martes, 13 de mayo de 2014

El "museo" de la batalla de las Navas de Tolosa

El viajero que va hacia Andalucía, pasado Despeñaperros, ve varias indicaciones del "Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa"... En más de una ocasión, había hecho cábalas sobre cómo sería un museo de nombre tan sugerente. Y la visita no defraudó nuestras expectativas; hacía tiempo que no veíamos algo tan singular... Me recordó el "museo" de la catedral de la Almudena, que según méritos extraños para mis entendederas, está integrado en el ICOM...
Por si leyera este texto alguien relacionado con la gestión de tan peculiar "museo", comenzaré aludiendo a la definición de museo, según el ICOM, puesto que en este caso, se aprecia cierto relajamiento en la aplicación:

“Un museo es una institución permanente, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo.”

Cuando lo abandonábamos, me ardía la cabeza imaginando alguna razón que justificara su existencia... Desde la definición del ICOM, ¿por qué no ofrecer una "museo del patrimonio inmaterial histórico"? Dicho así, hasta parece buena idea, sobre todo si quien lo dice o lo escucha pasa por alto un "pequeño detalle": que la arqueología tiene por objeto, entre otros y precisamente, materializar los hechos históricos...


La idea se ofrece como parte de "La Ruta de los Castillos y Batallas", diseñada por la Diputación Provincial de Jaén para promover el potencial patrimonial y turístico de las zonas próximas: castillo de Baños de la Encina, restos del de las Navas de Tolosa, Jaén, etc. La iniciativa parece oportuna en principio, porque los lugares mencionados tienen relevancia suficiente para movilizar el interés de los sectores aficionados al turismo cultural. En ese sentido, un "museo" o "centro de interpretación", concebido para materializar algunas actividades relacionadas con la ruta, podría tener sentido, sobre todo, si tuviera cualidades que lo convirtiera en un polo de atracción más; bastaría con una colección relevante de objetos de gran interés estético o histórico, o con que, por su configuración arquitectónica, fuera un edificio espectacular.
Por desgracia, no es el caso. Los objetos encerrados en las vitrinas apenas tienen entidad y el edificio, aceptablemente integrado en el ambiente y con aspecto de parque de bomberos, no destaca, precisamente por su espectacularidad.
El planteamiento del "museo" es el habitual en las "aulas de interpretación", con algunas "peculiaridades" derivadas de un tratamiento pretencioso. Lo habitual: instalación concebida para que el visitante "aprenda mucho" sobre la batalla de las Navas de Tolosa. Lo peculiar: ofrecer un discurso, pretendidamente "objetivo" pero bastante sesgado de lo que fue aquel acontecimiento y, sobre todo, de la etapa islámica de nuestra historia medieval. Si mis recursos hermeneúticos no andan desencaminados, el fin perseguido parece ser convertir la batalla de las Navas de Tolosa en la "victoria definitiva" de España sobre el Islam. Basta leer alguno de los paneles para apreciar el sesgo; por ejemplo, uno de los más genéricos:

"Mediterráneo 1200: tiempo de conflictos y contrastes.
A principios del siglo XIII el mundo mediterráneo está plagado de conflictos que van más allá del enfrentamiento entre cristianos y musulmanes en España y Tierra Santa.
En este mudo en el que la religión impregna todas las facetas de la vida, el conflicto tiene siempre tintes religiosos. Así, vemos a los papas luchar con los reyes cristianos y los emperadores del Sacro Imperio Romano por la primacía política de la Cristiandad; vemos al catolicismo romano disputar el liderazgo de la iglesia universal a la ortodoxia bizantina; vemos a los herejes cátaros o valdenses discutir a la iglesia romana su monopolio como intérprete única de la doctrina de Cristo.
Bajo este retablo de conflictos bulle un mundo de contrastes en el que la superstición, la guerra, la servidumbre y la escasez conviven con el crecimiento demográfico, los primeros pasos del renacer del pensamiento clásico y la intensificación del comercio"

¿España? Ignoraba que se pudiera hablar de "España" hacia el año 1200... Y la "errata" se repite en otros paneles ("España cristiana"), acaso para forzar un guiño de proximidad, pero de obvias connotaciones ideológicas. ¿Lo más relevante del siglo XIII fueron "los conflictos"? Durante el siglo XIII hubo conflictos —¿cuándo no los ha habido?—, pero para la Europa Occidental lo más especifico de aquella época es el feudalismo y en ello estaría una de las circunstancias más peculiares de nuestra historia: la península Ibérica vivía tiempos teñidos por la "convivencia" entre gentes de planteamientos de estructura económica, religiosos y culturales diversos. Desde esa circunstancia, convertir el "enfrentamiento" en el rasgo más relevante de las historia "hispana" del siglo XIII pasa por alto demasiados matices. Aunque hoy parezca increíble desde la idea de Reconquista ("conflicto permanente") ofrecida por instituciones como este "museo", durante muchos años los cristianos peninsulares vistieron como andalusíes y comieron manjares propios de "la morisma"; se divirtieron como musulmanes, decoraron sus palacios mediante fórmulas estéticas islámicas y hasta construyeron iglesias según los recursos arquitectónicas acrisolados por el desarrollo del "renacimiento" califal. Y para mayor abundamiento, gran parte de los textos del "pensamiento clásico" fueron recuperados, precisamente en Córdoba, durante el siglo X, y en Toledo a partir del XI...

Aún es más explícito otro panel que define los "antecedentes":

"A comienzos del siglo VIII la Península Ibérica (sic) es invadida por los musulmanes. Desde este momento y hasta finales del siglo XV tendrá lugar un arduo proceso de recuperación de estos territorios perdidos que se dará a aconocer con el nombre de Reconquista.
La Reconquista será lenta. Las fronteras entre los territorios cristianos y musulmanes fluctuarán constantemente. Sucederá otro tanto con las fronteras de los cinco reinos cristianos que, a pesar de su misma identidad religiosa, entrarán en conflicto con bastante frecuencia.
Todas estas guerras y contiendas, anteriores a la batalla de las Navas, no serán ni masivas, ni campales, ni decisivas (sic). La manera de hacer la guerra estará basada en el asedio y el asalto a castillos y fortalezas. Se emplearán escaleras y cuerdas para escalar los muros d elas fortificaciones. mediante picos y azadas se excavarán galerías bajo las murallas con el objeto de hacerlas caer. Los sitiados se defenderán arrojando piedras, flechas y líquidos hirviendo..."

Los griegos y los romanos nos "colonizaron"; los musulmanes nos "invadieron". ¿Reconquista? Me excuso por no entrar en un debate tan añejo como estéril... salvo para quienes definen "lo español" según planteamientos ideológicos exóticos para este blog...
A salvo de esos matices, tan comunes en los ambientes dependientes del poder político actual, los comentarios parecen aceptables, si se me permite emitir un juicio contemporizador... pero consecuente.


La instalación combina "paneles informativos" con vitrinas donde hay objetos de diversa naturaleza, presentados en ambiente de escenografía efectista pero manifiestamente mejorable, tal y como documentan los brillos de la imagen adjunta. Tampoco son agradables los reflejos de las vitrinas...
Posee varias "atracciones" audiovisuales de entidad diversa, acaso para justificar su "interactividad"; de los dos vídeos con los que fue inaugurado, ya no funciona uno y el otro se aprecia con mucha dificultad porque la lámpara del proyector "ha alcanzado el fin de su vida util" (sic), según indica una testaruda banda blanca con letras rojas.
El complejo cuenta con una pequeña cafetería, tienda, galería de tiro con arco y amplio aparcamiento... tan despejado como el aeropuerto de Ciudad Real...
Tal y como sucede en otros lugares de Andalucía (he mencionado algunos en este blog), tampoco aquí las autoridades competentes han dado instrucciones a quien cobra para que "los profesores tengan acceso gratuito", según lo estipulado por el artículo 104 de la Ley Orgánica de Educación 2/2006:

"Dada la exigencia de formación permanente del profesorado y la necesidad de actualización, innovación e investigación que acompaña a la función docente, el profesorado debidamente acreditado dispondrá de acceso gratuito a las bibliotecas y museos dependientes de los poderes públicos. Asimismo, podrán hacer uso de los servicios de préstamo de libros y otros materiales que ofrezcan dichas bibliotecas. A tal fin, los directores de los centros educativos facilitarán al profesorado la acreditación correspondiente."

Se diría que prevalece la voluntad recaudadora sobre la necesidad de actualización, innovación e investigación de la actividad docente; pero podría estar equivocado, porque es difícil entrar en la cabeza de quienes rigen nuestros destinos.

Lo mejor: la vista que se contempla desde el mirador de la torre, al que se llega mediante un amplio ascensor, y la  amabilidad de la persona que atiende a los visitantes y les cobra la entrada.
Lo peor.... Muchas iniciativas como ésta nacen condicionadas por la voluntad de los gestores políticos, empeñados en ofrecer propuestas demasiado cerradas y se dirigen al sector que demanda "consumo cultural" como si estuviera integrado por personas de perfil sociológico pasivo, Al hacerlo, lo que consiguen es, obviamente, restringuir la oferta a un sector que está en las antípodas de quienes otorgan substancia al "turismo cultural". Está bien que se invierta dinero en concretar infraestructuras culturales de proyección educativa y turística, pero estaría mejor si se hicieran con planteamientos más realistas y mejor sintonizados con lo que demandan quienes tienen interés en esos asuntos...
Quien esté interesado en los acontecimientos históricos de la península Ibérica durante el siglo XIII, sacará poco provecho de visitar este "museo", al menos, mientras se mantenga con el planteamiento actual; obtendrá mayor rendimiento recurriendo a Internet o a los manuales especializados más o menos conocidos para la zona cristiana; para el resto, mejor leer las obras de A. Huici Miranda, M. J. Viguera, o de A. L. Wahid Al Marrekoshi...

Dicen que lo visitan alrededor de 10.000 personas al año; debe ser cierto, pero el día de nuestra visita no coincidimos con nadie... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada