sábado, 14 de junio de 2014

El avispero de Oriente Medio

¿Quién nos iba a decir hace unos años, cuando Estados Unidos estaba a punto de ocupar Irán, que ambos estados acabarían teniendo intereses comunes en Irak? ¿Quien nos iba a decir que los "combatientes por la libertad" de Siria acabarían siendo "terroristas"? Hillary Clinton, que ha reconocido su voluntad por armar a los rebeldes siros, se muestra con una jugada política magistral para hacer crecer su imagen de estadista, reconociendo que estaba equivocada y que su presidente tomó la decisión más oportuna...  !!!
Sin embargo, rebeldes suníes, bien pertrechados con armas no fabricadas en países del tercer mundo, ya controlan un territorio que, hasta hace unos años, pertenecían a Irak y a Siria. La situación es, en la actualidad, tan compleja y difusa, que nadie tiene claro quienes están respaldando las acciones del EIIL (ISIL), aunque es fácil imaginarlo si contemplamos el mapa de los países del mismo signo religioso, muy especialmente, Qatar y Arabia Saudita.

Foto Al-Jazeera
Si no interpreto mal la situación, parece que se está materializando el desmembramiento del Irak de Sadam Husein, en los tres bloques étinco-religiosos que lo conforman: suníes, chiíes y kurdos. Ahora resulta que la intervención del señor Bush, aquella a la que se sumaron nuestros dignatarios poniendo los pies en la mesa y asegurando que saldríamos beneficiados porque conseguiríamos petróleo más barato, sólo sirvió para reforzar a los bloques islámicos más integristas.
Desde los intereses occidentales se advierte una ventaja "indiscutible": antes de las guerras de Irak, los conflictos bélicos de Oriente Medio involucraban directamente al Estado de Israel; ahora, sólo a comunidades de musulmanes. Quizás la iniciativa del presidente Bush sólo persiguiera este objetivo, pero las consecuencias acabarán afectándonos a todos, porque ahora mismo todas las comunidades de raíz islámica, de un modo u otro, están en guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada