martes, 17 de mayo de 2011

Madrid Río en San Isidro 2011. Sigue la metáfora cazurra


Madrid Río, San Isidro 2011
"Más de ocho mil puntos de iluminación con fuego formarán una indescriptible instalación en las riberas del río y sobre su caudal, en cuya superficie flotarán estructuras metálicas con diferentes formas que albergarán infinidad de llamas, elementos que proyectarán su reflejo en el agua creando una atmósfera intensa y mágica.
El agua, las orillas, el puente, los jardines… todo estará cubierto por sorprendentes construcciones cubiertas de lámparas vivas, fuego, brasas e incandescencia, ingenios que nos envolverán en su ambiente cálido y rojizo.
De repente estaremos en otro Madrid, una ciudad que es la misma pero no es la misma, el Madrid que a veces vemos en los sueños. Una bella perspectiva que invitará a los ciudadanos a pasear con calma, a dejarse llevar por el efecto hipnótico de la instalación, a sentarse en los columpios, disfrutar de la música y contemplar el espectáculo, a tomar fotos… aunque, más fuerte que ninguna imagen, la memoria de la experiencia sensorial: la calidez de las velas, el siseo del fuego, los olores, la música… todo creando una sinfonía para los sentidos, una impresión vibrante que nos acompañará para siempre.
La vuelta a los orígenes, la comunión del hombre con el fuego – elemento de fuerza, energía y fascinación – es lo que nos ofrece Carabosse, una compañía colorida y muy especial que trabaja de forma artesanal. Son los magos que calladamente dan vida a esta catarsis, creando un espectáculo para los sentidos con elementos tan simples como carbón, velas, tubos y potes de barro, o incluso prendas de ropa. Sencillas estructuras geométricas de hierro forjado son los cimientos de la ilusión, cuidadosamente mantenida por los miembros de la compañía durante toda la velada: los arquitectos de la ciudad fantasma, los guardianes del fuego, los fabricantes de quimeras que velan de principio a fin por cada una de las llamas que encenderán nuestra fantasía. Pura poesía que durante unas horas iluminará nuestras almas".

Así  era presentaba la “actividad”  ”NOCHES DE FUEGO SOBRE EL RÍO” en el programa de las fiestas de San Isidro del 2011… Me imaginé algo maravilloso, comparable a lo que hacen todos los veranos en Pedraza, las noches veraniegas en via Giulia, el Sacromonte  o, incluso, las celebraciones pijas de quienes decoran con candelas los jardines de sus casas palaciegas; pero de dimensiones faraónicas. Y con las cámaras al hombro, acudimos a experimentar una noche de éxtasis y orgasmo visual “desinteresado”…


Madrid Río, San Isidro 2011

Pero está clara la voluntad del alcalde por enfatizar el trasfondo metafórico de Madrid Río. Había que dejar clara la relación del nuevo proyecto con el pasada inmediato. Ignoro si los miles de ciudadanos que acudieron al contemplar el espectáculo en directo, entre agobios y angosturas, quedaron satisfechos con el efecto visual de las llamas (los madrileños hemos acreditado ser tremendamente conformistas);  pero por la escandalosa humareda, estaba clara la alusión reiterativa a la M-30 y, más concretamente,  a su muy acreditada capacidad contaminante. ¡Jamás vi mayor zorrera! El resultado fue tan brillante que sugiero a las autoridades repetirlo y aún extenderlo a todo Madrid. Con ocasión de los festejos de San Isidro 2012, llenen Madrid de potes troncocónicos (es decir, tiestos sin agujero) con parafina, para que los madrileños y quienes nos visiten  disfrutemos de “Una bella perspectiva que invitará a los ciudadanos a pasear con calma, a dejarse llevar por el efecto hipnótico de la instalación, a sentarse en los columpios, disfrutar de la música y contemplar el espectáculo, a tomar fotos… aunque, más fuerte que ninguna imagen, la memoria de la experiencia sensorial: la calidez de las velas, el siseo del fuego, los olores, la música… todo creando una sinfonía para los sentidos, una impresión vibrante que nos acompañará para siempre”.

He visto muchos espectáculos comparables (se han puesto de moda en los pueblos y ciudades de Castilla), pero jamás vi ninguno tan mal pensado ni tan poco imaginativo. ¿No han encontrado nuestros gestores municipales a nadie mejor cualificado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada