viernes, 13 de diciembre de 2013

La Historia como instrumento de manipulación

Según informa El País:

"El simposio organizado por la Generalitat en el marco de los fastos del Tricentenario de 1714 y titulado España contra Cataluña responde a una "realidad histórica" y no está basado en opiniones "subjetivas". Así lo ha defendido este lunes el director del Centro de Historia Contemporánea de Cataluña, Jaume Sobrequés, en el acto de presentación del congreso académico que se celebrará a partir de este jueves.
"España contra Cataluña: una mirada histórica 1714-2014" son unas jornadas organizadas conjuntamente por Institut d'Estudis Catalans y el Centro de Historia Contemporánea, dependiente del departamento de la Presidencia de la Generalitat. En ellas participarán una veintena de historiadores que intentarán documentar los supuestos "efectos de la represión institucional, militar, política y administrativa" de las instituciones españolas contra Cataluña."

Hasta John Elliott se ha echado las manos a la cabeza y con él, legión de voceros hipersensibilizados por la amenaza independentista.Unos y otros han tardado en advertir lo obvio: en Cataluña se está utilizando la "Historia" (entrecomillada pero con mayúscula) para reforzar la ideología nacionalista. ¡Cuánta sagacidad! Son las consecuencias de viajar poco. Quien haya paseado recientemente por Cataluña se habrá dado cuenta de cómo la "sociedad catalana" y, por supuesto, sus representantes, han entendido la importancia de "la memoria histórica" para modelar los "recuerdos" colectivos actuales. El Barça es mucho más que un club y la Historia es mucho más que la disciplina encargada de ordenar y explicar los hechos del pasado.
Por suerte o por desgracia, con la Historia sucede lo mismo que con la Información: es imposible la imparcialidad ni siquiera en los ambientes profesionales especializados. No hay historiador que no esté condicionado por sus propias ideas políticas. Son conocidas las situaciones de sainete protagonizadas por tantos y tantos historiadores de reconocido prestigio... Aún suena en los rincones más oscuros de las bibliotecas el eco de la "polémica" surrealista entre Américo Castro y Claudio Sánchez Albornoz...
No ha mucho, me echaba las manos a la cabeza cuando en la catedral de Álava una joven guía nos explicaba las vicisitudes del territorio durante le Edad Media describiendo las consecuencias ecológicas y sociales que produjo "la ocupación de los ejércitos castellanos" (sic). También me hace sonreír el carácter que hoy se ofrece de Wilfredo el Velloso (Guifré el Pilós) o la manera de entender el "románico catalán" como un fenómeno cultural ajeno a "lo español", pero conectado directamente con Lombardía, y la "misteriosa" desaparición de la toponimia de raíz árabe en los actuales mapas de Cataluña... Es divertido observar como, tras la última "restauración", en el monasterio de Santa María de Ripoll (destruido en 1835), apenas son perceptibles las relaciones de algunos de sus elementos ornamentales con la Aljafería y, en general, con las corrientes islámicas.

Interior del Monasterio de Ripoll

Capitel de la portada de Santa María de Ripoll

Capiteles de la Aljafería

Capitel original de Santa María de Ripoll




Capitel "reconstruido" de Santa María de Ripoll
Pero los mesetarios no tenemos que viajar mucho en el tiempo ni en el espacio para encontrar situaciones igual de forzadas e, incluso, esperpénticas: ¿Se nos han olvidado las "perlas" del Diccionario Biográfico Español, publicado por la Real Academia de la Historia?. O aquella "genialidad" del ex-presidente de Gobierno Español que dijo: "ningún musulmán me ha pedido perdón por ocupar España durante ocho siglos". ¿Hasta dónde hay que forzar los datos históricos para convertir el período comprendido entre los años 711 y 1492 en una simple "ocupación militar"? Y aún podríamos recordar las muchas arbitrariedades que se han dicho sobre "el origen de la nación española", para apuntalar un modelo de rancio sentido católico, que unos sitúan en el "estado visigodo" (¿estado visigodo?), otros en el reino astur-leonés, aquel cuyos reyes se pasaban la vida debatiendo acaloradamente con osos, y otros en las iniciativas de los muy celebrados "Reyes Católicos". ¿Cómo se puede decir que los Reyes Católicos "crearon el Estado Español Moderno"? Por no hablar de otros fenómenos históricos absolutamente consolidados entre algunos de nuestros historiadores más "prestigiosos", como la muy matizable "Guerra de la Independencia", que en otros lugares se contempla dentro de las Guerras Napoleónicas o, sin ir más lejos, el fenómeno "mozárabe castellano", que parece concebido para ocultar la imagen de una iglesia hispana demasiado condescendiente con las autoridades cordobesas...
¿Se puede organizar un simposio bajo el título "Espanya contra Catalunya: una mirada històrica (1714-2014)"? Francamente, el título no es demasiado afortunado, porque coloca los focos sobre los planteamientos políticos que le han servido de respaldo. Sin embargo, contemplado en la dinámica del un proceso histórico donde se fue substanciando el nacionalismo catalán, el título es, sencilla y llanamente, una obviedad: el Estado español lleva muchos años conteniendo el sentimiento nacionalista catalán. Estoy seguro de que la mayor parte de las aportaciones de los estudiosos, que han decidido tomar partido ante los acontecimientos políticos actuales, son razonables. Pero, en todo caso... ¿Que los nacionalistas catalanes están manipulando la Historia? Es natural, llevan muchos años en España...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada