miércoles, 16 de marzo de 2011

Voina

Por Jorge Abad

Según recoge La Vanguardia, el grupo vanguardista Voina (guerra) de Alexei Plutsera-Sarno, ha escandalizado Moscú con una nueva idea extravagante que trata de superar en vano las ya practicadas.
Este grupo, que desde luego estremece a más de uno, se ha ganado la fama por dibujar penes enormes en los puentes levadizos de San Petersburgo; por realizar ataques de diferentes tipos contra el cuerpo de la policía; o, ciertas activistas atrevidas, se “hicieron famosas” por sacar del supermercado pollos congelados escondidos en sus vaginas entre otras prácticas... (sin duda gente profunda)
Sus activistas, algunos de ellos juzgados y condenados por gamberrismo (hasta siete años de prisión), aseguran que lo que lleva a cabo su grupo de “arte terrorista”, es una reforma “artística contemporánea actual, política y callejera” secundada ya por varias personas, que tiene por objeto “humanizar a la policía”.
Lo cierto es que la policía, tras la caída de la Unión Soviética en el 1991 (KGB) ha adquirido una muy mala fama (en cierto modo bien merecida), con la que se le vincula directamente al entorno corrupto. Nunca se sabrá realmente hasta qué punto es pretexto el escándalo, no obstante.
En este caso, fue el metro moscovita testigo de la actuación de Voina, cuyos activistas se liaron a repartir besos a un cuerpo policial que quedaba completamente estupefacto, no se sabe si satisfecho a su vez, ante tal práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada