lunes, 4 de noviembre de 2013

FRIEZE ART FAIR

Por JMO

Del 17 al 20 de octubre de este año ha tenido lugar la Frieze Art Fair de Londres que se lleva realizando desde 2003. Siendo actualmente una de las ferias más importantes de arte contemporáneo, la organizan Amanda Sharp y Matthew Slotover, los que crearon la revista Frieze en 1991. En ella podemos ver unas 150 galerías representadas y al rededor de 1000 artistas que exponen sus obras, siendo estos de total actualidad. Además, en estas mismas fechas tiene lugar la Frieze Masters, una feria aparte cercana a la primera que se lleva realizando desde el año pasado que acoge, desde una perspectiva actual, el arte desde el año 2000 “hacia atrás”, siendo de gran interés y caracterizándose por tener obras de gran calidad. Por si fuera poco, otro de los puntos fuertes es el programa de actividades que se realizan paralelamente a la feria, que cuenta con conferencias, proyectos de diferentes artistas, el Emdash Award, un espacio para películas, otro para música, etc. Todo esto sugiere un encuentro para compradores e interesados en arte, en el que el aspecto mercantil no se apodera de la feria, si no que propone un suculento programa que sitúa a Frieze en un punto importante de referencia de la actividad artística actual.
Como patrocinadores importantes de la feria se encuentran, por orden de relevancia, el Deutsche Bank, Alexander McQueen, FT Financial Times; y en segundo nivel se encuentran Pommery, BMW, Hyatt Regency, Simmons & Simmons, ArtFund, etc. Aunque las razones a la hora de patrocinar eventos de este tipo puedan ser discutibles en relación al supuesto “compromiso social” de las empresas, es cierto que investigando acerca del Deutsche Bank, principal patrocinador de Frieze, me ha sorprendido el gran interés y dedicación de este banco hacia las actividades artísticas y culturales. Tiene una página web adjunta únicamente dirigida a la actividad relacionada con el arte que promueve y apoya este banco, de manera que podemos enterarnos de los proyectos que lleva a cabo con otros museos e instituciones, su actividad con la revista ArtMag, noticias y entrevistas del mundo del arte, etc. Visto esto, hace que me crea que sienten una responsabilidad seria hacia estos campos, pues ciertamente la actividad de esta página es realmente importante.
En 2003 se creó la Frieze Foundation, una fundación que lleva a cabo las actividades complementarias de la feria. Esta fundación sin ánimo de lucro recibe la colaboración de numerosas instituciones internacionales como el Arts Council de Inglaterra, el Australia Council for the Arts, el Frame Finland, el Institut Français, etc. Para áreas más específicas a veces colaboran otras fundaciones como la Emdash Foundation, que lleva a cabo el Edmash Award para artistas emergentes residentes fuera de Reino Unido, que en colaboración con Gasworks, propone esta iniciativa para atraer nuevas ideas y proyectos a Inglaterra. En la página de Frieze Foundation encontramos un breve párrafo donde se expone el “filantrópico interés” de esta fundación por promover nuevas ideas, descubrir nuevos talentos y “promocionar el amor al arte”. Aunque esto pueda ser cuestionable, es interesante ver la claridad con la que sus intenciones son expuestas, más aun cuando están respaldadas por iniciativas tangibles. Puede que en Inglaterra, se hayan dado cuenta de la verdadera importancia de promover la innovación y atraer nuevas ideas, y establecer en sus ciudades centros de interés cultural y de desarrollo.
De un modo u otro, esta feria apuesta por un concepto aparentemente diferente al de una feria en la que únicamente se compra y se vende arte. Tal y como dice Matthew Slotover, no solo se trata de comprar y vender, si no de hacer contactos, establecer buenas relaciones con los artistas... Algunos visitantes de Frieze destacan el hecho de que se trata de una feria diferente al resto puesto que es una en la que el contacto con la gente está muy cuidado y en la que se trata con seriedad las inquietudes de aquellos interesados en el arte. Las actividades que envuelven la feria y las personas involucradas en ella dotan de mayor interés las cuestiones tratadas dentro de esta. En definitiva parece existir un buen equilibrio entre el aspecto más comercial y los diferentes proyectos y actividades complementarias que propone. Aunque esto suene bien, también creo que debemos mencionar el interés de Frieze por reducir el número de galerías y de visitantes con el fin de evitar la banalización del evento. Según los datos de la organización, en 2012 de los 60000 visitantes el 80% no eran profesionales pese a que la entrada costase unos 60€. Aunque algunas personas importantes ven positiva la participación del público amateur en la feria, entienden también la necesidad de establecer un equilibrio, pues al fin y al cabo las ferias tienen fines comerciales.
Otro dato importante que mencionar de esta edición ha sido la inesperada presencia de pintura entre los stands. Habrá que estar atento a los acontecimientos siguientes pues puede que cobre más relevancia dada la “saturación” de instalaciones y arte conceptual.
Imagen de decorandstyle

Es una buena ocasión para preguntarnos acerca de la situación actual de Londres en relación la mundo del arte. Según Slotover, “Londres se encuentra en una buena situación para el arte moderno pues se está empezando a entender como algo más cotidiano y en la que tiene un público establecido. Ha ganado relevancia y cada vez se escucha más de esto en los medios de comunicación”. Con eventos como Frieze, Londres contiene una actividad capaz de competir con Nueva York. Desde finales de los ochenta con los Young British Artist, pasando por el 2000 y 2003 tras la creación de la Tate Modern y la Frieze, y la inmigración de personas con mucho dinero de diferentes partes del mundo, sitúan hoy a Londres como un importante cruce cultural donde cada vez tiene más relevancia la producción artística. En las fechas próximas a las de la feria Frieze, numerosas organizaciones se preparan para sacar partido a este acontecimiento (como Christie’s, Sotheby’s, Charles Saatchi...) ya que asegura un flujo de compradores de arte importante en la ciudad. Además, algunas de las galerías más importantes de Manhattan como David Zwirner, Pace, Michael Werner o Marian Goodman, ya han marcado como objetivo a Londres para situar sus próximas sedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada