sábado, 17 de octubre de 2009

Lo útil

Por Julián Smecta

El vigorizante mundo del método científico nos ha brindado con un término interesante: la taxonomía. Como bien creemos, podemos ordenar de manera sistemática y lineal la (aquí, rugido) historia del arte. Si bien el propio lenguaje se adapta a los contextos particulares de su tiempo, es una tarea imprescindible plantearse la siguiente pregunta: ¿cuál es la utilidad de lo útil y cómo podemos superar los principios y los fines de la clasificación del lenguaje?
Todos conocemos más o menos los pormenores de nuestro sistema socioeconómico, un campo abierto a todo tipo de chismorreo. Sabemos que este mismo es el responsable de consolidar una "serialización" de valores hoy en día tan rígidos como cualquier postulado religioso.
"El propósito de la utilidad es cumplir correctamente con la función por la cual ha sido creado”
El anónimo que dejó esta maravilla en la red no nos deja discernir lo siguiente: ¿ qué es cumplir correctamente en el arte? La utilidad hoy en día depende de nuestro sistema socioeconómico… ¡pero eso no significa nada! Uno puede ser una distinguida personalidad en el ámbito medicinal y dedicarse toda su vida a recetar enemas.
Por norma general y por no creer que el arte cumple una función, supongo que hemos caído en la elaborada trampa de nuestro sistema. Cumplir una función no debería estar directamente relacionado con un espectáculo que es el de crear comodidades-sublimaciones si no dentro de un marco que sugiera un desarrollo crítico. Tampoco consiste la crítica en la negación de las otras comodidades en un intento de escalar un ostentosa pirámide de superación. El arte cumple con la función del enriquecimiento crítico, no en el nombre de la supuestas artes pero sí en el planteamiento de choque. El enriquecimiento crítico contribuye al crecimiento cognitivo y a la inteligencia emocional. Por lo que yo supongo, le tengo más estima a todo lo precedente que a la ingeniería de un dique o la consolidación de un sistema global de telecomunicaciones. El propósito, debería sugerir nuestro querido amigo anónimo, es crear preguntas reales y no respuestas amplias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada