sábado, 18 de mayo de 2013

Dialéctica arquitectónica

La Fundación ICO ofrece una curiosa exposición doble,  para ofrecer una instantánea  de la arquitectura española del pasado reciente, articulada según claves dialécticas, entre "lo mejor" y "lo peor".  Comisariada por Luis Fernández-Galiano, por un lado se muestra el inventario fotográfico realizado por Julia Schulz-Dornburg, sobre las "Ruinas Modernas" derivadas del estallido de la burbuja inmobiliaria, y por el otro, una selección de proyectos de arquitectos españoles (Spain Mon Amour), de edades comprendidas entre los 50 y los 55 años, de gran reconocimiento profesional.

"Las dos muestras simultáneas no pretenden contraponer las virtudes arquitectónicas y los vicios urbanísticos de la España del boom, porque en esta etapa el país produjo también obras disparatadas y planes ejemplares; tampoco desean enfatizar el contraste entre admirables edificios públicos y deplorables promociones privadas, porque durante estos años la iniciativa y el control público a menudo descarrilaron, mientras el sector privado levantó en ocasiones obras y conjuntos significativos; al cabo, lo que las exposiciones proponen es más bien una mirada reflexiva sobre los logros y las lacras de un tiempo acelerado y una hoguera económica que ha dejado tras de sí brasas y cenizas."


Teatro de La Lira, Ripoll
Lo más interesante está en la concepción expositiva de "lo positivo", articulada a partir de algunas obras de Mansilla + Tuñón (MUSAC,  Ayuntamiento de Lalín y Museo de las Colecciones Reales), Nieto Sobejano (Museos de al-Zahra, de San Telmo e Historia de Lugo), Paredes Pedrosa (Universidad Popular Infantil de Gandía, Villa de La Olmeda, Museo Arqueológico de Almería), RCR (Estadio de Olot, Hogar de Jubilados de Barcelona y La Lira de Ripoll), Francisco Mangado (Pabellón Epañol de la Expo de Zaragoza, Museo Arqueológico de Álava y Palacio de Congresos de Palma).
Desde unas cuantas fotografías, han diseñado una "instalación-pereformance" con la participación de varios estudiantes de arquitectura de los últimos años, que vestidos de blanco y con guantes del mismo color —en iconografía relacionada con la tradición del "donante" u "oferente"—, muestran las maquetas de yeso de los edificios a los visitantes, les explican las cualidades de su excelencia arquitectónica y se ofrecen al intercambio de juicios u opiniones, por supuesto, si media voluntad de debate... 
Quienes se dirigieron a nosotros, aunque no habían visitado parte de los edificios  destacados y debieron padecer ciertos matices reticentes (especialmente, sobre La Lira de Ripoll y algunas obras de Nieto Sobejano y Mansilla +Tuñón), asumieron con entusiasmo su papel divulgativo y nos hicieron pasar unos minutos gratos y especialmente fructíferos. Alguno, incluso, expuso juicios sorprendentes sobre la utilidad social de ciertos proyectos...

A pesar de la "pobreza" de los materiales recogidos en la muestra y en la página web, la exposición ofrece una vía de manifiestas posibilidades desde lo más específico de la acción de "mostrar". En suma, magnífico ejemplo de práctica museística para tiempos de penurias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada