molino, con las matizaciones que indicaré enseguida a propósito del PMCE282, en contexto cultural diferente al carolingio, probablemente, en los alrededores del año 600, por efecto de un taller muy condicionado por la influencia bizantina.

Capiteles imposta

El museo cuenta con dos, uno de cesto (PMCE019), muy parecido a uno del Museo Arqueológico de Rávena (RMA373), que R.O. Farioli situaba a mediados del siglo VI. Obviamente, este capitel puede servir para concretar formalmente la relación indicada con "lo bizantino"... Pero recuerde el lector que, desde mi punto de vista, esas relaciones, consideradas aisladamente, no garantizan casi nada.
Siglo VI.
PMCE019
Tengo menos argumentos para "enfocar" la clasificación del PCME282 —es el tercero que procede de Ponte Molino y se atribuye a los siglos IX-X—, dado lo común de su inconografía, que podríamos relacionar con motivos muy arraigados en la tradición helenística desde tiempos inmemoriales y mantenidos "vivos",  paradójicamente, en el universo funerario. De ahí, vía pinturas murales y miniaturas, pasarán al repertorio cristiano medieval, siempre deudor de lo bizantino. 

PMCE282
En todo caso, la manera de entender los capitales como prismatoides de caras planas, casi de concepción troncopiramidal, además de recordar ciertas formulas hispanas, podría inferirse como una consecuencia "lógica" de llevar un poco más allá la idea bizantina de los capiteles-cesto de similar concepción volumétrica.
En la misma dirección apunta el tipo de talla, apurado hacia el trabajo en dos planos pero con ciertas posibilidades, que me parece comparable a lo que acreditan los capiteles.
La manera de viñetear con moldura los cuadros hace pensar asimismo en referencias bizantinas.
Como tengo la "sensación" de que en la Italia de los siglos IX y X no se habría podido hacer algo técnicamente tan "sofisticado", me inclino por situarlo en los alrededores del año 600.

miércoles, 10 de julio de 2019

Capiteles del Museo Nacional Paleocristiano de Aquileia

El Museo Paleocristiano de Aquileia, concebido a medio camino entre la idea de "museo" y la de "yacimiento arqueológico", reúne una importante colección de piezas entre las que destacan algunos relieves, los restos de una mesa sigma, a la que me referí en otro momento, y varios capiteles, de los pude fotografiar a los cuatro de las imágenes adjuntas. Conocidas las complicaciones propias de estos elementos, en este caso, me limito a dar testimonio y poco más...
El AMNP01, sumamente erosionado, destaca por la estructura de cuatro hojas angulares, dobles volutas, cesto cilíndrico recortado por la parte inferior con lo que parece ser una moldura rehundida (tal vez, de media caña), y un ábaco ornado en el frente con tacos rectangulares y perfil mixtilíneo de diseño sumamente original. 
Según definamos la "anchura de la manga", podríamos relacionarlo con algún capitel del sur de Italia pero también con otros hispanos, aparecidos en cierta villa castellana, e incluso, con alguno africano. Y de nuevo surgiría la duda sobre si se trata de una pieza evolucionada o propia de un taller marginal; de si fue tallada "al efecto" o fue reutilizada en los primeros tiempos del cristianismo.

AMNP01
Otro tanto sucede con el AMNP02, de estructura diferente (el cesto es sensiblemente troncocónico y no parece tener collarino) caracterizado por las hojas "de peine", que hacen pensar en piezas del norte de África, de Sevilla (Jardines de Murillo) y de la Mezquita Mayor de Córdoba, sin que ello deba implicar relación cultural alguna.

Capitel AMNP02
Los AMNP03 y AMNP04 parecen responder a esquemas estructurales similares, aunque manifiestan diferencias relevantes, cuando menos, en la manera de resolver lo que podríamos interpretar como el conjunto axial.
A estacar la peculiar configuración del ábaco, mediante segmentos que parecen definir una cruz entre cartelas con un cuadrado definido desde las esquinas exteriores del ábaco.
El modo de marcar la vuelta de las hojas sin talla que defina ningún ornato, me ha hecho pensar —por supuesto, con criterio de "manga ancha"— en algunos "capiteles" de la iglesia dedicada a Felice y Fortunato en Vicenza.
En este caso, la inexistencia de motivos específicamente cristianos, abre, de nuevo,  las posibilidades de adscripción.
Aclaración marginal: no creo que, en este caso, la forma del ábaco se pueda entender como alusión específicamente cristiana.

AMNP03

AMNP05

Mesa sigma

Mesa sigma; detalle.