viernes, 5 de marzo de 2010

Realidad, de Tom Stoppard, en el María Guerrero

Ayer tocaba teatro... En el María Guerrero (Centro Dramático Nacional) representan Realidad,), de Tom Stoppard, escritor sumamente prolífico con gran predicamento en el medio cinematográfico; son suyos los guiones de Brazil, El Imperio del Sol, La casa Rusia, Shakespeare in Love, Enigma, Star Wars, Ep. III, etc. La obra es una especie de enciclopedia dramática que encierra alusiones a obras centradas en "la cuestión sexual", entre las que destacan Tis Pity She's a Whore, de J. Ford y La señorita Julia de Strindberg (uno de mis referentes míticos).
La escenografía (Alfonso Barajas) es magnífica; los vestuarios (María Araujo), manifiestamente mejorables. Se representa en un único acto de dos horas, bajo la dirección de Natalia Menéndez .
El texto... Me siento incapaz de juzgarlo. Dicen que la traducción se ha cargado demasiados matices de la obra original... No he podido comparar los dos textos por razones obvias, pero con tantas deficiencias interpretativas, las palabras, las frases y los párrafos huyen despavoridas.
Las interpretaciones son responsabilidad de Arantxa Aranguren, Juan Codina, Patricia Delgado, Alex García, Jorge Páez, María Pujalte y Javier Cámara, que se ocupa del papel protagonista.
Al acabar, los asistentes aplaudimos (aplaudieron) fervorosamente; tal vez, al personaje creado por Almodóvar... Estas cosas son tan difusas...
Sin embargo, creo que la situación es comparable a la que ya comenté hace tiempo sobre cierto montaje de Hamlet... Entiendo que el Centro Dramático Nacional no debería avalar trabajos tan deficientes, al amparo de la popularidad de un actor, porque estoy seguro de que existen mil profesionales bien capacitados para meterse en la piel de Henry, un personaje atormentado, que en esta versión parece la caricatura de Javier Cámara en cualquier serie para televisión. La popularidad de los actores asegura el éxito de público, pero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada