lunes, 17 de mayo de 2010

El Alminar de san Juan

Es un magnífico ejemplo de lo complicado que puede ser tomar una decisión en materia de restauración arquitectónica. Seguramente es el único alminar de época islámica que podemos ver en Córdoba (el de Abd Al-Rahman III está revestido); pero fue construido con la misma piedra empleada en la mezquita mayor y se encuentra en un estado de conservación deplorable; tanto que debieron colocar una marquesina con plataforma de vidrio para proteger a los viandantes. Y, conociendo como se explica la historia de Córdoba en la actualidad, me asalta la idea de si este alminar no será un testigo histórico incómodo...

Por supuesto, le sucede lo que a cualquier edificación antigua: ha sufrido mutilaciones (está desmochado), alteraciones de uso, reparaciones groseras, restauraciones discutibles... Llegados al siglo XXI, con los actuales criterios, ¿qué se debería hacer? Interesante "problemoide" de conservación patrimonial, por distinguirlo de los "problemas" o situaciones con solución de mayor o menor complejidad.
Aún conserva algunos elementos netamente islámicos, como los arquillos geminados construidos combinando piedra y ladrillo, de factura similar a los arcos de la mezquita mayor. También es interesante un capitel corintio, que algunos autores creen del siglo IX, pero que más parece romano, seguramente, del siglo II. Desde los rasgos mencionados, para la clasificación del alminar podría adjudicarse a un lapso cronológico comprendido entre los siglos IX y X.
¿Qué se puede hacer con los restos del alminar más antiguo de Córdoba? ¿Dejarlo en el lamentable y patético aspecto recogido en la fotografía?
Poniéndome en la piel de las autoridades culturales cordobesas, comprendo el sentido de una expresión castiza repetida hasta la saciedad por un amigo llamado Florencio, encargado de obras de gran sabiduría, es decir, alarife por la gracia de Dios, que la expresaba cuando topaba con un tajo difícil... El alminar de san Juan sería "una-especie-de-la-jodimos-con-ventanas-a-la-calle-y-jabalcones-a-cuarenta-y-cinco-grados". Literalmente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada