lunes, 31 de octubre de 2011

Alighiero Boetti en El Reina Sofía

Cuando imaginas que en el Reina Sofía es difícil organizar una instalación peor,  llega la siguiente.

"En los últimos años se ha suscitado una creciente admiración por el trabajo artístico de Alighiero Boetti y, de modo simultáneo, la atención crítica sobre su obra se ha desplazado desde las esculturas povera, que le habían valido un reconocimiento generalizado a finales de los años sesenta, hasta los bordados que se convirtieron en sello distintivo al final de su carrera".

A lo mejor es porque Afganistán, en pleno proceso de democratización, está de moda...
Hace unos días alguien me preguntaba qué relación tenía el arte con la política. Seguramente ninguna y la proliferación de exposiciones relacionadas directa o indirectamente con Afganistán es, simplemente, coincidencia; no tiene nada que ver con la intención de "democratizar" este "extraño país", que lleva dos mil años peleando por su independencia.


Por lo demás...
Magnífica idea la de colocar las cartelas agrupadas en una esquina de las salas; de ese modo los visitantes quedan invitados a un juego de correspondencias... Recomiendo a los gestores del Reina que a la salida, entreguen una hojita con las soluciones... para que los visitantes calibren su perspicacia.
Magnífica la idea de no poner paneles explicativos. ¿Para qué? Si no los lee nadie.
Magnífico el orden caótico de la exposición... cuando el ciudadano entra por la zona de Sánchez Bustillo. El responsable es Sabatini, que no previó el uso "cultural" —cultural o cosmético— del hospital.
También me parece magnífico el texto del tríptico... aunque no es demasiado claro en lo referente a los diferentes sistemas de proyección  y en las claves estéticas de la valoración de Alighiero Boetti...
Los mapas... Si en el universo estético fuéramos medianamente honestos, las cartelas o, cuando menos el tríptico, deberían contener los nombres de las mujeres que los realizaron. Un europeo encarga tejer mapas del mundo a un grupo de mujeres afganas, que disponen colores según su criterio y... ¿el resultado es una "obra de arte perfecta"?  La clave está en la mente del artista, en "el proceso", en la "accidentalidad", en la "sincronicidad", la "especulación lúdica", "las intervenciones aleatorias", el "pensamiento imaginativo e intuitivo", en "el no hacer"...  
Verborrea "cultureta" para consumo de la beatería estética ¿Hablamos de arte o de elucubraciones metaestéticas?


Sintetizando...
Alighiero Boetti es uno de los creadores más interesantes de la corriente conceptual italiana. Merece un tratamiento que lo enaltezca como creador y no lo transforme en estandarte ocasional de iniciativas militares incomprensibles. ¿Metáfora sobre el etnocentrismo occidental?  O sobre la imposición brutal de un modelo cultural sobre otro...
A destacar: su vinculación con Escher y con Jasper Johns y con algunas de las corrientes estéticas del momento cultural que le tocó vivir...

6 comentarios:

  1. Mª Lorena Pérez Berges1 de noviembre de 2011, 11:51

    Un artista ha de empezar y acabar su obra él mismo, en mi opinión si no lo hace así ya no es "suya" es una colaboración entre varias personas o artistas y qué menos que mencionar sus nombres en tu trabajo, porque al colaborar en la obra tienen la misma importancia que el artista.
    Aunque esto no es una cosa de ahora; Miguel Ángel, también tenía ayudantes que le ayudaban con sus obras y sus nombres se perdieron en el tiempo mientras que el suyo perduró...( Aunque sea cual fuere la forma de realizar sus obras, no se puede decir cuanto menos que son expectaculares)

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel es de los pocos que rechazaba ayudantes aunque sí, seguro que los tuvo no lo niego. Pero no creo que el hecho de que la obra la haga el artista mismo o por medio de otros sea lo más importante a debatir. Y menos aun en el arte de hoy

    ResponderEliminar
  3. Una recomendación bibliográfica:

    http://www.amazon.es/invenci%C3%B3n-del-arte-historia-cultural/dp/8449316405/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1320191934&sr=8-1

    ResponderEliminar
  4. Se ha quedado calvo Larry Shiner...

    ResponderEliminar
  5. Las herramientas de un artista pueden ser extrañas y complejas.

    ResponderEliminar