jueves, 15 de mayo de 2014

15M 2014


Madrid ha recuperado la normalidad. Recorrer el centro informa de que el tiempo transcurrido ha supuesto algo más que el levantamiento de las tiendas. Donde hubo concentración de indignados hoy pasean personas de aspectos variados entre emprendedores disfrazados de "personajes" de la cultura popular y patéticas "esculturas vivas". En la fachada de la antigua sede de Gobernación han colocado sendas camisetas de los dos clubes de fútbol que disputarán próximamente la "liga de campeones"; completan el programa iconográfico "filacterias" con textos declinados hacia el interés político de quienes mandan; elocuente contrapunto al "Tío Pepe" de la fachada opuesta. Entre ambas propuestas y los negociantes callejeros, acaso se concentre la quintaesencia del espíritu español actual: miseria disfrazada, fútbol y alcohol...
Para completar el diseño, en la mismísima sede del gobierno autonómico madrileño, ofrecen una "exposición" dedicada a "Camilo José Cela y los toros", donde se pueden ver algunos manuscritos de Cela, unas cuantas fotografías, enseres variados y una cabeza de toro, la de Hermosillo, parcialmente desorejado... Al parecer, Hermosillo ," de 605 Kgs, de la ganadería de D. Victorino Martín, fue lidiado en segundo lugar en el coliseum de La Coruña el día de su inauguración, 12 de agosto de 1991, por el diestro Morenito de Maracay, que se lo brindó a don Camilo José Cela y que cortó la primera oreja de la historia de esta plaza". ¡Qué interesante! Por fortuna, en el interior apenas cruzábamos pasos diez o doce personas...


El tumulto sesteaba por otros lugares; en la próxima plaza Mayor, dentro de los festejos de las fiestas de San Isidro, deleitaban a los visitantes de aspecto adusto y rejuvenecido por el vestuario de domingo, las agrupaciones folclóricas de las casas regionales madrileñas, que me han recordado las actividades, nunca suficientemente valoradas, de la Sección Femenina. En Madrid ya no se ven desarrapados ni perroflautas, sino futboleros, chulapas y chulapos.
Madrid, que según dicen, sólo es un pueblo grande, ya está, de nuevo, en condiciones de competir con Segovia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada