sábado, 21 de diciembre de 2013

"Historia est vita memoriae, magistra vitae."

Quien fuera Albertosis I, el Grande, Señor de las Deudas Asumibles, aquel que nombrara para sucederle a la muy ilustre duquesa del RelaxingCupofCaféconLecheinlaPlazaMayor, quien ha quebrado la igualdad de todos ante la ley, el mismo de quien depende un aparato judicial que, cada día, se parece más a un blindaje para mafiosos,  pícaros y delincuentes de guante blanco... en su calidad de Gran Cadí, ha dado una nueva cabriola esperpéntica y ha dispuesto imponer su sentido moral a las mujeres, como si éstas sólo fueran instrumentos reproductores sujetos a la Voluntad de Allah. ¿No tenía nada mejor que hacer?

Foto tomada de lacasademitia
Ánimo, don Mariano, con tanta legalidad ilegítima, pero sobre todo con tanta torpeza, cada vez estamos más cerca de la Fitna y de los reinos de Taifas. Ha de ser la "maldición prometeica" de Marco Tulio Cicerón y retahíla obsesiva de George Santayana: "Quien olvida su historia está condenado a repetirla".
Con tantas personas empobrecidas, qué objetivos colaterales perseguirá tan preclaro prócer... ¿La canonización? ¿Incrementar la "oferta" de bebés abandonados para...? ¿Para qué o para quién...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada