domingo, 16 de febrero de 2014

Sobre la antigua Mezquita Mayor de Córdoba


Hace unos días, Paula me pasaba un enlace a la petición de Ana Vera dirigida a la Diócesis de Córdoba. Hoy encuentro en El País un referencia a la misma intención, pero ahora firmada por la Plataforma Mezquita y dirigida a la Junta de Andalucía... Como ya me había manifestado en dos ocasiones sobre la situación bochornosa de la antigua Mezquita Mayor de Córdoba (entrada de 2010/05, entrada 2010/09), sólo queda hacerme eco de una iniciativa, cuando menos, encomiable. Según aparece en change-org:

"Hace 30 años que la Mezquita-Catedral de Córdoba fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco, no solo por su extraordinaria riqueza y complejidad sino especialmente por tratarse de un paradigma universal de concordia entre culturas. 
Ante los continuados intentos de apropiación jurídica, económica y simbólica por el Obispado de Córdoba, incumpliendo gravemente los principios que inspiraron dicho reconocimiento, desde la ciudadanía pedimos la intervención de las administraciones públicas y de la Unesco con el fin de preservar del peligro que corre su declaración como Patrimonio Mundial.

SOLICITAMOS: 

1.- Que deje de emplearse institucionalmente solo el término Catedral para referirse a todo el monumento. 
Mezquita de Córdoba es su designación popular, universalmente conocida y la empleada por la Unesco al declararla Patrimonio Mundial en 1984. La simbólica de Mezquita-Catedral, acordada por unanimidad en pleno municipal como representante de la ciudadanía de Córdoba, define con exactitud su esencia y realidad arquitectónica. 

2.- El reconocimiento jurídico de su titularidad pública. 
La Mezquita-Catedral es propiedad de la ciudadanía, Bien de Interés Cultural, Monumento Nacional y Patrimonio Mundial. Cualquier acto de apropiación privada carece de valor jurídico al tratarse de un bien de dominio público.  

3.- La gestión pública y transparente de la Mezquita-Catedral. 
Su inmensa dimensión cultural, simbólica y patrimonial debe ser administrada por un patronato público con criterios ajustados a su universalidad, garantizando la transparencia en todos los aspectos de su gestión, incluida la económica, y la difusión histórica, artística y arquitectónica con pautas estrictamente científicas.

4.- La redacción de un Código de Buenas Prácticas. 
Por consenso entre las administraciones públicas, académicas, ciudadanas y la Unesco, para evitar acciones que perjudiquen tanto a la imagen y significado del monumento, como a los intereses generales de Córdoba, Andalucía y España, al ser uno de los tres monumentos más visitados del Estado." 

Pues eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada