viernes, 15 de marzo de 2013

¿El Vaticano entra en el juego populista?

Tal parece desde los encabezados ofrecidos por los medios de comunicación.  Sabiendo que la jerarquía eclesiástica jamás da puntada sin hilo, parece obvia la apuesta por un Papa capacitado para dar respuesta a las corrientes sociológicas más activas de Latinoamérica. El catolicismo pierde terreno en beneficio de otras religiones; los jóvenes se distancian del cristianismo y, poco a poco, las ideas políticas dominantes giran en direcciones poco convenientes para los intereses conservadores.
¿Es previsible un resultado comparable al que movilizó la elección de Karol J. Wojtyła? Para empezar, los medios de comunicación han tenido que tomar partido para interpretar la relación del obispo Berboblio con el gobierno de Videla. A pesar de algunos testimonios contundentes, le ha defendido Pérez Esquivel (premio Nobel de la Paz), pero su beligerancia con algunas iniciativas legislativas de los Kirchner (aborto, matrimonio entre homosexuales) refuerza la polaridad que tradicionalmente deja a la Iglesia frente a quienes apuestan por sociedades más justas y atentas a las circunstancias del presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada