viernes, 24 de mayo de 2013

Razones para gastar más de 1,5 millones de euros en arte


Al parecer —acaso sea mucho parecer— Pilar Citoler y el Gobierno de Aragón han llegado a un acuerdo para que la colección Circa XX se quede en el Museo Pablo Serrano, de Zaragoza.

"El Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos (IAACC), también conocido como Museo Pablo Serrano de Zaragoza, acogerá en 2014 la colección Circa XX, una de las más representativas del arte de la segunda mitad del siglo pasado, que suma más de 1.300 obras y que actualmente es propiedad de Pilar Citoler (Zaragoza, 1939), odontóloga de profesión y coleccionista y premio de Arco a la mejor colección en 2005.
La consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat, y la propietaria han suscrito este viernes, 17 de mayo, el protocolo inicial para comenzar la tramitación administrativa encaminada a la donación por parte de Citoler del 85 por ciento de la colección a la Comunidad autónoma y la compra por parte de esta última del 15 por ciento restante, integrándose así en la colección de arte contemporáneo del Gobierno aragonés."

Según recogen los medios, la cifra del acuerdo podrían ser 1,5 millones de euros (pagaderos en cinco años), puesto que durante las negociaciones con el gobierno andaluz para exponerla en el nonato edificio de Nieto Sobejano, se procedió a una tasación que arrojó la cifra de 10 millones. En aquellos "lejanos" tiempos, la intención de Pilar Citoler era recibir el 40 %, es decir, 4 millones de euros. No obstante, los medios indican que no se ha cerrado el acuerdo porque aún falta concertar la tasación final... que acaso tenga por objetivo los 2 millones. 

Me ha hecho gracia el texto de la noticia lanzada por Europa Presss, al recoger las "importantes razones" esgrimidas por la presidenta de Aragón para justificar el gasto... Agradeció la "generosidad" de la señora Citoler... Dijo que es un "regalo a todos los aragoneses"; que es una "buena prioridad"; que la actual dueña  "se privó de muchas cosas"; que "traerá cultura y turismo" y que, por consiguiente, "revertirá económicamente" en Aragón; que el museo Pablo Serrano se convertirá en "referencia nacional" y que, en consecuencia, "Aragón se verá más en España", al cerrar un "triángulo del arte" (con el de Bellas Artes y el que está construyendo cierta entidad financiera); que potenciará "contactos internacionales" con Europa, América y Asia; que contribuirá a elevar el nivel cultural de los ciudadanos; que facilitará el establecimiento de "lazos estrechos" entre los partidos políticos, las instituciones y la sociedad en su conjunto, superando "enfrentamientos y obstrucciones" para "olvidar las cosas negativas y hacer un Aragón mejor y una España mejor".


Queda al buen sentido del contribuyente valorar tan "peculiares" argumentos... Francamente, no creo que la colección incremente de modo significativo la potencialidad turística de Zaragoza, ni que Aragón se vea más en España, ni que el triángulo mencionado tenga entidad desde ese mismo punto de vista... ¿Potenciará contactos internacionales? Prefiero no decir lo que me sugiere ese "argumento"...
Lo de que "facilitará el establecimiento entre los partidos políticos, las instituciones y la sociedad en su conjunto, superando enfrentamientos y obstrucciones para olvidar las cosas negativas y hacer un Aragón mejor y una España mejor", me ha dejado traspuesto: ha mejorado ampliamente el cinismo de Stanley Kubrick en el desenlace de La naranja mecánica, cuando "el ministro" regala a Álex el equipo musical:

"No es ningún secreto que el gobierno ha perdido mucha popularidad por tu culpa. Hay quien piensa que perderemos las próximas elecciones.Toda la prensa ha estado atacando constantemente nuestro experimento, pero la opinión pública es muy tornadiza. 
(...)
Tengo entendido que te gusta la música y te he preparado una pequeña sorpresa (...) Creo que te va a gustar es...  algo así... ¿cómo te diría...?  Como un símbolo de nuestro nuevo pacto, un pacto entre dos amigos."
Y suenan las notas finales de la Novena Sinfonía...

Por fin he comprendido las razones para convertir la Aljafería en sede del paramento aragonés... Hasta hoy hubiera jurado que sólo fue un alarde baturro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada