lunes, 4 de febrero de 2013

Fuyuko Matsui. De lo tradicional y lo contemporáneo.


Por Juan Fandiño

Japón, tras su derrota durante la Segunda Guerra Mundial, se vio enormemente influenciado por las modas y corrientes artísticas de occidente. Fue un país que estuvo cerrado de cara al mundo durante varios siglos, no sabían lo que estaba ocurriendo fuera ya que nadie podía entrar ni salir.
A finales del periodo Edo, en el s. XIX, y bajo la presión del comandante estadounidense Matthew Perry y su flota de buques de guerra, Japón se abrió al resto del mundo. Esto supuso un gran choque para la sociedad japonesa ya que de pronto se encontraron con siglos de avances tecnológicos, modas y periodos artísticos que ignoraban por completo. Lo mismo ocurrió en Europa cuando descubrieron los grabados japoneses que se exportaron tras su apertura, por eso se pueden ver copias realizadas por Manet o Van Gogh o una curiosa fotografía de Toulouse Lautrec disfrazado con quimono.


En el ámbito artístico esto hizo que los artistas japoneses empezasen a utilizar técnicas occidentales como el óleo y empezasen a abandonar poco a poco los temas y estilos que siempre se habían utilizado en Japón. A día de hoy, hay mucha gente que dice que, poco a poco y no solo en el mundo del arte, los valores tradicionales de Japón están desapareciendo poco a poco debido a una sociedad cada vez más occidentalizada. A pesar de ello, existen varios artistas contemporáneos que siguen utilizando técnicas tradicionales y retratan temas que siempre han sido representativos del país, como es el caso de la artista Fuyuko Matsui.
Esta joven mujer ha conseguido hacerse un nombre en Japón en los últimos años gracias a sus impresionantes obras pictóricas de carácter Nihonga (estilo surgido tras la apertura del país que intenta combinar técnicas y temas occidentales con los que ya existían en Japón) con un cierto toque erótico y grotesco. Suele representar temas bastante personales con una técnica impoluta y una cierta influencia renacentista en las formas de los personajes que recuerda a Leonardo.


Durante mi último viaje a Japón pude ver todas sus obras en el museo de arte de Yokohama. La disposición de las obras y la tenue iluminación de las salas creaban una atmósfera muy acertada que llegaba a aumentar la potencia visual de su trabajo. Sin lugar a dudas, Fuyuko Matsui es una gran artista que ha sabido combinar muy bien técnicas y temas tradicionales que ya casi se creían en desuso con otros más occidentales y contemporáneos, demostrando así que lo “antiguo” no tiene por qué ser malo y que muchas veces es mejor que lo “moderno”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada