lunes, 27 de enero de 2014

Uccellacci e uccellini

El pasado domingo, minutos después de un llamamiento por la paz en Ucrania, varios niños que acompañaban al Papa Francisco, dejaron en libertad dos palomas blancas.  Para regocijo de los dioses antiguos y terror de los agoreros, una vez las aves fuera de las jaulas,  fueron atacadas por otras de mayor envergadura: según los medios, los protagonistas del hecho pasoliniano  fueron un cuervo y una gaviota.

EFE
AP
Seguro que la perversa Circe está detrás de un incidente que alumbra sobre el nefando poder del relativismo materialista y ofrece nubarrones dolorosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada