lunes, 9 de enero de 2012

D.E.P. Centro Cultural Óscar Niemeyer

Por Ana Oriyés 

Mientras que la oposición del gobierno asturiano imploraba a Foro Asturias la ejecución de un acuerdo para la restitución de la Fundación Niemeyer a los edificios que gestionaban hasta hace unos días y que les fueron despojados el pasado 15 de diciembre, el gobierno regional ya se ha encargado de tomar la primera medida para marcar su nuevo territorio, llamando al Niemeyer el nuevo “Centro Cultural Internacional de Avilés”. Se culpa de la ruptura de estas negociaciones a la Alcaldesa de Avilés, Pilar Varela, al no aceptar una auditoria externa sobre la gestión del centro, pero ésta asegura recurrir a la vía judicial para que la Fundación Niemeyer pueda recuperar el uso de los edificios.
El futuro que le espera al conjunto arquitectónico avilesino parece bastante confuso y desmoralizador. Durante los últimos días la prensa informa de los preceptos de la nueva gestión del complejo, provisionalmente en manos de la empresa pública “Recrea” que denuncia a los antiguos gestores el mal estado de las instalaciones y que comunica que los próximos contenidos del centro correrán a manos de la Dirección General de Patrimonio. El “Centro Cultural Internacional de Avilés” dispondrá de 800.000 euros, es decir, la misma cantidad que obtenía anteriormente del Principado para costear la programación, lo que resulta angustioso teniendo en cuenta que con la anterior gestión se empleaban sólo 1.000.000 euros para mantenerlo sin contar con la programación, lo que implica una clara reducción del presupuesto al no disponer de la participación de una fundación privada de la que se ha prescindido por una supuesta opacidad a la transparencia de cuentas. Se tratará de una infrautilización, pues está por ver cómo piensan sacar adelante su mantenimiento y qué tipo de acontecimientos acogerá, pues para seguir el modelo de centro cultural tradicional que se pueda costear con los escasos fondos públicos es una pena utilizar unas instalaciones tan prestigiosas. 


El porvenir se presenta oscuro. Me temo que, lamentablemente, seremos los espectadores del progresivo deterioro tanto de las estructuras como de las propuestas culturales del nuevo “Centro Cultural Internacional de Avilés”. Tras la esperanza que se sembró en nuestra región hace menos de un año con la implantación de una Fundación internacional capaz de traer a nuestra pequeña comunidad proyectos artísticos contemporáneos reconocidos fuera de nuestras fronteras y así mismo, gracias a la trascendencia de la Fundación, impulsar a los jóvenes artistas asturianos. Está claro que actualmente el centro sigue ahí y sus puertas no están cerradas, pero dentro de ellas lo único que se encuentra son las ruinas de un modelo cultural que en su momento dejó entrar a Asturias un rayo de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada