domingo, 4 de diciembre de 2011

Juan Gatti, Contraluz. Sala Canal de Isabel II (depósito de Santa Engracia)


Para entrar en la sala del antiguo depósito, el visitante debe mostrar el DNI para que el vigilante de seguridad de una empresa subcontratada anote el número.Y me acordé de Brazil (T. Gilliam, 1985)...Curioso sistema de dosificar el acceso a una "sala" particularmente angosta, aunque de diseño notable. 
A mi juicio, la sala-depósito sólo tiene un inconveniente grave: la capacidad de los ascensores, insuficiente para el volumen de usuarios.
Está prohibido hacer fotos... ¿Por razones de seguridad? el suministro de agua a la capital es asunto muy serio. Y si está privatizado o semiprivatizado, mucho más serio. Es sabido que el agua es un bien escaso... donde no lo hay; pero en manos de especuladores, tremendamente rentable.


Asuntos colaterales al margen, Juan Gatti es un profesional de la imagen interesante, popularizado por su relación con Pedro Almodóvar, a quien suele realizar los carteles de sus películas. Contando con ello, los técnicos de la Comunidad de Madrid han organizado una exposición interesante de ver por varias razones. La primera: el ajuste de lo expuesto a las cualidades del espacio. La segunda: una articulación espectacular perfectamente graduada en vertical, que se ve bien tanto en ascenso como en descenso.
En la planta baja hay acumulación de imágenes para ofrecer un espectáculo apabullante sobrecargado de "supersignos" (en el sentido de A. Moles). Las plantas intermedias ofrecen un panorama menos sobresaturado, pero siempre espectacular.
En la sala cupular más elevada ofrecen otro espectáculo de imagen y sonido, que me hizo pensar en los ofrecidos en la Expo de Zaragoza...  Las comparaciones son odiosas.


He empleado varias veces el término "espectacular". Reiteración forzada...  Pues eso, puro espectáculo; quizás, demasiado efectista.
¿La calidad estética de Gatti? Aunque sus obras la tienen, esta exposición no las enfatiza. Supongo que a él y a los gestores del Canal les importará un bledo recabar juicios positivos de foros como éste. Además, Gatti no los necesita; su obra, tampoco. Sus fotos seguirán siendo igual de buenas. Y conste que no lo digo con doblez ni ironía. Sus imágenes me parecen mejores que las de algunos "artistas" consagrados por los santuarios habituales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada