jueves, 24 de octubre de 2013

Váyase, señor Wert

Aunque sólo sea para tapar la boca a quienes dicen que en este país, en esta España nuestra a punto de la desintegración, las manifestaciones pacíficas no sirven de nada. No le faltarían razones objetivas y, entre ellas una que es como la prueba del nueve: la inmensa mayoría de los profesionales de la docencia “hemos juzgado” y "juzgamos" su gestión muy negativamente. Y si en democracia el juicio de la mayoría es primordial, debería levantarse de la poltrona… siquiera para no acabar convertido en un personaje patético y narigudo de Forges.
Y llévese consigo la LOMCE. Casi todos estamos de acuerdo en la necesidad de un cambio de rumbo rápido en el sistema educativo, pero no para recuperar las madrasas ni el nihil obstat. Aquellos tiempos finalizaron en 1492 ¿Lo ha olvidado? Sí, ya sé que en algunos colegios "de mucha calidad" lo explican como el fin de la "Reconquista" —así, con mayúscula—; por el contrario, otros preferimos entenderlo como el comienzo de nuestra integración en las culturas occidentales... No es lo mismo, aunque es muy probable que, gracias a la anomalía histórica de tiempos franquistas, usted no lo comprenda y ni tan siquiera entienda que finalice este "post" con una referencia tan aparentemente contradictoria...

Imagen tomada de Verbarte

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada