lunes, 4 de marzo de 2013

El CA2M, ¿un museo de paso?

Hacía tiempo que no paseábamos por las salas del CA2M, de Móstoles. Alguien me había comentado que merecía la pena echar un vistazo a la obra de Halil Altindere. Me aseguraron que me divertiría "como nunca"... Naturalmente, no me hacía muchas ilusiones, porque cuando  un amigo recomienda algo, existen muchas posibilidades de que esté vencido por el optimismo derivado de una noche loca. Sin embargo, la visita empezó bien, porque, como en las buenas películas, nos recibieron con una sorpresa: no nos facilitaron "entrada"...  ¿Será para no tener que justificar datos incómodos...? Tonterías  —me dije—, seguro que cuentan los visitantes con otro sistema...
La exposición ha sido comisariada por el director del Centre, Ferrán Barenblit:

"A través de sus vídeos, fotografías, pinturas y esculturas, Halil Altındere analiza la realidad de su país, Turquía, al subrayar las tensiones que generan los binomios de tradición / modernidad, nación / identidad y sociedad / gobierno. Al mismo tiempo, presta atención a las nociones de comunidad y control indagando en la naturaleza del poder. Para ello, no se vale de referencias directas, sino más bien de elementos aparentemente anecdóticos que cobran toda su dimensión gracias a la complicidad del espectador. Hace ya años que el trabajo de Halil Altındere fue definido por René Block, uno de los mayores conocedores de la escena turca contemporánea, mediante cuatro atributos: compromiso político, estética radical, atrevido y renovador..."


Retrato de René Block (detalle)


Retrato de Vasif Kortun (detalle)
El montaje ofrece dos pinturas hiperrealistas (estilo CMOS 22 MP) de Azamat Kuliev: Vasif (2011) y René (2011). Según las cartelas,

"Vasif Kortun es director de investigación y programas de la institución SALT, en Estambul y uno de los mayores conocedores de la escena artística contemporánea. Fue comisario de los pabellones de Turquía en la Bienal de Sao Paulo de 994 y 1998 y en la Bienal de Venecia de 2007, además de realizar el comisariado del pabellón de los Emiratos Árabes Unidos en la Bienal de Venecia de 2011.  
René Block es comisario y crítico de arte y uno de los responsables de la proyección internacional del arte turco a partir de la década de 1990. Fue comisario de la exposición Halil Altindere en Berlín."

Me acordé de la costumbre que tienen los turcos de colocar el retrato de Mustafa Kemal Atatürk en cualquier sitio importante y comprendí con claridad el sentido político radical atrevido y renovador...  La exposición no se entendería sin los retratos de estos dos personajes, a quienes seguramente se alude con la finalidad de desenmascararlos... Es más, sugiero que en todas las exposiciones individuales que se realicen de ahora en adelante en los centros de arte que emulen al MNCARS o al MOMA, se incluyan los retratos —realizados al óleo sobre lienzo— de los comisarios que lanzaron al estrellato al artista de turno. De ese modo, nos familiarizaríamos con las personas que, en gran medida, han "construido" el arte reciente... ¿He dicho construido? ¡Qué perversidad! Naturalmente, en España habría que encargar los retratos a Antonio López...  Y me solazo imaginando a ciertos personajes posando para el pintor manchego. Seguro que algunos emularían a Manuel Marín y preferirían la cámara de Cristina García Rodero...


¿La obra de Halil Altindere? Lo de siempre pero con "temática" turca. Alguna obra interesante, alguna simpleza. Expresión de la trivialidad retórica habitual. Recordé el soufflé de la "alianza de civilizaciones"... Y de nuevo me asalta una duda estúpida: ¿en un país islámico se puede hacer arte para consumo o reconocimiento occidental? ¿Para acreditar "occidentalización" y "modernidad"? Deduzco que en aquel país peculiar por tantas cosas, frontera entre Europa y Asia, el arte juega un papel político demasiado importante para dejarlo en las exclusivas manos de los artistas... En ello sí que se manifiestan lazos poderosos y sorprendentes con lo de aquí: también en el siglo XXI el Mediterráneo parece un patio de vecindad.
(Curiosidad: no es posible acceder a la página web de la Pilot Galeri, situada en el extremo norte de una de las calles más emblemáticas de Estambul (Istiklal), que ha prestado algunas obras de la exposición...)

Por el mismo precio se puede ver otra muestra: Pop Politics: "Activismos a 33 Revoluciones", comisariada por Iván Munuera:

"Pop Politics: Activismos a 33 Revoluciones es una exposición que plantea una reivindicación de las formas políticas específicas producidas en la música Pop a través de las prácticas artísticas contemporáneas. Una manera de abordar la producción cultural actual desde un posicionamiento ideológico determinado por las prácticas de empoderamiento personal, los espacios compartidos, la visión emancipada del espectador, los medios de comunicación y la apropiación y reconexión de informaciones diversas. Una exposición sobre prácticas artísticas contemporáneas en continuo movimiento"

¿Prácticas de empoderamiento personal? Me gusta la idea. También me ha hecho gracia el objetivo de "abarcar propuestas que van más allá de las artes visuales para incluir el cine, la música, la literatura, el diseño o las artes escénicas". Estoy seguro de que quienes están moviendo las reacciones críticas a la situación política actual acudirán en tropel al CA2M a buscar luz para sus tribulaciones...

Para contextualizar estas propuestas es relevante leer qué misión tienen el Centro de Arte Dos de Mayo, según recoge la propia web:

"El CA2M Centro de Arte Dos de Mayo tiene como principal objetivo poner en marcha trabajo en arte contemporáneo y ponerlo a disposición de su público. A través de sus exposiciones, colección, actividades, propuestas educativas, investigación, web y publicaciones, CA2M hace efectivo su compromiso con la creación contemporánea y el pensamiento crítico.
El CA2M trabaja siguiendo unas líneas que atraviesan el conjunto de su programación y que le ayudan a abarcar propuestas que van más allá de las artes visuales para incluir el cine, la música, la literatura, el diseño o las artes escénicas.
Su situación en Móstoles le permite cuestionarse la compleja definición de las metrópolis y su papel en la cultura contemporánea, al articular su vinculación con su entorno más inmediato en el sur de la Comunidad de Madrid con su vocación de traspasar estas fronteras".

Me ha sorprendido gratamente la claridad expositiva del texto —no es lo más frecuente en los centros de este tipo—, pero de nuevo he sonreído con lo del "compromiso con el pensamiento crítico" y con lo de "abarcar propuestas que van más allá de las artes visuales para incluir el cine, la música, la literatura, el diseño o las artes escénicas".

—No te rías, estúpido. El cine tiene un importante componente visual, pero... ¡El cine siempre ha sido otra cosa!
—¿Y el diseño...? ¿Por qué no la arquitectura?
—¡La utilidad!
—Perdón... había olvidado que el arte debe inducir placer desinteresado...
—Simplemente, se trata de ampliar progresivamente los objetivos de un centro de finalidad estética.  No busques tres pies al gato.
—Vale, vale. Sé benévolo con mi ignorancia...

¿Pop Politics? Sólo puedo destacar alguna "genialidad", como la de los mecanismos para cajas de música...

Desde el reconocimiento de la labor de proyección que están haciendo en el CA2M con los jóvenes creadores, he salido con la impresión de que, sobre todo, es un buen centro curricular... Estoy seguro de que su actual director acabará siéndolo del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, aunque acaso le falte asumir el rigor impuesto por la seriedad del arte, ese rígor mortis que caracteriza la acción estética institucional de mayor relumbrón.

Recorrimos el centro sin cruzarnos con otras personas que sus empleados...  Y de nuevo reverdeció aquel juicio de Lyotard sobre la endogamia de las ciencias sociales. ¿Será cierto que estos centros sólo tienen utilidad curricular?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada