sábado, 29 de diciembre de 2012

Los soldados de la vieja China


Por Carlos Brayda

En un país tan viejo y a la vez con una perspectiva de futuro simpática a la par que misteriosa, con un sistema de gobierno caracterizado por mezclar el capitalismo y un comunismo muy particular hallamos una mezcla histórica tan interesante como su organización. Nos trasladamos a China.
En los últimos quince o veinte años tanto China como su futuro y su relación con respecto a Occidente ha sido un tema de conversación y motivo de noticia, y cada vez más nos damos cuenta de que el gigante asiático ya no es el futuro, sino el presente.


Pero con China no sólo tenemos una poderosa industria con la que muy pocos pueden competir, sino también una historia maravillosa y antiquísima que llega hasta hoy en un estado casi perfecto.
En la provincia de Shaanxi, cerca de Xi’an encontramos una de las maravillas mejor preservadas de la vieja China: el ejército de terracota, hallado en 1974 y convertido en Patrimonio de la Humanidad en 1987, el cual defiende la tumba del padre de China, el emperador Qui Shihuang.
Esta excavación arqueológica comenzó en el año 2010 liderado por Sun Weigang, el investigador principal, y aún continúan hallando objetos arqueológicos que o tienen precio, sin embargo, un tesoro de esta magnitud no quedaría tan sólo defendida por un ejército incluyendo caballería y carros, sino también una serie de trampas que, según los investigadores, podrían seguir funcionando perfectamente hoy en día ralentizando mucho la labor de los investigadores.
Este yacimiento arqueológico se suma a los tantos otros que posee China, lo que proporciona a China un inmenso valor cultural y una fuente de ingresos muy elevada proporcionada por el turismo tanto de visitantes profesionales (me refiero a aquellos que tienen interés en el estudio arqueológico de las piezas) o aquellos que sencillamente van a visitar un yacimiento como quien visita el Prado o el Louvre, por deber más que por placer.


En el año 2006 la atracción turística fue visitada por 2’6 millones de personas, de las cuales el 20% vinieron de países extranjeros, una cuarta parte más que el año anterior, según un informe elaborado por Cao Wei, conservador adjunto del mausoleo.
Los soldados incluso causan una enorme sensación fuera de China, en lugares tan remotos (desde el punto de vista de Xi’an) como Londres. “An army of terracotta warriors and a traditional English summer have made the British Museum London's most popular visitor attraction.”  Comienza el artículo del London Evening Standard el 25 de febrero de 2008.
La circunstancia es que China siempre ha sido una superpotencia, y China cuanta con un inmenso patrimonio cultural a pesar de las diversas guerras y revoluciones que ha sufrido, especialmente la revolución cultural de Mao, cuenta a su vez con una poderosa industria que la eleva. China no es el Futuro, es el Presente.

Referencias.
http://www.standard.co.uk/arts/terracotta-army-wins-the-battle-for-visitors-6696576.html
http://www.china.org.cn/english/travel/222746.htm
http://www.smithsonianmag.com/history-archaeology/On-the-March-Terra-Cotta-Soldiers.html?c=y&page=2
http://cultura.elpais.com/cultura/2012/12/17/actualidad/1355732987_248820.html
http://cultura.elpais.com/cultura/2012/12/04/actualidad/1354640393_449581.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Cultural_Revolution

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada