miércoles, 1 de julio de 2015

Desde Atenas: si o no

Por Paula Estalayo 

Hoy se me hace más patente que nunca la manipulación mediática, el hecho de que la televisión poco tiene que ver con la información y mucho con el adoctrinamiento. Ya se encargaron en hacer saltar las alarmas desde el minuto uno: mensaje del miedo, que la población entre en pánico (tanto en los medios españoles como en los griegos).
Por un lado, veo muy poca información por parte de España acerca de lo que está sucediendo. A menudo se traslada al hablar el NO y SÍ (OXI y NAI) como si lo que apoyase o no la gente fuese salir o quedarse en la UE. El referéndum no trata esa cuestión. La función de este referéndum es preguntar al pueblo griego si aceptan o rechazan las medidas propuestas por Europa. En mi opinión es lo que se supone que cabría esperar en una democracia: ya que se decide sobre el futuro de la población, que esta tenga voz. Si Tsipras hubiese aceptado las condiciones, se le habría criticado y tachado de mentiroso por ser incoherente con su discurso, con las ideas que expuso en su programa. Si hubiese dicho que no, también se habría criticado. Claro que la cuestión de la posible salida de la UE está detrás, pero no hay que confundir.
He visto a gente que ha acudido a la concentración por el SÍ defendiendo que quieren estar en la UE. ¿En qué momento se ha dicho que los que apoyan el NO quieran irse? Simplemente hablan de una dignidad, de no vivir como esclavos, de no dejarse pisar. Hablan de no estar dentro a cualquier precio. Porque lo cierto es que las condiciones que se les está exigiendo desde Bruselas son imposibles. Pero a la parte del SÍ poco le importa este discurso, pues ellos sí tienen poder económico. Subida de impuestos, aumento del IVA, más recortes…son medidas que no pueden dañarles como al resto. Nadie sabe qué seguirá después, sea cuál sea el resultado. Ante la posibilidad de abandonar el euro, la gente que poco tiene es la que menos asustada está, pues poco tiene que perder. En cambio, a  esos mismos que están ahora con el SÍ les entra el miedo, porque entonces sí pueden verse afectados sus privilegios y su poder económico.


Y esta división se extrapola al ámbito internacional: los que piensan que se jodan y que paguen y  los que entienden que la población griega no es culpable de la situación que está viviendo, sino de un mal gobierno con numerosos casos de corrupción.
Hablando de gestiones y corrupciones llegamos a la televisión griega. Es un tema denso, el siguiente enlace da información que puede ayudar a ubicarnos un poco en el contexto:
http://www.truth-out.org/news/item/26302-corruption-clientelism-and-censorship-in-greeces-media-landscape
Todas las cadenas son privadas. Tan solo ERT es estatal (fue cerrada en 2013 y ha sido reabierta con el gobierno de Syriza). Y es esta la única que retransmitió la concentración del 29 de junio en apoyo el NO. El resto de cadenas, nada mostraron. Yo me preguntaba si mencionarían acerca de la solidaridad en otras ciudades europeas, de las manifestaciones que había habido. Lo que no me esperaba es que ni sacaran lo que estaba ocurriendo aquí dentro de Grecia. Sin embargo, concentración del 30 de junio a favor del SÍ, seguida en directo por todos los medios, con imágenes, reportajes, etc.
Esta foto muestra una imagen que sacó Channel Mega el día 29 con el titular: “Red de seguridad para personas mayores” (διχτυ ασφαλειας στους ηλικιωμενους). Lo que esta foto denuncia es que la imagen es utilizada ahora por este medio cuando en realidad data de 2012 en Sudáfrica.


Nadie duda de la importancia de lo que está ocurriendo. Es un momento histórico que no solo atañe al futuro de Grecia. Pero es triste tener que escuchar, por un lado, la constante alarma de crisis como si hubiese estallado una guerra en el país (guerra económica y de mercados aparte), da pena que se funcione por el miedo. Y triste es, por otro lado, escuchar la suficiencia con la que habla algunos desde España, como si a nosotros nos fuera de lujo. Algunos que hablan incluso de despilfarro, que utilizan datos que oyen aquí y allá para sostener su teoría de que Grecia se lo ha buscado. No nos vendría mal algo de humildad a la hora de opinar sobre lo que ocurre. No ya porque “los griegos” no sean un concepto abstracto, sino personas con nombre y rostro. Son personas que están pasando por una situación difícil de la que no son responsables. Escuchas ciertas barbaridades absurdas mientras aquí ves cada día a hombres y mujeres de todas las edades pidiendo para comer. O pasas días en un hospital público y eres consciente de las pésimas condiciones que tiene: situaciones dantescas como que si quieres mesita en la camilla para la comida tienes que pagarla, si se acaba el papel higiénico te aguantas, muy poco personal para muchos pacientes, etc. O conoces la baja relación de los salarios por horas de trabajo. O ves cómo gente de tu entorno tiene que irse fuera si quiere encontrar algo al terminar los estudios. Estas últimas cosas nos pueden resultar bastante familiares a pesar de que seamos un país tan “serio” como dice el amigo Rajoy. Si no surge solo de ahí esa humildad o solidaridad, que surja al menos de que no estamos tan alejados de esto. Además de que parece que gran parte de Europa tiene amnesia y no recuerda cómo se actúo en ocasiones pasadas.


Soy consciente de que hablo desde una cercanía a este país. No espero que todo el mundo tenga la misma empatía que podemos tener personas que estamos viviendo aquí, pues te toca de cerca. Pero sí creo que más que nunca debemos cuestionar aquello que nos cuenten en los medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada