viernes, 19 de octubre de 2012

La ciudad del pecado


Por Iván Prado Rodríguez

Se dice por ahí que dentro de poco más de un año se colocará la primera piedra. Pronto nos veremos embarcados en la escalofriante realidad de convertirnos en uno de los principales puntos turísticos, a nivel europeo, en cuanto a juego, prostitución de alta gama, blanqueamiento de dinero, delincuencia, mafias y un sin fin de etcéteras más que no pretendo enumerar.
Si, estoy hablando de las Vegas pero en Alcorcón, la hacen llamar EuroVegas, a manos del Sr. Sheldon Adelson, gran magnate americano, propietario de grandes centros de juego en Estados Unidos y Asia. Destacado en los últimos meses por blanqueamiento de dinero, negocios y sobornos a mafias chinas como dice La Vanguardia o Publico. Pero ¿a quién le importa esto, al menos en nuestro queridísimo país? Estoy seguro, por lo que se puede leer en todo periódico, que a nuestro gran gobernante y a sus seguidores, literalmente, les importa un comino. Es más, incluso el señor presidente de la Comunidad de Madrid dijo que no habría problemas para hacer cambios legales ante el proyecto EuroVegas y continuaba diciendo: “No es que haya condiciones especiales para Adelson, sino para los que vengan a hacer un proyecto como el de Adelson. El que venga a hacer eso tendrá las mismas condiciones. Son necesarias modificaciones para un proyecto tan singular. No para hacerle un favor a Adelson, sino por la envergadura del proyecto”. Es estupendo. Esto es lo que se llama negociar, sí señor. El mangnate los tiene agarrados por los... cuernos. Adelson pide míseras condiciones sin importancia como:
- Exención del pago de las cuotas a la Seguridad Social de los  empleados en dos años.
- Exención de impuestos municipales, regionales y estatales durante  2 años y del IBI durante, al menos, 10 años.
- Un aval del Estado de 25 millones de euros, que solicitara al Banco Europeo de Inversiones y que, si el negocio no prospera tendrá que pagar la administración.
- Cesión gratuita del suelo público que necesite, además de las  expropiaciones que procedan (que tendrá que pagar la administración).
- Exclusividad en el negocio durante 10 años, o sea, que no puede  instalarse ninguna otra actividad que pueda suponer una competencia.
- Modificación del Estatuto de los Trabajadores a fin de terminar  con la regulación de convenios colectivos con el personal empleado.
- Modificación de la ley de extranjería a fin de poder contratar  personal extranjero que estaría sujeto a la legislación y condiciones laborales de su país de origen (por ejemplo, si es pakistaní, podría trabajar sin contrato de trabajo y en las condiciones salariales que rijan en Pakistán).

EFE
- Cambio de legislación sobre la prevención del blanqueo de  capitales, con flexibilización de los controles. En definitiva, que el dinero con el que juegan o que ganen en las instalaciones pueda salir del país sin ningún tipo de control administrativo. Podría entrar al país dinero del narcotráfico y salir dinero español en dirección a los paraísos fiscales sin control de Hacienda.
- Autorización para entrar en las instalaciones ludópatas y menores  de edad, circunstancias que actualmente prohíbe la ley del juego en España.
- Modificación de la ley antitabaco, de tal forma que se pudiera  fumar en todas sus instalaciones en contra de lo establecido en el resto del estado.
- Construcción de las instalaciones e infraestructuras que se  soliciten (ha pedido una estación del AVE, una de cercanías y el enlace con la red de metro o metro-ligero así como modificación del Aeropuerto de Barajas para llegada y salida de jet privados). En definitiva, todo esto supondrá un coste para la Administración de 2.600 millones de euros.
- Plena disponibilidad de agua para las instalaciones, incluidos  los tres campos de golf que se pretenden construir, lo que supone una clara amenaza a los recursos hídricos de la zona.
Yo creo que es un precio razonable con tal de salir de la crisis. Vamos a pasarnos por nuestras intimidades toda ley que moleste pero eso si, como dice el Sr. Ignacio González, presidente de la Comunidad de Sin City: “Son necesarias modificaciones para un proyecto tan singular”. Qué importa que promovamos el declive de la seguridad social, que nos sigamos endeudando cada vez más, que expropiemos con dinero público y cedamos terrenos comunitarios, que permitamos que dinero del país salga sin control alguno y entre dinero aun más sucio que el nuestro, que fomentemos la ludopatía e incluso incitemos a menores al juego, que toleremos en España la desigualdad laboral por razones de procedencia. Esto último es lo que más me ha gustado del sarcástico humor del estadounidense.
Vamos a cambiar el principio del articulo por: Esto era un presidente del Estado, una alcaldesa de Madrid y un presidente de la Comunidad de Madrid... ¿o eran dos? Chistes malos tenemos de sobra.
Miremos desde otro ángulo. Ya no tendremos que volar hasta Las Vegas para celebrar las despedidas de soltero. Como dice mi abuela: No hay mal que por bien no venga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada