miércoles, 7 de enero de 2015

Burning Man

Por Pavi

Lo que a simple vista puede parecer un loco festival de drogas, polvo y excentricidades en medio del desierto, es en realidad un gran espectáculo que celebra la creatividad, la libertad de expresión y tal vez en mayor medida, una posible escapada del mundo ordinario.
Burning Man se presenta como un festival de una semana de duración, que se realiza en el desierto de Black Rock en Nevada. Recibe su nombre de un ritual que consiste en quemar una gran estatua de un hombre de  madera. Entendido como un acto espontáneo de "auto-expresión radical", el evento se describe como un experimento en comunidad y expresión artística. Las personas que conforman Black Rock City no son simplemente asistentes, sino más bien participantes activos que se encargan de crear la ciudad, el arte, y la experiencia de Burning Man. Una vez al año, esta "ciudad" en el desierto, cobra vida durante treinta días, para después desaparecer en cenizas sin dejar rastro, junto a todas las obras que la conforman, como es parte de la tradición ritual.

Foto Daily Mail
Burning Man es organizado por la compañía “Black Rock City” en gran parte impulsada por voluntarios, aunque con fines de lucro, cuyo principal objetivo es el de formar una comunidad. Los ingresos de la venta de entradas, nada menos que 380$(8 días) más 40$ por vehículo (esto sin tener en cuenta el billete de avión o gasolina para llegar al “lugar”) son destinados a financiar los gastos de la organización, que se encarga de construir la ciudad artificial. En la página web de Burning Man comparan los precios de entradas con los de otros festivales como Coachella(349$) o Glastonbury(339$). Se ofrece un precio reducido a personas con dificultades financieras, pero el precio no baja de los 190$. No obstante, el pase es gratuito para los voluntarios que se encargan de construir la ciudad.
Todos los participantes están invitados a crear. Cada año Burning Man emite un pequeño número de becas con el fin de financiar parcialmente proyectos artísticos específicos. Hay una serie de pautas que deben seguir las obras como por ejemplo ser resistentes para protegerse de los fuertes vientos y demás condiciones climáticas, y estar suficientemente iluminadas para la noche (para evitar que alguien se choque debido a la nebulosa de polvo) La subvención se destinará a ayudar a los artistas que producen trabajo más allá de los límites de sus propios medios, y generalmente se destinan a cubrir sólo una parte de los costes asociados a la creación de las piezas.
La mayoría de obras son instalaciones o esculturas de diferentes tamaños, con elementos electrónicos, muy llamativas, que podrían agruparse como outsider art o arte visionario, abarcando temas místicos o futuristas que buscan alejarse de la realidad. Esta estética se refleja también en la manera de ataviarse que tienen los participantes, que pretende reflejar su creatividad y promover la libertad de expresión.
Burning Man se rige por los 10 principios que reflejan la ética y cultura de la comunidad, (y no pretenden dictar cómo la gente debe ser y actuar). Principios como la autoexpresión radical, la cooperación creativa y colaboración, la desmercantilización, la responsabilidad cívica de respeto al medio ambiente…

Foto Zurab Alesania
Se busca que las obras inviten a participar, reflexionar, que inspiren y entretengan al otro. La diferencia principal con un museo, es que estas obras tienen una vida muy corta, ya que todo tipo de instalaciones que han tardado meses para diseñarse, son admiradas durante unos pocos días y luego son quemadas. Igual este es el método idóneo para apreciar mejor una obra de arte. Uno de los principios es no dejar rastro, “La playa es una tabula rasa, un lienzo en blanco sobre el cual se han realizado muchas visiones fantásticas.” Un lienzo vacío, así es como debe quedarse la zona cuando el evento finalice. Por lo que he leído, se tiene especial atención en la limpieza y es probable que cada uno deba llevarse su basura cuando finalice, como ocurre en muchos lugares que prestan interés en preservar la tierra virgen. Aquí me empieza a tener sentido que se realice en medio del desierto, con tormentas de arena que acaban con todo tipo de visibilidad. Del mismo modo en el que todo “debe retirarse”, se espera que suceda también con las grabaciones y fotografías. Hasta hace poco era difícil encontrar en Internet imágenes de Burning Man, actualmente la única prohibición creo que es el uso para fines comerciales, ya que es prácticamente imposible controlar la cantidad de gente que entra con dispositivos de todo tipo de formas y tamaños. No obstante, no parece estar bien visto por la comunidad de Burning Man la publicación de fotografías que no puedan respetar el derecho a la intimidad (o más bien mostrar gente desnuda) y no protejan de la comercialización. Todo acerca de Burning Man, después de todo, es temporal, y la fotografía es una huella que deja rastro.


Únicamente hay dos cosas a la venta en Burning Man. Hielo y café. Es otra de las propuestas del festival: regalar. Se pretende potenciar una “economía de regalo” en la que todo el mundo comparta con los demás, y según comentarios de participantes que he leído, es frecuente que la gente lleve comida extra para repartir y demás. Está bien que se cree una comunidad en la que se pueda confiar en extraños y todos estén unidos por la bondad y generosidad, pero debería mantenerse al salir de esa utopía en medio del desierto, y no se si más de uno desconectará en cuanto sus pies salgan del territorio de Burning Man.
Es una pena que las obras duren tan poco y no se puedan complementar con la fotografía para su conservación. En la página web Buring Man.org se pueden ver los proyectos de las instalaciones que se han realizado durante estos últimos años.  Además de estas instalaciones, se permite crear vehículos mutantes, de manera que no se reconozcan como vehículos comunes. El tamaño del vehículo debe tener bastante espacio para los pasajeros, y proporcionar un servicio a la comunidad. En toda la zona del festival existe un límite de velocidad vigilado que está muy penalizado. Se pueden encontrar también malabaristas, zancudos, bandas de música, etc


El equipo Eyes On Art se encarga de la seguridad, su misión es la búsqueda de arte ”oscuro, peligroso y no registrado,” y reforzar las directrices para la creación del arte y a través de la educación mantener instalaciones que sean seguras… esto ya limita un tanto la libertad de expresión. Al final todo son normas en Burning Man, frente a la imagen que pretenden dar, es un recinto vigilado y supervisado al milímetro… “Black Rock City (un evento privado celebrado en tierras públicas) es ampliamente reconocido como un bastión de la libertad creativa”
Supongo que viendo vídeos, fotos, leyendo comentarios y juzgando desde fuera no se puede conocer lo que realmente es la experiencia de Burning Man. Mundos de fantasía y extravagancia en los que cada uno tiene su lugar y es aceptado como es, la libre creatividad y una única oportunidad para verlo todo. No deja de sonar idílico. Si se tiene dinero, (y ganas) por qué no visitarlo como alternativa a las fallas de Valencia. A mí me parece más próximo al movimiento hippie que a un lugar destinado a la creación que podría ser muy productivo. ¿Es la nueva diversión del futuro? ¿Un lugar para artistas marginados? ¿O acaso un sitio para frikis?

Referencias

http://simple.wikipedia.org/wiki/Burning_Man
http://burningman.org/culture/philosophical-center/10-principles/ Los diez principios de Burning Man
http://tickets.burningman.org/ Precios
http://burningman.org/event/art-performance/ aquí te cuentan todo lo relacionado con las instalaciones
http://matadornetwork.com/nights/12-coolest-art-installations-in-the-history-of-burning-man/ de esta página no cogí referencia de fotos pero sí saqué información de los comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada