jueves, 11 de noviembre de 2010

Tutankamon



 
En el pabellón XII de la semi-abandonada Feria del Campo de Madrid y desde la pasada primavera, está instalada una exposición que, en términos de conducta estética, matiza algunas observaciones de Aloix Riegl... si tenemos en cuenta el éxito de público.  La muestra es una "reconstrucción" de la tumba de Tutankhamon conseguida mediante réplicas fabricadas en un taller de El Cairo (Wulf Kohl, Cairo Studios). En nuestros días, no sólo la "autenticidad" de los restos arqueológicos llama la atención de un público ansioso de experiencias culturales.  
Lo curioso del caso es que la organización de esta exposición corre a cargo de una empresa especializada en promociones comerciales (Semmel Concerts Veranstaltungsservice GmbH) en colaboración con otra especializada en eventos culturales,  que se lanzó al mercado coincidiendo con la EXPO'98  de Lisboa (ArtStation).
El resultado es una exposición-espectáculo con exceso de dorados, centrada en las aventuras de Howard Carter (prefiguración de Indiana Jones) y el contenido de la tumba de Tutankamon, que no desentona con las expectativas del público, ni tan siquiera entre quienes han visto las piezas originales en Egipto, porque la instalación está concebida como un espectáculo en sí misma. "Mejor así, que en El Cairo; sen ven las cosas mejor, hay más espacio, dejan hacer fotos...", me dijo un amigo.
Cuando llegó a Madrid, en la primavera pasada, ya había sido visitada por casi 200.000 personas en varias ciudades europeas.
El mayor inconveniente: El precio de la entrada oscila entre los 7 (niños) y los 14 € (adultos) con una ligera rebaja si acudimos los lunes.
Es importante advertir que no se trata de un museo ni de una exposición organizada por una institución dependiente del Ministerio de Cultura o de alguna otra entidad oficial similar, sino de una iniciativa empresarial concebida para ganar dinero...
En tiempos de privatizaciones progresivas... ¿es imaginable que un museo afronte las inversiones que requieren estas iniciativas? Y de nuevo me inquieta si no estaremos caminando inexorablemente hacia la privatización de los museos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada