domingo, 15 de noviembre de 2015

Max Bill en la Fundación Juan March

En el tríptico y en la web, los organizadores han recogido una observación de Max Bill sobre la conducta estética de los aficionados al "asunto estético":

"En un texto sobre cuestiones relacionadas con el diseño de exposiciones escrito en 1948, Max Bill decía haberse preguntado con frecuencia "por qué se visitan las exposiciones. He llegado a la conclusión […] de que la mayoría de los visitantes esperan recibir una sensación que exceda el ámbito de su vida cotidiana. La visita a una muestra –añadía– es una ocasión para interrumpir la vida diaria con un día de fiesta".

La exposición ofrecida por Fundación Juan March no llega a tanto. ¿Día de fiesta? Acaso unos minutos de entretenimiento contemplando obras que, por lo general, apenas exceden las "reflexiones perceptivas" de quien dedicó buena parte de su vida a trabajar en la línea de Kandinsky, Klee y Josef Albers.
Interesante para quienes crean que la experiencia estética o, incluso, la formación estética, deben centrarse en las posibilidades perceptivas de combinar color y geometría. Para los demás... lo dicho, unos minutos de entretenimiento que los organizadores de la exposición han intentado dilatar mediante un montaje de calidad y buen gusto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada