miércoles, 5 de febrero de 2014

Censura y efecto Streisand

Me pasa Paula la referencia a un incidente de Salamanca, que hace pensar en el “efecto Streisand”. En esta ocasión se trata de una exposición censurada antes de su apertura en un centro municipal de Salamanca con imágenes escatológicas de Rajoy, Bárcenas y la Infanta Cristina. Las obras retiradas no parecen demasiado relevantes (es difícil juzgarlas sin verlas directamente), puesto que el "estilo" de Ausín Sáinz, en su inclinación "fallera", se aleja del universo retórico posmoderno y post-posmoderno, necesariamente oscuro e insondable para los no iniciados. Al menos desde los tiempos de Chris Ofili, disponer la representación de un mojón sobre la cabeza de alguien no es, precisamente, alarde se sutileza expresiva, retórica florida o riqueza conceptual, que facilite un juicio estético benevolente, aunque el impacto "popular" esté garantizado. Culo, caca, pedo, pis.
En todo caso, es divertido observar las razones esgrimidas por las autoridades (y recogidas por un medio local) para censurar la exposición; según Tribuna Salamanca:

"El Ayuntamiento de Salamanca ha decidido esta tarde revocar la cesión de uso para una exposición programada en el centro Julián Sánchez “el Charro” por haber ocultado el artista el contenido de las obras.
Se da la circunstancia de que en dicha exposición, titulada 'No apto para todos los públicos' aparecen imágenes que han sido consideradas por el Ayuntamiento como "no aptas" con Rajoy, Bárcenas, la Infanta Cristina o animales humanizados, entre otros, como protagonistas.
La revocación de la autorización para esta exposición ha sido propuesta por el técnico responsable del centro municipal al que, previamente, el artista no le había mostrado el contenido de determinadas obras expuestas.
La decisión, que se ha comunicado al artista Ausín Sáinz, se ha tomado tras comprobar el contenido íntegro de la exposición programada para este mes de febrero con imágenes inadecuadas para el público, eminentemente familiar, que acude a este espacio de participación ciudadana donde se programan diariamente ludotecas infantiles o numerosas actividades deportivas."

Foto Ausín Sáinz
Si están tan interesados en la educación y el bienestar de los niños, acaso debieran prestar atención a lo que sucede en las cadenas de televisión, tan proclives a las heces de todo tipo, y, por supuesto, al ejemplo moral ofrecido por los magnates. 

Por otra parte, prohibir una exposición en estos días de gran difusión informativa, supone proporcionar tribuna planetaria al censurado, es decir, lo contrario, de lo que, en apariencia, se pretende. Pero como a estas alturas todo el mundo conoce el “efecto Streisand” y los conservadores andan a la greña, me pregunto si la prohibición no será una maniobra de efectos calculados…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada