jueves, 8 de diciembre de 2011

La arquitectura está de moda

Por Maros Casero Martín

Estos días en Madrid se están exhibiendo (o se han exhibido ya en algún caso) una serie de muestras ligadas fuertemente con el tema arquitectónico.
No sólo se recogen obras que relacionen el, ya conocido, tándem entre arquitectura y pintura, sino que podemos ver performances, fotografías, proyectos y maquetas… Además podemos hacer un recorrido a lo largo de la historia arquitectónica indagando en el pasado, el presente y el futuro de ésta.


Es cierto que hay bastantes exposiciones que abarcan de un modo u otro este tema en mayor o menor medida (entre otras la muestra en el Prado del Hermitage con las vistas interiores de los palacios y de la ciudad de San Petersburgo, la de Delacroix en el CaixaForum con sus vistas de patios y estancias interiores o sus rápidos bocetos en acuarela de las ciudades que visitaba o la de Muntadas en el Reina en la que relaciona las arquitecturas con el poder y el espectáculo). Fuera de las exposiciones temporales también hay rutas en museos que se centran en este tema, un ejemplo claro es el Itinerario de Arquitectura, en el Reina.
Pero las exposiciones que abarcan el tema por completo son tres: Arquitecturas pintadas, del Renacimiento al siglo XVIII en el Thyssen, El arte es acción. IV Encuentro internacional, Performance & Arquitectura en la Tabacalera y Emilio Ambasz. Invenciones: arquitectura y diseño en el Reina Sofía. Pasado, presente y futuro respectivamente. 
Empezamos con la del Thyssen, una muestra dividida en dos espacios como ya es costumbre (el propio museo y la Fundación Caja Madrid) que recoge 143 obras, entre arquitecturas reales, ruinas y caprichos. Autores como Tintoretto, Canaletto, Poussin, Belotto o De Lorena se encuentran aquí y nos acompañan en un recorrido que comienza en el Renacimiento y acaba con las vedute del XVIII. Como complemento a la exposición se ofrece un ciclo monográfico de conferencias que profundiza en el tema de las arquitecturas pintadas.

En segundo lugar, la muestra de la Tabacalera, ya finalizada, se desenvuelve en tres fases: una jornada de performances, un encuentro para debatir sobre el tema tratado y una exposición en la que se mostrarán diversas instalaciones y vídeos que recogerán el desarrollo de las performances. A través de las obras de ocho artistas/arquitectos el espectador puede ver la relación que hay entre el arte y la arquitectura, los elementos artísticos que se utilizan en el proyecto arquitectónico, y los arquitectónicos que se utilizan en el artístico. Algo en contra, el lugar de la muestra, si la visitas cuando ya ha caído la noche puede parecer fácilmente la casa del terror: escasa iluminación, mala señalización y poco cuidado del espacio expositivo. 
Por último, la de Emilio Ambasz. Se trata de una serie de proyectos arquitectónicos utópicos en los que los edificios se fusionan con la naturaleza. La mayoría son aún sólo proyectos, simples maquetas que representan centros de investigación, grandes almacenes, oficinas y viviendas… Dispuestos en una única sala del museo, la 305, resulta incluso algo agobiante esa distribución laberíntica en la que las obras están demasiado juntas y el espacio entre unas y otras es demasiado escaso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada