jueves, 4 de abril de 2013

El Museu d'Arqueologia de Girona.

Ara griega procedente de Mas Castellar (Pontós), s. II a C.


Está en el antiguo monasterio benedictino de Sant Pere de Galligants y forma parte de la red de museos de de arqueología de Catalunya.
Aunque el edificio románico, radicalmente reconstruido, tiene cierto interés, el museo se ve pobre tanto por los fondos como por las instalaciones y los medios aparentes: el día de nuestra visita tenían los radiadores apagados aunque hacía frío. Está articulado en dos áreas bien definidas: la zona de la iglesia y el sobreclaustro, donde están los materiales prehistóricos y los menudos, dentro de vitrinas. La pieza más relevante desde mis preocupaciones: el ara de Mas Castellar, confeccionada mediante un soporte de pie circular y un capitel jónico; todo de talla primorosa.


Hay demasiados paneles explicativos, de acuerdo con la preocupación educativa que parece invariante en casi todos los museos catalanes. Lo más destacable desde el punto de vista museográfico son las pinturas de fondo realizadas mediante tonos medios en algunas vitrinas adosadas, que sirven para ofrecer una ambientación iconográfica, como ilustraciones especulares de libros antiguos, a los materiales correspondientes. El resultado es agradable, pero poco acorde con las circunstancias pedagógicas actuales.


Visitamos el museo sin ninguna compañía y cuando nos dirigimos a quienes lo vigilaban, nos respondieron con especial amabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada