jueves, 5 de marzo de 2009

LA CULTURA DEMOCRATIZADA

Por Andrea López Montero

“La cultura ya es de masas” rezaba el titular de ayer de la sección cultural de El País: como dato positivo, aumento de la compra de claves de la alta cultura: libros, películas de culto y revistas frente a los habituales betsellers y films de entretenimiento.
Dato inestable a distintas opiniones pero que constata un nivel cultural medio más alto. Pero ¿el aumento del consumo (compra) de cultura significa cultura como constante en el público general? Cultura como conocimiento entendido, como práctica de dicho entendimiento, con su consecuente dificultad y tiempo, o mero consumo mecánico.
¿Aumento de cultura o quizá adaptación al popular e impulso publicitario desde los organismos de poder para que esta entre dentro del consumo, de la lógica del mercado?
Se recogen en el artículo, entre otras, palabras de Francisco Chacón: “Antes había un desnivel notable entre unos pocos muy preparados y una mayoría que no alcanzaba la excelencia en el conocimiento", añade. "Esa distancia se ha acortado y el nivel cultural se ha democratizado”
Resulta curioso el uso de los términos nivel cultural democratizado; la democracia iguala una serie de características culturales desde sus propias cualidades… imponiendo unas categorizaciones ideales que hacen de un consumo cultural determinado una necesidad curricular para presentarse como el ciudadano correcto e interesado.
Enlazando otro dato estadístico sobre el aumento de la asistencia a museos, conciertos, teatro y danza, estadística de “Hábitos y prácticas culturales” con lo que su propio nombre resalta… la cultura como hábito, como rutina social impuesta. La visita al Prado (preferente en este aprendizaje del “ideal ciudadano”) es la que cuenta con un mayor aumento de visitantes… Artículo que coincide con la exposición de Bacon en el Prado y con la presentación del director adjunto de conservación del mismo, Gabriele Finaldi, del recorrido que realizaría un “visitante ideal” (término utilizado por ellos mismos) tras la reordenación de sus salas:
“nuevo recorrido […] que resume un viaje por los grandes maestros de la pinacoteca a través de una selección de 400 obras”….
Un paseo por el Prado del Futuro se titula la noticia…: “visitante ideal” no ya un visitante interesado en las obras, o en algunas determinadas por su propia inquietud o afinidad, sino idealizadas y prefijadas, ¡idóneas!: el perfecto recorrido según quién, según qué juicio ¿estético, biográfico? Si bien es una selección habitual en los museos no deja de someter a categorías, aislar, descartar y rechazar en pos de lo que se debe ver, de lo que se debe consumir. La cultura democratizada según intereses históricos, nacionalistas y políticos.
Búsqueda compulsiva de las obras magistrales. Ya no hay un diálogo distraído, sincero, con la obra, un chocarse, un dejarse maravillar, encontrarse con y en la pintura… Seleccionamos, eliminamos, obviamos dentro de la velocidad que solo nos deja conocer lo necesario, ¡el mínimo social ¡es suficiente, es ideal!
Consumimos cultura, pero ¿dejamos qué la cultura nos inquiete? La intentamos descubrir, la queremos entender, dialogar, o tan solo poseer como otro producto más.
Qué saca de ARTE un “visitante ideal”, del arte completo: porque así se niega el arte, se le niega situándolo en un plano histórico su encuentro con él y ahora se le incita a descuartizarlo según el interés, que no es determinado desde la búsqueda del individuo sino impuesto por el organismo cultural, y controlando la expresión corporal que la obra pueda causar, faltaría menos. He ahí el visitante ideal hierático y vacio.
El espectador ya no vive la obra, se aleja y es alejado de la misma, es algo lejano, perteneciente a la historia, es pasado pese a situarse en presente frente a la obra, directamente con la materia en un cuerpo a cuerpo.
La cultura, la información nos domina, nos engaña y su verdad es “LA VERDAD”. Desde los museos, desde los organismos políticos, desde el artículo de opinión. Confiamos en que no nos engañan, y creemos, nos sentimos seguros ¡nos informan de los hechos reales!
Y es la anécdota que viene a continuación la que justifica todo lo dicho hasta ahora, qué cultura, qué arte:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/alma/cuerpo/elpepiopi/20090216elpepiopi_4/Tes
Artículo de opinión de Feliz de Azúa donde con seriedad justifica la obra de Bacon dentro de la vida con su mujer e hijos y nos deja creer que Diego Velazquez no fue Diego sino Isabel, llevándonos al desconcierto entre la forma y el contenido. Expresándose con una lógica de historiador, (similar a cualquier visita guiada del Prado donde nos cuenten los entresijos de la Corte para acercarnos a la pintura de Velazquez) incluso planteando la Venus del Espejo como consecuencia de que Isabel Velazquez ocultase ser mujer… Si bien inverosímil resulta creíble, incluyendo blogs que han tomado las nuevas características del pintor de corte como reales y de no saber que Bacon era homosexual la justificación de los cuadros se hace “evidente”.
No deja de constatar la creencia de que lo publicado es real, y de cómo se nos acerca hoy a una obra de arte.
Cómo la obra del artista se analiza justificándola en los períodos dramáticos de su vida, siendo el medio morboso actual que nos queda para acercarnos a una obra, como si en el cotilleo sobre sus penurias fuésemos más cercanos al artista, y no fuese el artista quien ha pasado a formar parte de la historia de la obra, de la vida de la obra, que en el momento q ha sido creada, inicia un recorrido propio, con materia y cuerpo, Adquiriendo valor por sí sola, acabada la función del artista de posibilitar materialmente el encuentro del espectador con la obra.
Lo creado que interactúa hoy directamente con el espectador. Por sí solo, con la fuerza plástica, técnica, desde la percepción primaria, instintiva hasta la elaborada, cargada de contenido: todo aunado dentro de sí para ofrecerse al entendimiento, a ser descifrado por cada individuo, desde la vivencia de este y la obra.
¿Qué cultura estamos adquiriendo, el acercamiento al arte como sustituto de la prensa rosa? ¿La vida de los Janeiro vsus las Meninas y su corte? ¿Es acercarse al arte? ¿Es toda la cultura que rodea al arte?

Las direcciones de los otros artículos:
Un paseo por el Prado del futuro: http://www.elpais.com/articulo/cultura/paseo/Prado/futuro/elpepicul/20090303elpepicul_1/Tes
La cultura ya es de masas:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/cultura/masas/elpepisoc/20090303elpepisoc_1/Tes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada