domingo, 26 de abril de 2009

Juan Muñoz

Con el patrocinio del Banco Santander, en el "fotofóbico" museo Reina Sofía, han inaugurado la ya "célebre" exposición antológica de Juan Muñoz (Tate Modern), artista que refuerza aquella metáfora que iguala a los artistas con los cerdos: mientras viven, se les alimenta con desperdicios; cuando mueren se aprovechan hasta los pelos. Dicen que en ésta han añadido algunas obras que no se pudieron ver en Londres...
No tuvo mucha suerte el compañero de Cristina Iglesias, porque murió cuando le llegó el reconocimiento internacional, un poco antes de que nuestros "expertos" comprendieran el alcance de una obra articulada mediante formas e ideas, que nos pone ante nosotros mismos, ante nuestras limitaciones y miserias, ante nuestras virtudes fingidas y ficticias, ante la tramoya que edulcora nuestra sociedad del bienestar.
Enanos, tentetiesos, clónicos "achinados" de sonrisas estereotipadas han ocupado las salas del antiguo hospital, como espectros de quienes lo habitaron hace muchos o pocos años, y ante la visita inquieta de los vigilantes de seguridad obsesionados con impedir la realización de fotografías (se podrían llevar el alma de las obras), los visitantes hacen cola para unirse a ellos en relaciones de comunicación imposible. ¡Qué oportunos son los espejos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada