martes, 6 de septiembre de 2016

Los capiteles del museo de Faro


El Museo de Faro ocupa el espacio que perteneció al convento del Convento de Nossa Senhora da Asunção (siglo XVI) hasta que fue rehabilitado para cumplir funciones culturales, si es que los museos siguen siendo instituciones sin ánimo de lucro… En este caso, acaso lo sea porque uno de los empleados nos sorprendió regalándonos una publicación de 85 páginas sobre las obras de José de Guimaraes (Esconjuraçoes), que se pude contemplar durante estos días, conjuntamente con la de otros creadores contemporáneos. Según dijo el empleado, el gesto se debió a que nos hicieron esperar unos minutos para entrar por un “fallo informático”, que no les permitía emitir las entradas… Cahpeau.
Es práctica habitual de los museos portugueses combinar las vertientes tradicional y actual, tal y como ya he indicado en otras ocasiones. Y francamente me parece bien, incluso aunque ello suponga contrastes de “dudoso gusto” con el propio edificio o con las obras tradicionales, o induzca una imagen de dispersión que puede desconcertar a quienes sólo tienen aprecio por lo antiguo.



Por el contrario, no me ha gustado demasiado la manera de mostrar los restos de época romana, según fórmula que me ha recordado el planteamiento del Museo Arqueológico de Lisboa en su sede de Los Jerónimos: el pasillo “metafísico-temporal” me parece demasiado ingenuo y artificioso. No creo que con ello se facilite la “comprensión” de la naturaleza de los objetos ni que el resultado sea especialmente atractivo y, sin embargo, el sistema expositivo dificulta relacionarlos con las catelas, la toma de fotografías y también el acercamiento a ellos.

Desde mis intereses, destacan varios capiteles, que se describen en las cartelas con cierta “prudencia”, sin categorizarlos tipológicamente.

Capiteles corintios y derivados

FAM516
El FAM516 es un capitel de procedencia desconocida, con hojas lisas y todos los elementos del orden, incluido el conjunto axial, con fórmula habitual durante el siglo II. La cartela lo clasifica como “de época imperial”.
FAM669

El FAM669, procede del yacimiento de Milreu (“friso del templo de la villa de Milreu") y según la cartela, habría sido realizado entre finales del siglo III y principios del IV. Sin embargo, los elementos que contiene apuntan en una dirección diferente…
El frente del ábaco está moldurado y cubierto de ornato más propio del siglo I que del III y está estructurado mediante dos coronas de hojas de perfil casi triangular con rasgos que basculan entre las fórmulas de la época final de Augusto hasta la de Antonino Pio. En la misma dirección apuntan los caulículos y la configuración del cáliz, que casi cubre por completo las volutas, según solución frecuente en el oeste de la Península. Asimismo la manera de resolver el kalathos y el conjunto axial, similar al del capitel anterior, nos sitúa en los alrededores del año 100.
La inexistencia de elementos “orientales”, que en otros lugares del Imperio Romano hubieran excluido la posibilidad de una cronología tardía (siglos III-IV), en la península Ibérica, donde fueron poco acusados esos influjos, abre una posibilidad que, sin embargo, me parece forzada en este caso.
En todo caso y pensando en el lector poco avisado, es importante advertir que la aparición de una pieza de este tipo en un contexto arqueológico (estrato) determinado, por ejemplo, de los siglos III y IV, no garantiza que la pieza fuera realizada en ese momento; sólo nos proporciona una fecha límite: debió ser realizada como muy tarde en la fecha determinada por el estrato. Si añadimos a ello que durante al Bajo Imperio fueron muy frecuentes las reutilizaciones, siempre debemos tener en cuenta la posibilidad de que la pieza fuera realizada antes e, incluso, mucho antes.
En suma, con la osadía de mi ignorancia —no he consultado los trabajos que justifican esa cronología tan anómala—, entiendo que nos encontramos ante un capitelillo ornamental de pilastra que, muy probablemente, fue realizado en los alrededores del año 100 d.C.

Por si pudieran interesar a alguien, adjunto las imágenes de los fragmentos procedentes de Milreu, que parecen seguir la tradición del orden corintio y en el museo sitúan en época imperial…

FAM66, 668 y 669
FAM429
Capiteles corintizantes y derivados


FAM521
El FAM521es un capitel, aparecido en el centro histórico de Faro, que sigue la modalidad corintizante liriforme; su estructura es relativamente convencional pero la hechura, torpe: los diferentes elementos aparecen con proporciones anómalas. A mi juicio, esta circunstancia condiciona la naturaleza del ornato, que podría interpretarse como muy evolucionado. Como ya he indicado en otras ocasiones, aludiendo a piezas aparecidas en la Lusitania y, muy especialmente, en Mérida, en cuyo “Museo Visigodo”, hay uno de manifiesta proximidad; en el de Beja hay otro....
Y  aunque por prudencia cobarde debamos asumir la posibilidad de una realización tardía —en el museo lo consideran “tardo-romano”—, debemos reconocer también que es más probable que se trate de un capitel del Pleno Imperio. Avala la hipótesis la escasez de restos de calidad “oficial” en esta zona de Portugal. Es de suponer que nos encontremos ante una situación afín a la que reflejan las zonas de “periféricas” de romanización más nominal que material.
FAM574
El FAM574, procedente del “Arco da Vila”, de Faro y también ha sido clasificado como “tardo-romano”, es el que se acerca más a las fórmulas ornamentales propias de los corintizantes de los siglos I y II, aunque la estructura se aleja de lo más frecuente. Las hojas de la corona inferior y las centrales alargadas, repiten modalidades habituales en esos años, aunque es obvio que la hechura es manifiestamente torpe. Las hojas “peine” de la corona superior hacen pensar en soluciones frecuentes a partir del siglo II. Aunque no se aprecia con claridad el ábaco, cuenta con labio del kalathos perfectamente marcado. No creo que sea un capitel realizado con posterioridad al siglo III.

FAM524
El FAM524, de procedencia desconocida, está muy erosionado y es difícil imaginar cómo fue aunque parece seguir una fórmula similar a la de los anteriores, pero con una ejecución más torpe.
FAM514
El capitel FAM514 que hace pensar en uno de Mértola (MERT02), aunque éste ofrece una confección más regular. En varias ocasiones hemos visto en este blog piezas de estructura similar, de manera que no reiteraré lo ya expuesto; en este caso, teniendo en cuenta la manera de limitar el kalathos por la parte superior, según fórmula que nos remite a los eólicos, acaso estemos ante una pieza que podríamos relacionar con los influjos masivos posteriores al siglo II; la escasa curvatura del ábaco y su frente liso (¿), sin embargo, nos llevan a los alrededores del año 500.En suma, nos hallamos ante un dilema relativamente frecuente en el universo del capiteles: debemos elegir entre vincularlo a las variedades derivadas de los capiteles corintizantes de volutas vegetales angulares (siglos I y II) o a las fórmulas relacionadas con lo bizantino. En este caso, teniendo en cuenta la escasez se de referencias orientales en esta zona peninsular y la casi nula presencia de las fórmulas estandarizadas del Pleno Imperio, me inclino por la primera opción, en sintonía con lo que pone en la cartela (“época imperial”): siglos II-III.

Capitel compuesto

FAM513
Sólo hay un capitel compuesto, que merece estar en este bloque tipológico con énfasis especial. Con el FAM513, procedente del centro histórico de Faro, se manifiestas circunstancias similares a las mencionadas a propósito de los corintizantes. Ofrece estructura peculiar porque fue concebido fundiendo las fórmulas del orden corintio con las del compuesto, en solución de cierta originalidad, que justificaría hablar de “capitel mixto” con más propiedad de lo que se ha hecho, al emplear esta categoría como cajón de sastre para agrupar piezas de cierta anomalía. En cierto modo, la fórmula es equiparable a la modalidad de Bibilis (Calatayud) y a otras de áreas “periféricas” (Volubilis, Leptis Magna, Pérgamo, etc. Es que muy probable que quienes tallaron los aragoneses, este luso y otros tantos no habieran leído los trabajos de Vitrubio ni, por supuesto, los de Patrizio Pensabene…
También en este capitel contemplamos fórmulas tradicionales interpretadas con cierta “libertad” y con una técnica de talla poco depurada. Los acantos de las coronas de hojas hacen pensar en capiteles del norte y noroeste de la península Ibérica (Asturias, Galicia, Montelius, etc.), que pudieran haber sido ornados con fórmulas similares a las de éste de Faro, magníficamente bien conservado. Son muy curiosos los caulículos, que siguen modelos propios de los siglos II y III. También es interesante la manera de interpretar el conjunto cáliz-volutas prescindiendo de éstas que fueron colocadas en el cuerpo superior, mediante una configuración “en S”, muy común en Pompeya (capiteles “a soufa”) y que también aparece en uno de Astorga, que G. Behemerid consideró de finales del siglo I. También es sorprendente cómo interpretó el artífice la parte superior del equino, incluyendo pequeños corazones que desvirtúan la "idea" de los dardos... El ábaco, moldurado con cierta complejidad, invita a no alejarlo mucho de los alrededores del año 100.
En la cartela del museo lo evalúan como “de época imperial” y en este caso comparto el criterio, sin atreverme a proponer mayor precisión: siglos II-IV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada