sábado, 18 de mayo de 2013

Wert se presenta con morrión de bacín

Otro día aciago para la sociedad española y, muy especialmente, para la necesaria reforma del sistema educativo: el consejo de ministros en minúsculas, por supuesto ha dado el plácet al proyecto preparado por los asesores confesionales. Ni tan siquiera han incluido cambios substanciales para aligerar la tensión con las comunidades "problemáticas".  Estimular la demanda de quienes deseen que sus hijos asistan a colegios privados a costa del contribuyente es un insulto a la inteligencia. Me pregunto si los iluminados liberales no estarán valorando la "conveniencia" de envolvernos en una nueva "cruzada"...
Supongo que tras las próximas elecciones, al gobierno correspondiente se le ocurrirá replantear las relaciones con la Santa Sede y afrontar una nueva reforma educativa... ¿O seguimos estando más cerca de África que de Europa?


"No ha mucho hubo quien hizo como que se escandalizaba de que, respondiendo yo a los que nos reprochaban a los españoles nuestra incapacidad científica, dijese, después de hacer observar que la luz eléctrica luce aquí, corre aquí la locomotora tan bien como donde se inventaron, y nos servimos de los logaritmos como en el país donde fueron ideados, aquello de: «¡que inventen ellos!». Expresión paradójica a que no renuncio. Los españoles deberíamos apropiarnos no poco de aquellos sabios consejos que a los rusos, nuestros semejantes, dirigía el conde José de Maistre en aquellas sus admirables cartas al conde Rasoumowski, sobre la educación pública en Rusia, cuando le decía que no por no estar hecha para la ciencia debe una nación estimarse menos; que los romanos no entendieron de arte ni tuvieron matemático, lo que no les impidió hacer su papel, y todo lo que añadía sobre esa muchedumbre de semisabios falsos y orgullosos, idólatras de los gustos, las modas y las lenguas extranjeras y siempre prontos a derribar cuanto desprecian, que es todo.
¿Que no tenemos espíritu científico? ¿Y qué, si tenemos algún espíritu? ¿Y se sabe si el que tenemos es o no
compatible con ese otro?
Mas al decir, ¡que inventen ellos!, no quise decir que hayamos de contentarnos con un papel pasivo, no. Ellos a la ciencia de que nos aprovecharemos; nosotros, a lo nuestro. No basta defenderse, hay que atacar.
Pero atacar con tino y cautela. La razón ha de ser nuestra arma. Lo es hasta del loco. Nuestro loco sublime, nuestro modelo, Don Quijote, después que destrozó de dos cuchilladas aquella a modo de media celada que encajó con el morrión, «la tornó a hacer de nuevo, poniéndole unas barras de hierro por de dentro, de tal manera que él quedó satisfecho de su fortaleza, y sin querer hacer nueva experiencia della la diputó y tuvo por celada finísima de encaje». Y con ella en la cabeza se inmortalizó. Es decir, se puso en ridículo. Pues fue poniéndose en ridículo como alcanzó su inmortalidad Don Quijote."
Unamuno, El sentimiento trágico de la vida, 1913, 
Conclusión. Don Quijote en la tragicomedia europea contemporánea

Deduzco que el señor Wert, sin entender lo que a efectos de desarrollo cultural implican cien años, también ha decidido inmortalizarse "heroicamente", como loco sublime y con morrión de bacín sobre su ilustre y nunca bien ponderada cabeza.


"Váyase vuestra merced, señor, norabuena su camino adelante, y enderécese ese bacín que trae en la cabeza, y no ande buscando tres pies al gato."
El Quijote, Primera Parte, Capítulo XXII

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada