jueves, 6 de septiembre de 2012

Esperanza Aguirre y la arquitectura actual

Muchos proyectos arquitectónicos son discutibles; algunos, muy discutibles, acaso los edificios recientemente construidos en Valmaqueda (Ayuntamiento e iglesia) sean de este último grupo, pero...





Alguien debería explicar a esta señora que los edificios no brotan como las setas... Antes de comenzar las obras, el proyecto debe ser aprobado por los técnicos y los responsables políticos de la institución correspondiente. Si estos últimos —sobre todo estos últimos— son propensos a tomar decisiones viscerales o, incluso,de motivación "genital" (se hace así por "mis santos..."), puede suceder cualquier cosa. Sin ir más lejos, Madrid también está llena de ideas políticas "geniales", concretadas por arquitectos muy valorados entre sus colegas que a mí me parecen, cuando menos, discutibles. Pero no por ello se me ocurriría convocar a Marat o a Herodes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada