lunes, 9 de enero de 2012

ANSELM REYLE: DEL LIENZO AL ARMARIO FEMENINO

Por Ana María Gómez

¿”Y quién es él”? 
ANSEL REYLE es un joven artista alemán (1970) que vive y trabaja en Berlín. Su obra se ha calificado como abstracta y de tintes informales. Él confiere actualidad a géneros clásicos en la Historia del Arte como el Expresionismo Abstracto o el Minimalismo.
Sus obras son famosas por sus colores ácidos y creaciones simples, realizadas con técnicas mixtas utilizando plásticos, cromo, esmaltes... En cuanto a sus pinturas aunque con una amplia temática, quedan unidas por un ácido nexo común, la agresividad de la iluminación de neón junto las paletas de colores psicodélicos.
¿Por qué este artista es hoy carne de revistas femeninas de moda tipo “Elle” o “Glamour”?-. Ya antes era famoso porque galeristas poderosos como Gagosian o Saatchi habían apostado por él, convirtiéndole en habitual de las subastas y ferias de arte contemporáneo y así ha cautivado a coleccionistas legendarios como Francois Pinault. 






















La noticia de actualidad es que hace poco Delphine Arnault (hija del “dueño” del poderoso grupo LVMH), y General Manager de Dior, llamó a la galería de Reyle para plantearle una colaboración. Delphine Arnault había seguido su obra y coleccionaba sus piezas desde hacía tiempo. Hubo acuerdo por ambas partes y hoy la colaboración con la casa Dior es una realidad. (La colección de accesorios Reyle-Dior está ya disponible). 
A la legendaria pregunta de si la moda es arte, Asnselm Reyle responde que no. Para él los bolsos son sólo bolsos y nada más. Sin embargo envidiable es su discurso cuando explica que esta colección abraza la paradoja de que aunque sea “de camuflaje” utiliza colores ácidos y de neón (ampliamente discreto todo ¿verdad?). Al parecer tuvo una formación clásica en Bellas Artes (debió realizar mucho bodegón) y siempre quiso servirse de colores fuertes e imposibles. El matiz reivindicativo del artista tenía que aflorar por algún sitio…. 
Aún así debemos alegrarnos por él y reflexionar sobre el hecho de que entrar en el circuito del gran consumo no tiene porqué ser malo. Llevemos arte o “lo que sea” a esos mundos, porque además nos lo pagan a veces bien…..¿Por qué Delphine Arnault no nos hace una visita?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada