lunes, 24 de noviembre de 2014

Retratos del alma

"Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española" es la exposición malograda que podemos ver en el Museo del Prado hasta el 8 de febrero, Según la web:

"Gian Lorenzo Bernini (Nápoles, 1598- Roma, 1680) fue el más grande artista de la Roma barroca que desarrolló facetas de escultor, arquitecto, pintor, diseñador de fiestas y ceremonias, fuentes y otros repertorios ornamentales.
Las complejas relaciones diplomáticas y políticas de Roma con España se vieron reflejadas en los encargos a Bernini tanto de mecenas españoles en Roma (figuras tan fundamentales como el duque del Infantado, el cardenal Pascual de Aragón o el marqués del Carpio) como de la propia corona. Tienen que ver, muy especialmente con que Felipe IV buscara una presencia diplomática, religiosa y política en Roma, y financiara obras en algunas de las basílicas más simbólicas, desde San Pietro a Santa Maria Maggiore, así como se hicieran encargos para El Escorial o el Real Alcázar de Madrid.
La muestra se vertebra en tres secciones que ilustran la compleja relación de Bernini con España y, al tiempo, constituye casi una síntesis de su propia evolución como artista polifacético, recorriendo un rico itinerario desde algunos de los grandes proyectos arquitectónicos y urbanísticos a sus escenográficas capillas y esculturas, así como a sus fuentes, pinturas y dibujos para otros proyectos, ya fueran efímeros y festivos, decorativos o suntuarios."

Por desgracia, la exposición, de tamaño reducido, no creo que ilustre la entidad de uno de los personajes más relevantes y contradictorios de la Roma del siglo XVII. Lo mejor: las esculturas de la Embajada de España ante la Santa Sede (anima beata y anima dennata) y el Scipione Borghese, de la Galleria Borghese. Lástima que, por la voluntad restrictiva y antipática de la actual gestión, sea imposible aprovechar el momento para analizarlas mediante unas cuantas fotografías...
Me ha hecho gracia un panel explicativo que hablaba de la capacidad de Bernini para retratar el alma de los personajes... o algo parecido; y me he acordado de las posibilidades que se abren con el desarrollo de los actuales sistemas de tratamiento volumétrico (tipo Autodesk 123D) y de las impresoras 3D. ¿Cuánto tardaremos en poder hacernos nuestros "retratos del alma" por un módico precio?
Quien desee saber sobre Bernini y no disponga de los 42 € que cuesta el catálogo, eche un vistazo a la Wikipedia en versió nitaliana, con bibliografía muy extensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada