miércoles, 6 de febrero de 2013

Una belleza rusa

Por Carlos Menéndez

Con este título no me refiero a la divertida miniatura de Vladimir Nabokov, sino a una de las últimas noticias relacionadas con la herencia artística y arquitectónica Rusia, concretamente en Moscú.
Desde allí nos informa la revista Art Newspaper de que dos estructuras que conformaban el hospital Número 24 (bautizado por los soviets tras la Revolución, anteriormente se le conocía como Hospital Novo-Ekaterininskaya), ha sido derribado disimuladamente y de forma “legal”, llegando a recordar a los moscovitas la era post-comunista en la que el entonces alcalde de la ciudad desde 1992 al 2010, Yuri Luzhkov, se dedicó al derribo de edificios históricos y de gran interés cultural para a dar paso a “nuevos planes de desarrollo urbanístico”.
El hospital fue diseñado por el arquitecto Joseph Bové, al que se le encargó la reconstrucción de la ciudad después de que las tropas napoleónicas incendiasen y destruyesen la práctica totalidad de Moscú en 1812.
Vemos, como de costumbre, que elementos como la herencia cultural o la historia plasmada en edificios emblemáticos quedan supeditadas a una serie de circunstancias, principalmente económicas, pero en el caso de la vieja Rusia, estas demoliciones tienen en muchos aspectos cargas culturales también.


Recordemos que Hace tan sólo veinte años aún existía la URSS, con Rusia como cabeza principal de la unión de repúblicas, y también debemos recordar que este grupo de naciones socialistas surgieron de un punto en común: la destrucción y enterrado de todo aquello relacionado con la época pasada, con todo aquello relacionado con la tradición, la religión, la nobleza y los zares, incluso Vasílievich Lunacharski, político y dramaturgo de origen ucraniano, inició un juicio contra Dios en el que este fue declarado culpable y ametrallado.
Con esto me refiero a que es muy complejo que a los actuales líderes políticos rusos se les ocurra una forma diferente de dirigir una nación que no sea por los medios que ellos conocen y vivieron, y que probablemente estudiaron en sus facultades.
Sencillamente, Russia is different.

Referencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada