viernes, 26 de marzo de 2010

Se inauguran las "salas antiguas" del Museo del Prado

En el proceso de expansión que culminará en el "nuevo Prado" han abierto las salas de la pintura medieval y las que ilustran los gustos estéticos de los poderosos de los siglos XV y XVI... El señor Moneo ha diseñado una curiosa emulación de San Baudelio de Berlanga, con arcos de herradura y una columna (¿Pilar?) central de la que nace la "palmera" de arcos característica de aquella antigua iglesia que algunos dicen mozárabe... Formalmente, parece buena idea. Funcionalmente... lo habitual en los proyectos de un arquitecto tan valorado por unos como denostado por otros. Seguramente serán muchas las personas que tropiecen con la pequeña zapata (zócalo) que ha colocado casi en el centro de la sala, para emular el diseño soriano. Seguramente no intenta competir con el Museo "tropezólógico" de Alcalá de Henares, pero los vigilantes van a tener trabajo. Por fortuna, la solución es simple: se coloca un cordón de "respeto" y listo. Por lo demás, en este caso, creo que las condiciones de exhibición de las pinturas románicas son aceptables.

Por el contrario, las nuevas salas de pintura anterior al XVII tienen buen aspecto para una galería fetén de la Ribera de Curtidores; sólo faltan los carteles con los precios, por recordar la anécdota que hace años me contó una buena amiga. Me gustaría creer que la determinación de un criterio museístico ten peculiar responde a razones estratégicas: Las pinturas están tan próximas unas a otras que el color de las paredes no incomoda...
Al contrario de lo que sucede en otras muchas salas y, muy especialmente, en el rinconcito creado para enfatizar la incuestionable calidad de Las hijas de Edward Darley Boit, de John Singer Sargent, frente a Las Meninas. Dese la época de Delacriox, lo sabe todo el mundo menos el director del Museo del Prado: el color circundante puede alterar substancialmente el aspecto de cualquier pintura. Y los tonos verdosos elegidos matizan en positivo la obra inglesa y en negativo, la española. Otra monumental cagada...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada