domingo, 25 de enero de 2015

Un paseo rápido por el MNCARS

Hace más de diez años una distinguida comisaria española decía en el reportaje que le hicieron para La mandrágora (TVE), con ocasión de un evento en el que participaba Daniel G. Andújar, que al público le correspondía una “gran responsabilidad” cuando acudía a contemplar una exposición de arte contemporáneo, porque los diletantes tenemos la obligación de entrar en ella bien documentados… Tras acudir esta mañana a la exposición de ese “artista”, con los deberes hechos, me he preguntado, una vez más, qué responsabilidad tienen los gestores de los grandes centros culturales de este país. Y me ha hecho reír a carcajadas —aunque la palabra que piden las tripas es otra menos contenida— saber que los de Podemos ya se han dirigido (o han intentado dirigirse) al director del MNCARS* para canalizar su proyecto de política cultural. No sé si es buena idea cambiar el paradigma de Gramsci por el de Bourriaud; al menos Gransci decía cosas razonables...


Me pregunto si en el buque insignia de la “modernez” española  no se habrán cuestionado la posibilidad de ofrecer planteamientos que, sin llegar a los “excesos” de Sugata Mitra, conviertan la actividad museística en una aventura de “descubrimientos”asequibles para todos, no sólo para quienes acudan a las catedrales laicas "con los deberes hechos".

¿La exposición...? Demasiado rizoma, demasiada "desmaterialización", demasiado simulacro, demasiada "contemporaneidad" rancia, demasiadas "metáforas" triviales y, sobre todo, demasiados discursos ambiguos. Me ha divertido la cartela alusiva al "teorema de la galería de arte: vigilar e iluminar, 2014":

"En 1973, el matemático Victor Klee formuló la siguiente pregunta: ¿cuántos guardias son necesarios y cuántos suficientes para vigilar los cuadros y obras de una galería de arte con n paredes?. Esta cuestión relativa a la geometría combinatoria se convirtió en una preocupación para os científicos durante las siguientes décadas y constituye el tema de numerosos artículos. Los seis dibujos de esta instalación son ejemplos especulativos del Teorema de la Galería de Arte, el nombre por el que se conoce este problema matemático. Aparte de su referencia evidente al tema de la visibilidad, el testimonio y la (la imposibilidad de una ) visión de conjunto del Guernica, los dibujos sugieren asimismo que la lógica y el fundamento que conforman la sociedad de la vigilancia contemporánea han invadido la concepción del espacio expositivo. No sólo se vigila las obras de arte, sino también a quienes las miran. En otras palabras, El Teorema de la Galería de Arte reformula la intrigante y aparentemente inocente pregunta matemática de Klee, dotándola de un significado político"

¿Significado político? ¿Se refiere a cómo se vigila el Guernica para evitar las fotos de los visitantes?

__________
* Un medio de comunicación debió aclarar que no habían existido "encuentros de carácter oficial" entre Podemos y el señor Borja-Villael.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada