jueves, 3 de marzo de 2011

Nobleza de sangre


Alejandro Pedregal me ha pasado el enlace a un texto de Rebelión, que es "apropiación" de un entrada en un muy interesante blog, Como me sorprende  el desconcierto de "Palomitas en los ojos", intentaré ayudarle a comprender la situación, sin menoscabo de la admiración que me impone su inteligencia en otros asuntos.
1. Babelia, El País, La Razón, Consuelo Ciscar, directora del IVAM, Cipriano Ciscar, Rafael Blanco, Manuel Borja-Villel, José Guirao determinan dos grupos de entidades con destino común: son empresas relacionadas con "lo cultural" o profesionales de la cultura ampliamente acreditados. Uno de ellos es, precisamente, el inspirador (o uno de los inspiradores) de una de las más brillantes aportaciones a la conservación del Patrimonio Histórico: la "magistral" renovación del teatro romano de Sagunto. Asimismo, doña Consuelo dirige un museo, que es bastión de pensamiento posmoderno, aquel que, como muy bien dice Nacho, rompe las fronteras entre la "alta cultura" y la "baja cultura"...  Nobleza obliga.


2. El ambiente definido por esas personas y entidades, así como el del hogar de la señora Ciscar, determina el caldo de cultivo idóneo para que nazcan, se desarrollen y se reproduzcan artistas excepcionales. Francisco Calvo, que es un acreditadísimo profesional de la cultura lo sabe y, en su capacidad para iluminar a estúpidos, diletantes y turistas ovinos, nos hace ver los méritos que adornan a Rafael Blasco Ciscar, alias Reblaci. Sorprende que Nacho (palomitas en los ojos), que acredita buena disposición y aceptable calidad literaria, aún no haya penetrado en una de las cualidades fundamentales de un sistema democrático heredado de don Pelayo:  la pureza de sangre garantiza pureza de espíritu. No puede ser una casualidad que tantos parientes y amigos de personas con poder político acrediten excepcionales cualidades para hacerse cargo de las funciones más diversas. Y el arte no podía ser una excepción. Si echas un vistazo a la historia lo entenderás enseguida: Picasso, van Gogh, Gauguin, Toulouse Lautrec, Chagall, Soutine... Goya... Aunque de vez en cuando ejercieran de puteros, todos eran barones de abolengo y sangre noble, como acreditan las cualiades sublimes nacidas de sus respectivas genialidades.


3. Los demás, quienes tenemos la sangre sucia y disfrutamos con el atronador estruendo de las fallas o con el tambor de Manolo, somos "pringaos" (ver entradas anteriores de este mismo blog) o "semipringaos", que aún es peor. Y como entes proclives al esperpento y el coceo, nos corresponde seguir las indicaciones de los superhombres y supermujeres (ahí tienes la presencia de Nietzsche) que están por encima por causas naturales y saben lo que nos conviene... Así lo han explicado las autoridades políticas... y así debe ser para que no se rompa el indisoluble vínculo definido por el Bien, la Verdad y la Belleza.
¿Heidegger? ¿Sartre? Yo sólo encuentro a Don Pelayo y, como mucho, a Eugeni d'Ors, que se hizo nombrar caballero...

TODO PASA: UNA SOLA COSA TE SERÁ CONTADA Y ES TU OBRA BIEN HECHA. NOBLE ES EL QUE SE EXIGE Y HOMBRE, TAN SOLO, QUIEN CADA DIA RENUEVA SU ENTUSIASMO; SABIO, AL DESCUBRIR EL ORDEN DEL MUNDO, QUE INCLUYE LA IRONÍA. PADRE ES EL RESPONSABLE, Y PATRICIA MISIÓN DE SERVICIO, LA POLÍTICA. DEBE SER CATÓLICA, QUE ES DECIR, UNIVERSAL, APOSTÓLICA, ES DECIR, ESCOGIDA, ROMANA, ES DECIR, UNA. UNA TAMBIEN LA CULTURA: ESTADO LIBRE DE SOLIDARIDAD EN EL ESPACIO Y DE CONTINUIDAD EN EL TIEMPO. QUE TODO LO QUE NO ES TRADICIÓN, ES PLAGIO. PECA LA NATURALEZA; SON ENFERMIZOS OCIO Y SOLEDAD. QUE CADA CUAL CULTIVE LO QUE DE ANGÉLICO LE AGRACIA, EN AMISTAD Y DIÁLOGO.

¿Está claro?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada