domingo, 23 de septiembre de 2012

Otra reforma educativa


¿También este gobierno cree que los problemas sociales más graves se resuelven con leyes? ¿Desean elevar aún más el listón de la estupidez política en cuestiones educativas? Dicen que las personas aprenden de los fracasos, pero algunas personas están tan condicionadas por sus intereses inmediatos que perdieron la voluntad por aprender. "Es mejor no mirar la espuma de los días". Además, el conocimiento es menos útil que el dinero y más problemático.
Se ha hecho público el anteproyecto para la nueva ley que, según sus promotores, resolverá todos los problemas acumulados tras muchos años de estupideces.  Supongo que cuentan con la ayuda divina o eso deduzco de uno de los "puntos de partida" citados en la documentación que ofrece el ministerio (con "m "minúscula) y que me ha puesto los pelos como escarpias:

"La calidad educativa debe medirse en función del "output" (resultados de los estudiantes), no del "imput" (inversión, nº profesores/unidades)" (PUNTO DE PATIDA III)

Se han quedado calvos, pero al hilo de cómo han redactado "el punto" se me ocurren varias cosas:
1. ¿No saben explicarlo en castellano? Empezamos mal; sobre todo, si empleamos los términos ingleses con precisión relajada.
2. En todo caso, se valorará la calidad del sistema en función de los resultados que reflejen los alumnos, aunque no lo reconozcan así desde el ministerio (con "m" minúscula). Pero la cuestión es "tener cabeza" para determinar los factores que inciden en esos resultados y esa formulación —como todo el documento— parece escudo para justificarse únicamente ante quienes votan al partido gobernante, cuando los sectores críticos formulen una obviedad: el incremento de la reducción presupuestaria puede dinamitar radicalmente cualquier intento de reforma, por muy voluntariosa y sensata que ésta sea. El mejor plan educativo del mundo sería inaplicable en España ahora y durante los años próximos porque la inmensa mayoría de los profesores están encabronados y, en las condiciones políticas actuales, esa situación va para largo. Además, cada paso que da el señor Wert, empeñado en apagar fuegos con gasolina, el encabronamiento sube dos puntos.
3. Desde mis pobres conocimientos de hermenéutica política, se me ocurre la siguiente traducción al punto del output-imput: "Incrementaremos la calidad educativa con menos dinero". Así, con dos... cajones.

Muchas de las observaciones recogidas en el documento son, en principio, sensatas; otras, discutibles y algunas... Algunas abrirán la caja de Pandora. En todo caso, la situación social actual es tan mala que no se me ocurre cómo compensar sus efectos sobre los niños y los jóvenes, incluso aunque la nueva ley educativa fuera redactada por ángeles bajo inspiración divina..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada