miércoles, 5 de junio de 2013

Los expedientes brillantes ningunean al señor ministro

Tanto preocuparse por la excelencia y le pagan de ese modo... Seguimos con la espuma de los días.
Sucedió ayer, coincidiendo con el momento en el que los voceros más cercanos a FAES,"sensibilizados" por los efectos catastróficos del objetivo sagrado, anuncian la rebaja del IVA cultural. El ministro Wert acudió a entregar los Premios Nacionales Fin de Carrera del curso 2009-2010 y algunos de los protagonistas, en gesto que les descalifica absolutamente, rehusaron estrechar su mano, al tiempo que, con gestos desabridos, manifestaban disconformidad con la actual política educativa. Es lo malo que tiene estudiar en un ambiente dominado por el perverso relativismo nihilista: fomenta el espíritu crítico hasta la desmesura y el apocalípsis.
Los acontecimientos dan la razón al señor Wert: es fundamental para el buen desarrollo de la muy noble civilización occidental —de honda raíz cristiana— que el sistema educativo engendre "buenos ciudadanos", preparados para producir competitivamente dentro del sistema esclavista (es mejor ser esclavo que parado), "educados como Dios manda" y, sobre todo, capacitados para comportarse como es debido en los actos públicos. Faltaría más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada