domingo, 29 de abril de 2012

Colas, Coleman y "Asaltos de Danza"


Había que ver el evento dedicado a James Coleman en colaboración con Culture Ireland... Lo intentamos el sábado, pero la cola ocupaba enteramente la plaza de Sánchez Bustillo: se diría que el Reina Sofía envidia hasta los defectos del Museo del Prado y para ello habilitan las taquillas suficientes para evitar que la cola llegue a la calle Atocha. Y tomamos el camino de CaixaForum.
Hoy la cola no salía del perímetro del museo aunque la gente se aglomeraba en las zonas de acceso para cumplir un rito, que forma grupo con otros igual de estúpidos, mencionados en otros momentos: es obligado pasar los bolsos por un escáner que no se complementa con otras medidas de seguridad; si el visitante oculta en el cinturón un cuchillo de cazador pasará desapercibido... Ello dificulta el acceso de los visitantes y gradúa el acceso a los ascensores.
Con los minutos de penitencia obligada, nos acercamos a las salas que concentran la mayor parte de la exposición (como la de Muntadas, también ésta distribuida en varios lugares):

La obra de James Coleman (Irlanda, 1941) propone una reflexión sobre la construcción y experiencia de la realidad y explora cuestiones referentes a la percepción, la representación, la memoria y la identidad. Mediante el uso de medios audiovisuales, Coleman sitúa al sujeto como elemento central de su trabajo e induce al espectador a considerar cómo la interpretación conforma nuestra comprensión de lo que vemos. Lo “fotográfico” (la imagen fija y en movimiento) desempeña un papel esencial en estas indagaciones que desarrolla, desde un cierto hermetismo poético, con un lenguaje meticuloso y complejo.
Coleman incorpora proyecciones sincronizadas de diapositivas, películas, narraciones de audio y bandas sonoras para crear una mise-en-scène a partir de referencias tomadas de la vida cotidiana, la literatura, la pintura, el teatro o el cine. Y presenta escenarios visuales abiertos a la interpretación (imágenes dobles, repeticiones, disociación entre imagen y texto, diferentes ritmos y tiempos narrativos, alternando pasado y presente) que invitan a participar al espectador a una posición activa al tener que generar un sentido a la obra propuesta. Esta exposición es la primera gran retrospectiva que se dedica a su extensa y reconocida trayectoria, y reúne una amplia selección de trabajos que incluye sus piezas de los años 70, obras de los años 90, como Lapsus Exposure e I N I T I A L S, y piezas significativas como Fly, Box, Untitled: Philippe VACHER, y Retake with Evidence. Asímismo se muestra por primera vez al público una cuidada selección de sus archivos personales.

Demasiada palabrería para justificar una puesta en escena que sólo tiene sentido en un contexto estético altamente cualificado, al amparo de esos sobreentendidos que sólo son intercambio de opiniones personales —por lo general, banales— elevadas a la estratosfera de las categorías alejandrinas. Y ello a pesar de que la calidad visual de las obras de James Coleman es bastante alta.
Seguramente por razones afines a las que "justifican" las mismas limitaciones en otras partes del museo, está prohibido hacer fotografías...  Deduzco que los gestores tienen la intención de controlar la "explotación" de las imágenes de la exposición, pero me pregunto quién tendría interés en ello. 
Lógicamente, los diletantes entran, permanecen un rato contemplando los "espectáculos" y salen a la búsqueda de "cosas" más asequibles y psicológicamente menos perturbadoras; el montaje de "la sala de las bóvedas" parece concebido para activar desequilibrios psíquicos o para torturar a los visitantes. Además hay peligro de coscorrón.

Como de costumbre, las salas próximas al Guernica estaban llenas de las personas que proyectan matiz vital sobre un museo, cuyos gestores pretenden colocar en la órbita de intereses demasiado especializados... 

Me han sorprendido positivamente los "asaltos de Danza en el Museo Reina Sofía", propuestos para celebrar el Día Internacional de la Danza, que nos han salido al encuentro en las galerías bajas y en el patio. A continuación, unas imágenes de Arrieritos Danza.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada