martes, 21 de diciembre de 2010

Muñoz Molina...

Soy de los muchos que, generalmente, se sienten identificados con los juicios de Antonio Muñoz Molina... Mejor debiera decir: Soy de los muchos que, hasta ahora, se sentían identificados con los juicios de Antonio Muñoz Molina. Un pequeño cambio de tiempo verbal encierra un juicio que destruye la premisa primera... Una decepción más que unir a tantas otras.

Conocida la portada del último número de El País Semanal, dedicada a Belén Esteban, el académico y escritor ha publicado en su blog un breve comentario que ha circulado a velocidad de vértigo por los medios de comunicación y al que me lancé con la esperanza de reforzar los cauces de sintonía. Lo incluyo íntegro a continuación:

"He leído El País desde que empezó a publicarse: me acuerdo de leer el primer número un día de mayo de 1976, tomando el sol, en los jardines del Triunfo, en Granada, cerca del Hospital Real, donde estaban entonces los primeros cursos de la facultad de Letras. Que apareciera un periódico así era un síntoma de que tal vez estaba de verdad comenzando otra vida, otra época. Llevo escribiendo en él veinte años(de todo empieza a hacer ya mucho tiempo). Nunca, nunca, habría imaginado que en la portada de El País Semanal pudiera aparecer una foto de Belén Esteban. ¿De verdad ya da todo lo mismo?
Me consuelo leyendo a Elvira, a Santos Juliá, ese artículo de Vargas Llosa sobre una escuela sueca que, como bien apunta Manuel, no sería posible bajo un sistema económico como el que él mismo preconiza. O encontrando en la columna de William Chislett algunas reflexiones en paralelo sobre España y Finlandia, que pueden ser muy aleccionadoras:
http://www.elimparcial.es/economia/marca-pais-75815.html"


¿El señor Muñoz Molina se entera ahora de por dónde camina la empresa que le paga? El escepticismo me lanza a pensar si no estará haciendo méritos para que le contraten en La Noria...
Para completar la imagen de perspicacia, incluye la referencia a un artículo, supuestamente "ejemplarizante", de William Chislett con algunas iniciativas finlandesas que podrían ser útiles para España.
La primera: apostar por un cambio radical en la imagen de marca de España, de lo español, empleando para ello el conducto diplomático... Plantearlo ahora, cuando los papeles de Wikileaks nos retratan como democracia bananera, parece, cuando menos, aventurado en exceso.
Y culmina el texto publicado por El Imparcial (dirigido por Luis María Ansón) refiriéndose al informe PISA para enfatizar la importancia de la educación en cualquier iniciativa ambiciosa a medio y largo plazo. ¡Loor a Perogrullo! ¿Reflexiones aleccionadoras? Que lo diga un inglés tiene sentido; que lo enfatice un escritor español de prestigio empapado en la realidad cotidiana, vuelve a ser afrenta a la inteligencia ajena. Me gustaría saber cómo se pasa de un sistema que ha hundido la educación pública por no enfrentarse con la Iglesia, a otro parecido al finlandés, donde apenas existe educación privada... Nuestro sistema cultural, en la parte encarcelada por los círculos de poder, aún antepone las creencias y, en general, los derechos de los grupos privilegiados, al bien común.

Suponiendo que no está haciendo méritos para participar en La Noria, me sorprende que el señor Muñoz Molina conozca a estas alturas la relación (de realimentación) existente entre las estrategias de empresas como PRISA y Tele 5 con "fenómenos" como Belén Esteban... No me cabe en la cabeza que alguien tan agudo se haya enterado a finales del 2010 de que los medios de comunicación son, ante todo, empresas dedicadas a vender publicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada