domingo, 16 de diciembre de 2012

Exactitudes


Por Rosalía Verbeek Fariña

El fotógrafo Ari Versluis y la psicóloga Ellie Uyttenbroek han trabajado juntos en este proyecto desde octubre de 1994 inspirados en las llamativas formas de vestir de diversos grupos sociales. Clasificaron a personas al azar de distintas ciudades de todo el mundo de acuerdo a las características particulares de su vestimenta. Fotografiaron a todos los sujetos en un marco idéntico, con poses similares y después crearon categorías a partir de las personas que compartían el mismo atuendo.  Versluis y Uyttenbroek proporcionan un registro antropológico,  casi científico,  de los intentos de la gente por distinguirse de los demás asumiendo una identidad de grupo.
Echando un vistazo a cualquiera de las categorías cada una de las personas se te antoja igual a la anterior, es como si su verdadero yo se esfumase, casi percibimos que son fotocopias y en realidad podríamos ser nosotros.


El término individualismo según la R.A.E. significa: “Tendencia a pensar y obrar con independencia de los demás, o sin sujetarse a normas generales.” Parece bastante irónico viendo las fotografías de Exactitudes, ¿no? Sobre todo teniendo en cuenta que todo lo relacionado a la moda o a nuestra imagen se nos vende de manera individualista; “Sé única”, “Porque tú lo vales”, “Atrévete”, “Está en ti”, y un largo etc, luego resulta que son producciones en masa a grandísima escala y que todos acabamos con lo mismo, o sea, que esos eslóganes son las normas generales que nos condicionan.
Desde que venimos al mundo estamos creamos nuestra personalidad, nuestro individualismo, decidiendo quién queremos ser, nuestras aficiones, nuestros gustos… todo ello para diferenciarnos del resto o para ser como un determinado grupo de personas que nos atrae. Pero, ¿Cómo vamos a hacer de nosotros mismos seres únicos si las fuentes a partir de las que creamos nuestra personalidad son las mismas? La radio, la televisión, lo que está de moda, eso es con lo que hoy día nos bombardean.
¿Necesitamos sentirnos individuos diferentes o necesitamos formar parte de un grupo? Quizás lo que más deseemos sea formar parte de un conjunto individualista, pero nada es diferente durante mucho tiempo pues rápidamente se le pone un nombre o se categoriza. Parece que le ponemos tanto empeño a ser auténticos y originales que nos perdemos en los mercados de masas. Nos dejamos llevar y manipular por ellos, y caemos en su trampa. Aunque también hay que decir que muchas personas se conforman con vestir igual que otros, con tener los mismos gustos, o se sienten orgullosas de aparecer en una de estas categorías de fotos y ser aparentemente exactamente igual a otras 9 personas.
A pesar de todo, estoy segura de que cada uno de nosotros somos únicos y diferentes, que deberíamos dejar de buscar este individualismo y pensar más en el bien común, pues las dos cosas son posibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada