sábado, 20 de octubre de 2012

Torres y rascacielos. De Babel a Dubai.


CaixaForum Madrid ofrece una exposición, a mi juicio, excesivamente ambiciosa, teniendo en cuenta las posibilidades físicas del edificio de Herzog  & Meuron. No falta nada o casi nada, si tenemos en cuenta, los pases de diapositivas y los vídeos; pero la visión global del montaje muestra un panorama demasiado sesgado hacia una espectacularidad difícil de comprender, sin tener en cuenta las posibilidades de sus organizadores.  Se diría que éstos han estado demasiado condicionados por lo que tenían a mano. Así, por ejemplo, otorgan demasiado relevancia a la Torre Eiffel y muy poca a los rascacielos asiáticos; enfatizan los logros de la arquitectura gótica, pero  aluden casi tangencialmente a las torres civiles medievales (Bolonia, etc.) y a los minaretes islámicos, entre los que deben incluirse algunos de los logros constructivos más importantes hasta la aparición de "los nuevos materiales" (Mimar Sinan).


Desde el énfasis aplicado a La Defense (París), me ha sorprendido la escasa relevancia otorgada al replanteamiento y  desdoblamiento de la City londinense;  hay alguna mención al Canary Wharf, pero la importancia en el montaje expositivo no armoniza con la de los estudios de arquitectura y estructuras responsables de obras como el 8 Canada Square o en el 30 St Mary Axe (este último, en la City y ambos de N. Foster)
También me han parecido discutibles algunos textos de los paneles, demasiado inclinados hacia una interpretación de la arquitectura algo ingenua. No me es posible concretar más el juicio porque los vigilantes ponen celo extremo en impedir a los visitantes el uso de las cámaras fotográficas...
Asimismo, eché en falta alguna alusión a las referencias cinematográficas "futuristas" y más convencionales (Metropolis, Blade Runer, etc.) que, de algún modo, han configurado el espectro aparente de un ambiente social no siempre favorable a unos edificios que, en su concepción, anteponen las veleidades narcisistas del poder económico a las necesidades sociales más elementales.
Contando con los inconvenientes mencionados, la exposición compone un espectáculo interesante, mediante referencias documentales de todo tipo (pinturas, dibujos, fotografías, etc.) y maquetas de calidad sobresaliente; alguna, excepcional. Pero quien desee tener una visión menos sesgada de este aspecto de la arquitectura reciente, deberá recurrir a las fuentes tradicionales...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada